El mejor poema de la historia

06/07/2018 - 14:42

Bienvenidos a Holanda

Originalmente el poema escrito por la norteamericana Emily Perl Kingsley en 1987 fue titulado “Bienvenido a Holanda” que compara la experiencia de alguien que descubre que su hijo tiene una discapacidad con un viaje a Italia reenrutado a Holanda.  Tal analogía ha servido como un mensaje positivo y reconfortante para padres de hijos con cualquier discapacidad desde ese entonces y debería ser compartido siempre y no solo con los nuevos padres sino también con la sociedad en general, con todo el mundo, porque el texto además de sensibilizar concluye con acciones concretas que todos y cada uno deberíamos tener en cuenta para con las personas con cualquier tipo de discapacidad y sus familias (aunque la autora ha reconocido que inicialmente intentaba describir únicamente la experiencia de criar un niñ@ con síndrome de Down y que puede que no aplique perfectamente a otras condiciones que pueden ser más serias).

Inspirador y útil por su claridad, sencillez y poderío de su mensaje para la comunidad vinculada, ha sido múltiples veces reimpreso, aparecido en libros, artículos, prensa, folletos y brochures de hospital.  Incluso se ha musicalizado en muchos estilos diferentes – ballet, conciertos o musicales teatrales.  Más que un poema, las líneas escritas por Emily, representan lo que en algún momento muchos padres sienten al recibir la noticia de ser padres de un niñ@ con discapacidad, son las palabras que usa y como universaliza tal sentimiento al detalle, porque todos esos sentimientos y emociones que los nuevos padres sienten no son suyos en exclusiva, ya otros los sintieron,  vivieron,  afrontaron y superaron.

Aqui mi versión favorita, la de mi primer encuentro con el poema  en el cortometraje denominado “Playa y montaña”. Para ver, leer una y otra vez y compartir:

https://www.youtube.com/watch?v=wjCzY0KxH9k

BIENVENIDOS A HOLANDA

A menudo me piden que describa la experiencia de criar a un niño con una discapacidad, para tratar de ayudar a las personas que no han compartido esa experiencia única a comprenderla, a imaginar cómo se sentiría. Es como esto……

Cuando vas a tener un bebé, es como planear un fabuloso viaje de vacaciones a Italia. Usted compra una gran cantidad de guías de viaje y hace sus planes maravillosos. El Coliseo, El David de Miguel Ángel. Las góndolas en Venecia. Puede aprender algunas frases útiles en italiano. Es todo muy emocionante.

Después de meses de ansiosa anticipación, el día finalmente ha llegado. Usted empaca sus maletas y se va. Varias horas más tarde, el avión aterriza. La azafata entra y dice: "Bienvenido a Holanda".

"¿Holanda?!?" Dices. "¿Qué quieres decir con Holanda? ¡Me registré para Italia! Se supone que debo estar en Italia. Toda mi vida he soñado con ir a Italia”.

Pero ha habido un cambio en el plan de vuelo. Han aterrizado en Holanda y allí debes quedarte.

Lo importante es que no te han llevado a un lugar horrible, repugnante, sucio, lleno de pestilencia, hambre y enfermedad. Es solo un lugar diferente.

Entonces debe salir y comprar nuevas guías. Y debes aprender un idioma completamente nuevo. Y conocerás a un nuevo grupo de personas que nunca hubieras conocido.

Es solo un lugar diferente. Es más lento que Italia, menos llamativo que Italia. Pero después de haber estado allí por un tiempo y recuperar el aliento, miras alrededor... y comienzas a notar que Holanda tiene molinos de viento... y Holanda tiene tulipanes. Holanda incluso tiene Rembrandts.

Pero todos los que conoces están ocupados yendo y viniendo de Italia... y todos se jactan de lo maravilloso que pasaron allí. Y por el resto de tu vida, dirás "Sí, allí es donde se suponía que debía ir". Eso es lo que había planeado”.

Y el dolor de eso nunca, jamás, jamás se irá... porque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy significativa.

Pero... si te pasas la vida llorando el hecho de que no hayas llegado a Italia, quizás nunca puedas disfrutar de las cosas tan especiales, tan hermosas... de Holanda.

©1987. Traducido de Welcome to Holland de Emily Perl Kingsley

Fe, Fe, porque si mueve montañas y a disfrutar de la vida.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR