Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

El Plan de Adaptación al Cambio Climático de Cartagena requiere donantes

-A A +A
 

La meta es bastante ambiciosa. Aunque el plazo es de 26 años, los problemas que deben solucionarse para cumplir con este objetivo son históricos: falta de adecuación de canales pluviales y ampliación de los que existen, inundaciones cíclicas, barrios construidos sin ninguna planeación, falta de control urbano en los sectores industrial, comercial, turístico y residencial; y falta de cultura ciudadana.

La administración es optimista, pero aterrizada. Sabe que lograrlo requiere de grandes inversiones económicas, por ello el Plan de Adaptación al Cambio Climático, que ya se encuentra, en su etapa de revisión y ajuste de detalles, responde a un programa participativo entre lo público y lo privado. En otras palabras, la Alcaldía espera firmar un acuerdo de voluntades con las industrias, los puertos, los hoteles y el comercio para que éstas aporten dinero a la consecución del objetivo.

CUATRO EJES TEMÁTICOS Y SIETE ESTRATEGIAS

La elaboración del Plan de Adaptación al cambio climático es la segunda fase de la iniciativa que asumió la ciudad en 2011 para llevar a cabo una estrategia integral que la haga sostenible y compatible ante los cambios que se avecinan por la variación que está sufriendo el clima.

La primera fase se cumplió de 2011 a 2012 y correspondió a decantar los lineamientos del plan. La hechura, como tal, gastó dos años (2012-2014) en mesas de trabajo con comunidades, hoteleros, empresarios y demás actores de interés. Se puso en marcha una comisión interinstitucional de cambio climático y se hicieron capacitaciones y talleres con expertos.

“Todo fue necesario para concientizar a los participantes de la vulnerabilidad de Cartagena ante los efectos del cambio climático”, precisa Francisco Castillo, asesor de la secretaría de Planeación para temas de zonas costeras.

Uno de los estudios que más influyó en la decisión de hacer el plan fue el realizado por Invemar entre el año 2002 y 2008 que identificó a Cartagena, entre todas las ciudades de la Costa Caribe con una fuerte debilidad (al igual que San Andrés) al estar rodeada de agua por todos sus costados y tener un insuficiente y frágil sistema de drenajes.

En la construcción del plan participaron, además de los representantes de los gremios, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo, el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar), la Alcaldía de Cartagena, a través de su Secretaría de Planeación, la Alianza Clima y Desarrollo (CDKN) y la Cámara de Comercio de Cartagena.

El plan quedó orientado en cuatro ejes temáticos y siete estrategias de adaptación. Todos las estrategias requieren de donantes para que se traduzcan en acciones concretas.

“El plan está diseñado para que cada sector participante identifique sus propios proyectos a corto mediano y largo plazo y para que ellos mismos, inclusive, sean los dolientes económicos. El Alcalde y la Secretaria de Planeación, en el momento oportuno, los van a citar para concretar este tema ante la ciudad”, expresa Francisco Castillo.

 

INDUSTRIALES LLAMADOS A INVERTIR

La compatibilidad con el clima que se requiere de los puertos y los hoteles, asentados en Cartagena, implica unas inversiones económicas que la Administración Distrital aspira a compartir con los empresarios del gremio portuario y los hoteleros. 

La propuesta es que los puertos no solamente trabajen su infraestructura de muelle, sus canales internos, etc, sino que también miren las comunidades que están a su alrededor y que sufren los efectos del cambio climático.

“Por ejemplo, Contecar no puede pensar que ellos se están adaptando al cambio climático si al lado la gente que está en Ceballos, se inunda. Un puerto adaptado al cambio climático es que su comunidad vecina, también, esté en sintonía con ellos. Ellos tienen que asumir esta responsabilidad”, expresa Castillo.

Los factores claves para el cumplimiento de las metas en el sector portuario es que los empresarios velen por la protección costera de sus muelles y del área de influencia de los mismos. Esto conlleva que la adecuación que hagan a los canales de drenajes no sólo sea en el tramo que pasa por su propiedad sino que sea extendida a otros tramos que tengan injerencia en barrios afectados por ese mismo canal para que tal intervención cumpla con un servicio comunitario.

Aunque estas inversiones que haría el sector portuario son independientes a la que contempla el Plan Maestro de Drenajes Pluviales, el cual es responsabilidad del Distrito, lo que se propone con el Plan de Adaptación es que la empresa privada aporte a subsanar el problema.

“Es que yo no puedo tener un plan de drenajes que solamente le compete al Distrito cuando, tambié,n tiene aspectos que son privados. Por ejemplo, Puerto de Mamonal hizo en 2011 una inversión fuerte para corregir el canal que atravesaba sus predios y que tenía una incidencia grave de inundación en el barrio Policarpa. Ellos ampliaron el canal para tener capacidad de recesión y drenaje a la Bahía. A eso nos referimos”, dice Castillo.

El Distrito desea crear la conciencia de que los problemas y las soluciones son conjuntas, entre lo público y lo privado.

INFRAESTRUCTURA DE HOTELES DEBE RESPONDER AL RETO

A los hoteleros les compete su parte. Deben ser comprometidos con el uso de tecnologías más limpias, disminuir su huella de carbono y de aguas servidas, contar con agentes de viaje y operadores turísticos con responsabilidad ambiental y ser eficientes en el uso de la energía eléctrica. Hacer uso adecuado y sostenible de los bienes naturales y esforzarse en la reducción de los residuos sólidos. Estas tareas se compaginan con la estrategia del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo denominada Nama (por sus siglas en inglés) que significa Acción de Mitigación Nacionalmente Apropiada, la cual hace un llamado a las buenas prácticas de adaptación al cambio climático.

El Plan precisa que la infraestructura de los hoteles tiene que trabajarse para la adaptación. No se pueden construir hoteles en sectores que en un futuro se van a inundar. Los inversionistas están llamados a visualizar diseños de construcción que se ajusten a los cambios que se avecinan.

El reto de los hoteles es responder a la certificación de Cartagena como un destino turístico comprometido con el cambio climático.

Incide en esto, las campañas que los hoteles dirijan hacia los turistas para concientizarlos de recoger la basura, de hacer buen uso de los recursos e incluso de proponerles una donación para los proyectos que se requieren para que la ciudad tenga un desarrollo compatible con el clima.

“Los hoteles y los puertos pueden solicitarle a los visitantes que donen un dólar. De pronto un dólar para un turista no significa nada, pero cuando se ve la cantidad en conjunto va a ser significativo”, comenta Francisco Castillo.

Con el sector turístico se articulan tres proyectos que ya se han presentado a la ciudad en otras oportunidades, son ellos: los estudios técnicos para la definición de obras de protección costera desde El Laguito hasta Marbella, la construcción de la Avenida del Bicentenario y la Playa Piloto de Marbella.

 

PROTECCIÓN AL CENTRO HISTÓRICO

Esta estrategia articulada en el eje 1 está orientada a la protección de los Bienes de Interés Cultural ante los efectos de la erosión y las lluvias.

La estrategia exhorta a la revitalización de las plazas, plazoletas y ejes peatonales en el centro histórico apoyado en arborización y otros componentes de adaptación, que el transporte masivo sea sin emisiones y poner en marcha instrumentos de planificación y gestión del suelo.

En este punto cabe criticar que la recuperación reciente que se hizo de la Plaza de la Aduana no respondió a las expectativas de la comunidad, dado que este sector sigue inundándose cuando llueve. El Parque Centenario aun no se ha sometido a la prueba, toda vez que las lluvias no han arreciado este año.

Para Alfonso Cabrera, director de Patrimonio, en el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (Ipcc), el elemento prioritario para preservar las 100 hectáreas sobre las que está construido el Centro Histórico es ejecutar una macro obra que mantenga alejado el mar a por lo menos, unos 200 metros de distancia de las murallas. Para ello es necesario construir un sistema integrado de exclusas, diques, espolones y escolleras. “La solución no está en rellenar y subir el nivel del suelo. La solución está en mantener alejado el mar", expresa.

Los primeros síntomas del efecto climático ya se están sintiendo en muchas calles. Lo están padeciendo en barrios como Bocagrande y El Laguito y el corregimiento de La Boquilla, pero el ejemplo más palpable que tenemos es la erosión cruenta de la Isla de Tierra Bomba que ha destruido dos calles y más de 100 casas de la población. Hasta ahora no tenemos en concreto ninguna obra para impedir las graves consecuencias del cambio climático, urge empezar”, insiste Cabrera.

Otra demostración de los efectos lo viven los fuertes de San José de Bocachica y San Fernando. El primero fue construido, en el siglo 17, 60 centímetros por encima del nivel del mar, hoy esa cota ya fue superada por lo que la construcción permanece inundada la mayor parte del año. San Fernando hasta hace unos años mantenía inundado un 50% de los 1000 metros de túneles que tiene, sin embargo con la sedimentación que le viene entrando a la Bahía de Cartagena a través del Canal del Dique esas inundaciones han sido reemplazadas por un relleno sistemático el cual, también, es un elemento de alerta sobre otro problema ecológico que afecta la estabilidad de la Bahía de Cartagena, pero que para efectos de las obras que deben realizarse para afrontar el cambio climático, está dando un poco de tiempo a las autoridades para salvar el Castillo.

Cabrera coincide con la Secretaría de Planeación en que las inversiones económicas que se requieren para adaptar a Cartagena a las variaciones del clima se deben dar desde lo público y lo privado, por dos razones: “son costosas y no sabemos cuánto tiempo tenemos para realizar las obras porque la naturaleza es impredecible. Lo mejor es no correr el riesgo de perderlo todo”.

BARRIO MODELO

La primera estrategia del eje 2 , que se refiere al rol que deben asumir los ciudadanos frente a la problemática, plantea la construcción de un barrio modelo adaptado al cambio climático. De llegarse a realizar, Cartagena sería la primera ciudad en Latinoamérica en hacer este ejercicio piloto. 

 

La propuesta es hacerlo en un área del barrio Bostón y para ello se están realizando los estudios técnicos que le permitan a la Secretaría de Planeación saber hasta qué punto pueden comprometerse.

El deseo es modificar 25 cuadras del barrio con viviendas bioclimáticas que no se inunden, adecuar las vías respetando las cotas de inundación, optimizar el sistema de drenaje pluvial para evitar el desbordamiento de canales.

Este barrio serviría de prototipo a los constructores para planificar obras inmobiliarias venideras.

 

 

EDUCACIÓN Y CONCIENTIZACIÓN

La segunda estrategia del eje 2 es la educación en tres sentidos: una en los colegios, otra en la sensibilización ciudadana y la tercera, en la capacitación de profesionales.

En la primera el Plan de Adaptación propone constituir la cátedra de cambio climático en los colegios como una alternativa que forme a generaciones concientizadas en el cuidado de la naturaleza y proactivas ante los cambios y las soluciones. La segunda debe centrarse en campañas sociales, educativas y publicitarias que le enseñen a la gente los conceptos básicos del cambio climático y cómo se puede contribuir, desde los quehaceres diarios, a disipar los efectos.

La tercera toca la importancia de capacitar a los profesionales de todas las áreas en la conceptualizacón del tema para tener personal idóneo trabajando en la búsqueda y puesta en marcha de soluciones.

PROTEGER LOS MANGLARES ES NECESARIO

Las áreas donde se han intervenido los manglares en la ciudad son susceptibles a erosiones futuras. Con base en ello, el Plan de Adaptación propone resembrar esta especie para proteger, de manera natural, las playas y los sistemas insulares del Distrito.

La propuesta es que las autoridades ambientales condicionen ciertas autorizaciones con compensaciones que vayan más allá de una resiembra sino que exija la adopción de una isla para, así, con acciones concretas, preservar el ecosistema. Frente al área de Mamonal se encuentran varias islas, entre ellas San Sebastián.

UN TEMA DE SEGURIDAD PÚBLICA, ¿QUIÉN SE HARÁ CARGO?

Proteger a Cartagena de los efectos devastadores del cambio climático debe ir más allá de una propuesta de un gobierno de turno. La amenaza natural, económica y social que representa no tomar correctivos a tiempo ameritan que el tema sea tratado como un elemento transversal de seguridad pública en los planes de desarrollo distrital futuros.

Con este planteamiento, la Administración busca que el tema no sea olvidado en el tiempo. La oferta es que el Plan de Adaptación al Cambio Climático sea responsabilidad de una corporación, una institución o un departamento de una universidad que le preste atención exclusiva.

Esta entidad sería la encargada de presentar los proyectos en conjunto con los gremios, buscar y administrar los recursos.

Esta estrategia pretende lograr una participación política en defensa de la ciudad y otorgarle institucionalidad a las iniciativas que se emprendan para hacerla sostenible y competitiva en el tiempo, frente a las alteraciones climáticas que pronostican. 

 

 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64140 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese