Incendio forestal acabó con frailejones de 300 años

04 de enero de 2019 01:27 PM
Incendio forestal acabó con frailejones de 300 años
Conflagración que se registró hace unas semanas en área de páramo de Santa Isabel. //Colprensa.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un daño ambiental de gran magnitud se vuelve a registrar en zona de páramo en el Tolima. En esta ocasión el lugar de los hechos es el cerro Mulatos, en Anzoátegui, allí el fuego arrasó con frailejones que tenían 300 años de formación..

Hasta ayer en la tarde se desconocía el origen de la conflagración que completó 24 horas y que lleva más de 40 hectáreas de frailejones incineradas. Según el ingeniero Ulises Guzmán, líder de Gestión de Riesgos de Cortolima, el hecho inicio en el predio Venecia, ubicado a tres mil metros de altura sobre el nivel del mar.

Al lugar de la emergencia acudieron 45 personas entre integrantes del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Ibagué, la Defensa Civil, Cortolima, la Policía Nacional y habitantes, ellos tuvieron que hacer un viaje mayor a cinco horas para llegar al lugar de la emergencia.

Una vez en terreno, se procedió a crear barreras de proyección para evitar que las llamas se siguieran extendiendo por el área de los frailejones, el riesgo es que “pase a Vancouver aledaño a la laguna Bomboná, sitio que es puro páramo y que conduce al Parque Nacional Natural Los Nevados”, preciso Guzmán.

De otro lado, Pedro Patiño Pinilla, teniente del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Ibagué comentó que “lamentablemente estos incendios en un 98% son producidos por causas antrópicas, es decir, por el hombre”.

Ante la magnitud de la situación, en Palomar se instaló un Puesto de Mando Unificado, PMU, para adelantar medidas de respuesta en coordinación con los organismos de socorro, Alcaldía, Cortolima y la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo, Sager.

Pérdida de 300 años

De otro lado, el funcionario de Cortolima, explicó que estas plantas tienen la función de retener el agua de la neblina en sus tallos para sostener el clima, en la zona en época de verano, “de acuerdo con los expertos para tener un frailejón mayor a tres metros, como los que se están quemando, son 300 años, porque crece un centímetro por año cada uno, digamos que estamos acabando una reserva hídrica muy grande.

“Y más, porque es en zona de los nevados, en donde se genera casi el 80% del agua del departamento”, precisó Guzmán.

De otra parte, entre las hipótesis que se manejan sobre el origen del hecho está la mal llamada ‘quema controlada’, práctica que se utiliza para ampliar las fronteras agrícolas, especialmente para ganadería, otra posibilidad es que fue provocado por caminantes que ascendieron al sector, pero que no tienen conciencia ambiental.

Hacia las 5 de la tarde de ayer, el alcalde de Anzoátegui, Óscar Tovar, contó que el acceso al lugar no fue fácil y que según algunos habitantes de la zona, el incendio empezó a perder su fuerza, “pero debido a los fuertes vientos vuelve y reinicia, sin embargo, estoy esperando un reporte de los funcionarios de la Alcaldía que están en el lugar”.

La situación generó que los brigadistas pasaran la noche allí, para retomar labores hoy a primera hora. En cuanto al origen, “en este momento estamos investigando, hemos visto que sube mucho turista ecológico, pero de ello, no tienen nada, porque dejan tirada basura, lo que nos está perjudicando bastante”, comentó el mandatario.

De otra parte, la Sager reportó que coordinó con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, ayuda helicoportada para hoy.

Denuncia en Santa Isabel

Otro hecho lamentable que se registró hace algunas semanas fue cerca a la vereda La Estrella, en Santa Isabel, allí, según narran los habitantes, la ampliación de la frontera agrícola estaría generando enormes daños ambientales en zona de páramo.

Situación que se deriva de las quemas ‘controladas’ que se hacen para abrir paso al ganado. Conocedores del tema, explicaron que en dicha área abundan frailejones y pajonales, estos últimos terminan formando colchones de agua, por los cuales el ganado no transita, ni tampoco se alimenta.

Ante esta situación y la necesidad de sostener a los semovientes, los encargados proceden a adelantar las quemas, de esta forma se abre paso y se origina pastos nuevos que sirven de alimento. La ganadería se estaría tomando los alrededores de nevados como el Santa Isabel y el Tolima.

Teniendo en cuenta que este tipo de hechos coloca en riesgo las fuentes y reservas hídricas, se cuestiona el por qué los gobiernos locales, regionales o nacionales, no entran a negociar una reubicación.

Con respecto a este tema, el ingeniero Ulises Guzmán contó que un equipo de Cortolima y Parque Nacionales se desplazó a inspeccionar el sitio y determinaron que allí se quemaron cinco hectáreas, “pero sucedió lo mismo, no se encontró a nadie que diera razón de quién generó el incendio y ahí, no podemos hacer ninguna acción.

“Los municipios deberían empezar esa tarea de (indagación) para nosotros poder aplicar un (proceso) sancionatorio por la quema de esas áreas”, comentó el ingeniero.

Sin testigos no hay culpables

El ingeniero Ulises Guzmán de Cortolima explicó que existe un decreto que impone sanciones que pueden llegar hasta la extinción del predio de los responsables que iniciaron la quema, pero que lamentablemente cuando se visita el lugar del daño la información que se encuentra es que nadie vio nada.

Otra medida que se impone a los infractores es la de reforestar, pero en el caso de los frailejones “es una técnica muy especializada para poder hacer reforestación de esta clase, por lo que es muy difícil”.

Dato

El director de la Defensa Civil del Tolima, mayor Luis Fernando Vélez, dijo que según reporte recibido de la zona el fuego había arrasado un área que iba entre las 40 y 50 hectáreas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ambiente

DE INTERÉS