Indicadores económicos
2017-12-12

Dólar (TRM)
$3.013,99
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.555,30
UVR, Ayer
$251,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,99

Estado del tiempo
2017-12-12

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:52

Marea max.: 17 cms.

Hora: 08:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 05 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-12

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
9 - 0 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

"Arca de Noé" moderna reúne el patrimonio genético de fauna amenazada

Como un arca de Noé  moderna, la Frozen Ark conserva en Inglaterra el ADN y las células de especies antes de que desaparezcan, justo cuando la Tierra vive su sexta gran extinción por culpa del cambio climático.

 "Muchas especies desaparecerán antes incluso de que hayamos descubierto su  existencia. La idea de la Frozen Ark (arca congelada) es hallar y conservar" su ADN y  células "para las generaciones futuras antes de que sea demasiado tarde", explicó el  profesor John Armour, de la Universidad de Nottingham, que alberga el proyecto.

La red Frozen Ark, creada hace algo más de 10 años por una pareja de  científicos británicos -Bryan Clarke, fallecido en 2014, y su esposa Ann-, cuenta con 22  centros asociados en todo el mundo, entre ellos zoológicos a universidades, que han  reunido 48.000 muestras de 5.500 especies.

En Nottingham mismo, en el norte de Inglaterra, hay 705 muestras, que vienen,  por ejemplo, del tigre de Siberia o el leopardo de Amur. "Algunos consideran derrotista lo que hacemos. Los más hostiles a nuestro  proyecto son los conservacionistas, para los que todos los esfuerzos deberían  concentrarse en salvar a las especies en peligro", dijo el profesor Ed Louis, uno de los  responsables del proyecto.

Pero "nosotros no estamos aquí para sustituir lo que hacen ellos, sino para  ofrecer una salvaguarda" en caso de extinción de una especie, aseguró. "Con un poco de suerte, llegaremos a salvar el patrimonio genético de casi  todo", estimó, expresando su esperanza en que se acelere la recaudación de fondos para  el proyecto.
        
Invertebrados esenciales
La idea del proyecto surgió en Clarke por la extinción en libertad del caracol  arborícola de Tahití (partula), causada por la introducción de un caracol carnívoro que se  suponía que tenía librar la zona de otro invasor gasterópodo.

Mediante la recopilación de estos caracoles en su laboratorio y su envío a varios  zoológicos del mundo, el profesor Clarke fue capaz de salvar la especie, cuya  reintroducción en la naturaleza se está probando.

 "Un día nos miramos y pensamos que deberíamos hacer lo mismo con otras  especies en peligro de extinción", recuerda Ann Clarke. "Todo depende de los invertebrados. Si desaparecen, desaparecemos nosotros",  dice ella.

Los invertebrados son seres esenciales a la Tierra: polinizan los cultivos,  reducen los insectos perniciosos y las plagas, filtran el agua y nutren el suelo. Al igual que el caracol partula, muchas especies están en declive o  desapareciendo a un ritmo que ha llevado a los científicos a hablar de la sexta gran  extinción en la Tierra. La última provocó la desaparición de los dinosaurios hace 65  millones de años.

El impacto de la actividad humana y el cambio climático tiene un impacto  particularmente dramático en los océanos. Según las predicciones, los arrecifes de coral (el hogar de más del 25% de todas  las especies marinas) podrían desaparecer para el año 2050.
Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN),  alrededor del 41% de los anfibios y el 26% de las especies de mamíferos están  amenazados de extinción.
        
¿Resucitar especies extinguidas? 
¿Qué se puede esperar del ADN y de las células conservadas? Una gran cantidad de información, sobre todo de los procesos metabólicos, dijo el profesor John  Armour.
 Así, a medida que "los antibióticos son cada vez menos eficaces, la piel de los  anfibios está cubierta de pequeñas moléculas que matan las bacterias. Una de las  soluciones para una era sin antibióticos sería adaptar estas moléculas" para uso médico,  añadió el profesor Louis como ejemplo.

"El uso más extremo sería la 'desextinción', es decir, el uso de material  preservado para recrear" a animales desaparecidos, añadió Armour. Una hipótesis por ahora fuera del alcance de la ciencia. "Algunas personas nos  critican por creernos Dios, a lo que yo siempre respondo que corresponderá decidir a las  generaciones futuras cuándo tengan las técnicas disponibles", concluye Ann Clarke.

"Si no mantenemos nada, ni siquiera tendremos esa opción", concluyó.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese