Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Amenazas

Cuando se reciben amenazas por cualquier medio, sobre todo por los canales abiertos de Internet, uno no sabe si se trata de una fanfarronería que sólo busca atemorizarnos o del propósito firme de llevar a cabo la amenaza. En ambos casos, se trata de una actividad criminal que desestabiliza moral y físicamente a las víctimas.

Las amenazas a la psicóloga y columnista Claudia Ayola no son distintas de las que hemos recibido, por el mismo conducto, otros escritores públicos. Revisten más gravedad, pues las amenazas implican a la hija de una de las mujeres más lúcidas y valientes con que cuenta la ciudad y la región, cuya proyección intelectual la ha llevado a las páginas de semana.com, donde sostiene una columna de opinión.
Esta clase de amenazas está ya tipificada como delito. Aunque es muy posible que el rastreo de la dirección electrónica conduzca a un café internet, debemos exigir que los organismos de investigación muestren la eficiente rapidez mostrada en otros casos. Los colombianos que juegan con el miedo y la intolerancia hasta los límites del delito, deben saber que esta clase de “juego” se castiga con severidad.
La libertad casi sin límites que ofrece la Internet sigue siendo usada por personas que pretenden acallar la libertad de expresión. Para estos bandidos de la web, la cobardía es directamente proporcional a la ausencia de responsabilidad.
Si no se trata de personas que confunden el debate de las ideas con las riñas callejeras, yo creería que se trata de seres llenos de fracasos personales, corroídos por alguna contradicción íntima, carcomidos por el rencor vengativo de sus frustraciones.
La actividad pedagógica y civilizadora de Claudia consiste en abrir más espacios a la tolerancia y la diversidad. La de quien la amenaza, no es más que una torpe actividad clandestina y la más fácil y bárbara de las actitudes: la conspiración anónima.
Alguna vez leí los comentarios que lectores de este periódico hacían a una columna de Claudia Ayola. Por tratarse de una mujer inteligente y bella que, además de eso, es independiente y expone sus posiciones con valentía, los insultos tenían el despreciable componente del machismo.
Pensé que, en el fondo, los artículos de sexología de Claudia habían tocado algún complejo masculino y que quienes le escribían de esa manera eran, metafóricamente, pacientes de aquello que ella ha señalado con tanta lucidez en sus artículos. Lo que indignaba no era solamente la grosería de mercado público y el racismo que encubría, sino que esa grosería se expresara con la máscara de un pseudónimo y desde correos electrónicos habituales en los foros de eluniversal.com.co.
Este tipo de delitos se ha extendido por todas las publicaciones del país. Confunde el derecho democrático a la réplica con la libertad cobarde de amenazar e insultar. Por todo esto, este caso no puede cerrarse con una simple carta del Ministerio del Interior donde se diga que el nivel de riesgo de la señora Claudia Ayola se encuentra en la categoría media baja o simplemente baja. Debe cerrarse con un culpable.

*Escritor

salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese