Lo que todos saben y pocos hablan.

18/09/2018 - 20:09

Seño prepárese. Se la van a hacer.!

Esa es una advertencia para prestar atención .Por qué?

Porque la historia de los procesos electorales gremiales está plagada de sucesos que parecen surrealistas. Una las escucha y no puede dar crédito a tan aberrantes prácticas electorales. No  se trata de  generalizar pero si de tenerlo presente.

 Esas historias  llegan  de todas partes, pero especialmente de quienes participan de manera activa cada tanto en las justas electorales gremiales y las mismas son todo un aprendizaje que no se puede subestimar o soslayar, aunque se nos pongan los cabellos de punta.

He aquí preguntas con  el contenido de lo que nos dicen ha ocurrido o puede ocurrir.

Es posible creer que  las urnas puedan ser gemeleadas?

Se Imprimen las planillas con listados repetidos, por tanto  es posible votar en varias mesas? Eso solo lo sabe un selecto grupo de votantes.

Si los candidatos y jurados no estuvieron al momento de armar las urnas y para remate  tampoco  llegan al mismo tiempo que los custodios de ellas, es posible que estas lleguen cargadas con votos?

Ante la ausencia de un número de testigos electorales  con inducción  previa y permanencia en el sitio de votación, que tal si se recogen las urnas para  llevarlas a un sitio diferente al puesto y allí  se hace el escrutinio sin actas?

Puede ocurrir que haya más tarjetones que votantes  y los sobrantes no se devuelven para poder marcarlos cuando se hace el escrutinio privado?

Cuando no se publica la lista de jurados previamente y en cada mesa, entonces  alguien puede  sentarse   y asumir tal rol? Para qué?  Vaya Ud. a saber.

Sin cédula de ciudadanía se puede votar? Es  alguien conocido/a. No hay problema.

Para que está el Comité o Tribunal de Garantías?  Se les asignó la custodia de los tarjetones y organización de los detalles logísticos del proceso?

En la organización del Día D, si no llegaron los miembros  del Tribunal o Comité de Garantías, de la Junta Directiva, Candidatos/as, quienes tienen la mayoría calificada disponen de todos los detalles. Hay algún problema con eso? Y porque no llegaron a la reunión? No los convocaron?

Un video, una impugnación al momento de ver  una acción fraudulenta, se puede quedar sin resolución formal?

Revisar las actas de escrutinio y ver un incremento notorio de votos  para un líder o lideresa de bajo perfil  en detrimento de otro/ a  que goza de prestigio y  reconocimiento, puede indicar que se trasladaron votos?

Un  candidato/a  puede ser  custodio de las actas de escrutinio, llevarlas hasta la ofna  donde serán aseguradas? Es posible que uno de los líderes de su movimiento político haga lo propio en zona rural?

Todas esas preguntas están llenas de contenido y necesariamente  generan alarma cuando las historias van y vienen de manera repetitiva. Cuesta creer que así sea, pero dependiendo de quién dice las cosas así mismo el grado de credibilidad y certeza.

Porqué se pueden presentar o  presentaron estas deplorables prácticas?

Porque callar es más cómodo que lanzarse a confrontar con la fuerza del argumento y la evidencia todas esas prácticas que corroen la Democracia Participativa.

Porque el miedo paraliza ante una eventual retaliación laboral o de acceso a bienes y servicios dentro del gremio.

Porque se asume que nada puede cambiar. Que todo esfuerzo por democratizar y promover cambios en las prácticas culturales  electorales es una  utopía. Para que perder tiempo en eso?

Y así estas y otras razones que el corazón no entiende están a la orden del día.

Pero me pregunto finalmente para el caso de mi gremio: Donde nos queda la  dignidad  si permitimos  que se perpetúen o establezcan estas prácticas?

 

 

 

 

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR