Cartagena de indias - Colombia
Domingo 22 Enero de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

Her: o una mirada concernista al amor, la soledad y la tecnología

1.jpg 

Ver los futuros problemas cercanos de la sociedad en que vivimos producto de los avances tecnológicos sin caer en el dramatismo ni fatalismo, es en gran medida a lo que se enfoca el concernismo; una mirada con tintes filosóficos posmodernos que nos acerca a lo que se nos está viniendo.

Desde ese punto de vista, no por casualidad “Her”, la última película dirigida por Spike Jonze ganó el Oscar a mejor guión original; sin duda lo fue de lejos en la entrega de premios este año. Si se tiene en cuenta su planteamiento concernista sin caer en el Apocalipsis (o al menos no el que nos tienen acostumbrados a mostrarnos las habituales películas de Hollywood), entonces ya tuvo un buen trecho merecido para haberlo ganado.

Her es de esas obras cinematográficas que el tiempo las consolida aún más. Pues sin caer en los excesos, el climax dramático de la película es auténtico. Un hombre solo como muchos otros seres humanos solos en un mundo tecnificado donde la tecnología no brinda ninguna alegría.

Esos personajes conviven en una ciudad que no terminamos de identificar; puede ser Los Ángeles,   Chicago, Tokio, Londres; o de todas un poco. En esa ciudad misterio la tecnología ha solucionado los inconvenientes habituales de los seres humanos, pero ha dejado abierto uno que ellos no logran percibir: la soledad.

Allí Theodore Twombly (Joaquin Phoenix) parece tener una vida tranquila y feliz. Trabaja como escritor de mensajes personalizados para fechas especiales, y tiene una relación casi ideal con su mujer Catherine (Rooney Mara). Pero la soledad lo aterra, la rutina lo embulle y no sabe a veces por qué seguir haciendo lo mismo. Por eso deja a su mujer y en una de esas tantas variedades tecnológicas que hacen parte del mercantilismo, se encuentra con un sistema operativo que puede llegar a identificar con espontaneidad a su cliente y así popular una relación muy parecida a una real entre dos humanos. Más por descarte que por otra cosa, Theodore acepta y allí su vida cambia, pues se encuentra poco a poco con una mujer que entiende sus problemas (representada por la voz de «Samantha» (Scarlett Johansson) y su esperanza en la vida y el amor vuelve a renacer.

Pero no todo podía ser perfecto. Al comienzo sí, luego nos desencantamos… las maquinas por más humanizadas que sean siempre buscaran ventas y mercantilismo. El amor también se vende y un corazón roto de un cliente no va a acabar con el negocio. ¿Será que los colores vivos de las camisas y chaquetas de Theodore son la única oposición verdadera de vitalidad a tanta frialdad en ese mundo de solitarios?

Por último para destacar sobremanera la actuación de Joaquin Phoenix. Gran parte de la película es él frente a la cámara. Bueno tengamos en cuenta el binomio junto a la voz de Scarlett Johansson.

Recomendación: Si no entiende el inglés, aun así viva la experiencia audiovisual en el idioma original. Perdería mucha fuerza dramática escuchar una voz doblada al español de Samantha, por más sensual que sea. En este sentido es toda una actuación la sola voz de Scarlett Johansson. 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de juanquinteroherrera

Amante de la cultura en todas sus expresiones. Periodista apasionado. Con mis deseos puestos en el horizonte de la literatura.