La incansable lucha por la paz de Juan Carlos Pitalúa

27/11/2016 - 12:14

[Inline:11_30288613994_o.jpg]

Cuando conocí al entrenador Juan Carlos Pitalúa durante el mes de julio del 2016 me di cuenta de que estaba delante de un hombre extremadamente sencillo pero con un corazón y una alma enorme. A pesar de encontrarse en una situación económica preocupante, a pesar de a veces no tener comida que llevar a su casa, siempre tiene la dispocisión de dar lo mejor de sí a los niños y jóvenes de la comunidad de Pasacaballos en Cartagena.

[Inline:gopr9502.jpg]

Juan Carlos es un boxeador profesional, desplazado por la violencia, proveniente de Sucre. Mientras vivió en su tierra fue obligado -junto a otros amigos deportistas-, por grupos paramalitires, a trabajar sin paga alguna, forzado a obedecer para seguir viviendo, pero seguir viviendo en la miseria misma que le dejaba la esclavitud a la cual era sometido en pleno siglo XXI. Buscando entonces alguna salida a su sufrimiento y al de su familia, decidió irse con lo poco que tenía, así como muchos, y llegó a una ciudad en la que si bien no ha encontrado grandes oportunidades para salir adelante, encontró un grupo de niños que le dan sentido a su lucha, a su simple y sencilla lucha por la paz; pero no se trata de una paz que desarma grupos armados y rehace políticas. Se trata de una lucha por desarmar los corazones de los niños y jóvenes que están cerca de la drogadicción, de las padillas y la prostitución.

[Inline:16_31061452306_o.jpg]

Algunos ven niños pobres, pero Juan Carlos Pitalúa ve futuros campeones y aunque con este trabajo de entrenador de boxeo tampoco gana salario, esta vez no trabaja por obligación sino por convicción. Todos los días, tanto en la mañana como por la tarde, el entrenador Pitalúa va con su grupo de niños a la Cancha de Tejo la 93 (Dónde Jacinta), propiedad de Jacinta Terán y Agustín Castro, quienes decidieron apoyar esta iniciativa deportiva prestando las instalaciones de su negocio.

[Inline:96_31061578756_o.jpg]

"La violencia me trajo lejos, huyéndole a la violencia... pero me trajo hasta aquí por un algo que tenía Dios conmigo de salvar muchas personas para que no siga la violencia, que en vez de enfundar un arma en las manos, enfunden un par de guantes que sí los van a sacar adelante" -dice Pitalúa en su testimonio.

[Inline:84_30288795284_o.jpg]

La Academia Árbol de Cultura y el Club de Boxeo Aníbal González (cuya sede principal queda en el Pie de la Popa a 30 metros del Centro Comercial Mall Plaza) decidieron unirse no sólo para apoyar el esfuerzo de Juan Carlos Pitalúa, sino para construir juntos un camino que lleve a la escuela de boxeo de Pasacaballos a convertirse en un centro cultural y deportivo en el que los niños y jóvenes, sin importar la situación económica, puedan encontrar un espacio de formación diferente al colegio, diferente a la calle, un espacio en el que puedan crecer sanamente, en paz, en respeto y amor por uno mismo y los compañeros.

Cada día las necesidades de la escuela aumentan, pero existe un equipo de personas dispuestas a sumarse a la lucha de Juan Carlos para cambiar las vidas de muchos más. Todos pueden involucrarse en este proceso, todos son bienvenidos a esta lucha sana, pacífica y llena de amor.

Para conocer más del testimonio de Juan Carlos y la escuela de boxeo en Pasacaballos, los invito a ver el siguiente vídeo:

[Inline:juan_carlos_pitalua.jpg]
Testimonio de Juan Carlos Pitalúa: https://vimeo.com/193226477

Vídeo teaser del proyecto cultural y pedagógico de la Academia Árbol de Cultura con la comunidad de Pasacaballos y la escuela de bóxeo Aníbal González.
Academia Árbol de Cultura; Presidente: Juan Pablo Valderrama Pino
Videográfoy fotografía: Aandrés Sandoval Puente
Música: Nissim por Gaslamp Killer

______________
¿Quieres apoyar?

Contacto Academia Árbol de Cultura:

Juan Pablo Valderrama Pino
E-mail: academiaarboldecultura@gmail.com


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR