Cartagena de indias - Colombia
Domingo 24 Septiembre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

El precio del bajo costo ¡

El precio del bajo costo ¡

Una anécdota desafortunada para mí, obliga a escribir sobre cómo se maneja el cumplimiento de la norma en una aerolínea bajo costo como Viva Colombia.

Primero debo decir que no es la primera vez que soy usuaria de Viva Colombia. Conozco sus normas y las comprendo. Nunca tuve dificultad alguna con el cumplimiento de las mismas, pero esta vez todo cambio porque saliendo del Aeropuerto Rafael Núñez el viernes 7 de abril en horas de la noche, presente mi equipaje ante el supervisor y este sin mayores comentarios coloco a mi morral escolar una banda amarilla. El vio que yo tenía una cartera femenina de tamaño mediano, sin evidencia que estuviese llena de ropa o cualquier cosa inusual. Todo estuvo bien y me sentí muy gratificada porque la atención en aeropuerto y vuelo fue de eficiencia cien por ciento.

De regreso este Martes 11 de Abril, llegue al Aeropuerto de El Dorado con suficiente tiempo de antelación pensando en evitar traumatismos sorpresivos pero ya la carta estaba echada. Al ingresar en el counter de Viva Colombia, el supervisor me dice que declare cuál de los dos equipajes corresponde al permitido por la aerolínea. Le explique con suficiente calma que NO eran dos equipajes. Que una era mi cartera y el morral era mi equipaje. Insistió con vehemencia que no era así. Alegato va..alegato viene, finalmente le dije: Osea que una mujer no tiene derecho a llevar una cartera personal? Porque en Cartagena si me aceptaron la cartera y aquí no? Cuál es la diferencia entre allá y acá? Me vas a cobrar por llevar una cartera de mano? Finalmente me dejó pasar advirtiendo que en sala iba a tener problemas con la supervisora. Seguí sin inmutarme.

Llegado el momento de organizar la entrada para el chequeo en sala , la funcionaria se me acercó diciéndome que declarara cuál de los dos equipajes eran los autorizados para registrar. Intente con toda la calma posible explicarle lo mismo y más acerca de lo sucedido en Cartagena y que otras personas tenia cartera de mano y no era la primera vez que usaba la aerolínea sin dificultad por llevar una cartera. Ella me evadió. Volteaba la cara. Se iba hacia otro lado. Le pedí respetuosamente que me escuchara pero no me prestaba atención. Me fui hacia la funcionaria del counter y cuando le trate de explicar mi situación, me veía y se sonreía. Le pedí que buscáramos una solución salomónica. Me facilitaran una bolsa, yo les dejaba mi ropa y me llevaba mi morral vacío. Me dijo NO eso no se puede. Ud tiene que pagar 87 mil pesos por ese equipaje.

En este punto ya me sentía impotente ante la imposibilidad de tener un mínimo de dialogo para buscar una salida, así que ni corta ni perezosa, aunque parezca arrogante, empecé a sacar toda mi ropa del morral escolar ya con un sentimiento de humillación porque todos los presentes se dieron cuenta de lo que pasaba y asentían con la cabeza que yo tenía razón.

Todo lo que les decía era que NO había problema con la norma que tiene la aerolínea con el equipaje de mano y los costos de llevar dos, pero NO era posible que en Cartagena el funcionario solo chequea morrales grandes y voluminosos junto con maletas sin mayor dificultad. A nadie le ponen problemas con sus carteras, mochilas de hombro, bolsas de compras etc . La norma se cumple si o si para todos por igual. Fui reiterativa en ello pero no me prestaban atención.

Un joven que viajaba con su familia fue quien me dijo que no me preocupara porque ellos tenían derecho a un cupo porque iban cuatro y solo llevaban tres equipajes de mano. Con un fuerte sentimiento de impotencia empecé a acomodar la ropita de nuevo en el morral dándole las gracias a esa persona tan solidaria.

El mundo es un pañuelo y al conversar con más calma con la Señora que hacia parte del grupo ambas coincidimos en que nos conocíamos pero no recordábamos de dónde. Hicimos intercambio de información y resulto ser la mama de un estudiante que tuve hace muchos años y ex funcionaria de la UdeC con amistades en común. Eso hizo más llevadero el desafortunado incidente. También me contó sus penurias con Viva Colombia.

El remate de todo esto fue ver que después del rollo conmigo llegaron unos chicos afro descendientes con morrales que aunque tenían el tamaño exigido estaban abultados y allí empezó de nuevo la película. Hicieron grandes esfuerzos por lograr que el volumen cediera pero la supervisora siempre decía que no era suficiente. Al final tuvieron que repartir su equipaje entre ellos.
Había en sala otras personas, especialmente mujeres con carteras y morral. Había un chico con cartera, morral y maleta pequeña. Pasó sin problemas. Puedo decir que a todas las mujeres que tenían carteras similares a la mía junto con su pequeña maleta o morral NO les hicieron exigencias económicas.

De todo esto queda un sentimiento frustrante, porque finalmente ve una que si NO gritas, armas show o golpeas, ni siquiera te toman en cuenta. Que la norma tiene siempre sus sesgos y cuando la moneda se tira hacia arriba al que le tocó el mal rato...Jódase ¡

Las aerolíneas de bajo costo son una gran alternativa, pero si Ud suma con cuidado todo lo que tiene que pagar por esto , aquello y lo de mas allá.. Puede ser más caro la cura que la enfermedad y si a eso se le abonamos la poca disposición a escuchar con respeto al que tiene el problema o la queja, ahí si NADA que hacer. Apague la luz y vámonos.
https://www.vivacolombia.co/co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de canachury

Soy Docente del Distrito de Cartagena, en la IE Juan Jose Nieto-Sede El Educador, hace 20 años.
Egresada de la Universidad del Norte. Con estudios en Democracia, Cultura Ciudadana y Derechos Humanos con el Instituto Luis Carlos Galán para el Desarrollo de la Democracia.
Tuve el grato honor de ser escogida en el año 2004  para participar en un curso de formación académica sobre Cultura de La Legalidad en la Universidad de Georgetown.-U.S.A. También me forme en Victimologia y Atención a Víctimas con la Universidad Javeriana.
Fui Asesora para la Reconciliación en la Comisión Nacional de Reparación durante el proceso de Paz con paramilitares.
He trabajado con Ongs y organismos de cooperación internacional como asesora, tallerista, para temas de Derechos Humanos.