El espectáculo de la patria boba

05/04/2013 - 09:58

La oración y las preces de la mañana a cargo de Alejandro Ordoñez y el padre Chucho puede hacerle de asistente -o de monaguillo-. Jota Mario puede seguir de presentador tranquilamente. Las vedettes no pueden faltar: A Daniel Samper Ospina le pediré prestado el número de Yidis Medina a ver si acepta participar en el show. ¿Alguien conoce el número de Amparo Grisales? Sí. Laura Acuña puede seguir en el programa.

La sección de salud puede estar a cargo del ex-presidente Uribe pues cada dos por tres tuits, o tuirers cómo él prefiere llamarle, sabe cómo llegar al corazón de los colombianos. Claro está, a algunos llega vía patada en el estómago.
Para la sección de astrología, dadas las circunstancias recientes, bien se podría invitar al presidente Maduro de Venezuela. Dados sus conocimientos en espiritismo y en ornitomancia está más que capacitado para transmitir sabiduría previo consejo de un pajarito.
El estado de las vías se le puede preguntar a Andrés Uriel Gallego... Silencio.
Puede que el presidente Santos con su voz gallarda pueda ofrecerse a dar los consejos espirituales, siempre y cuando el expresidente Uribe no se meta en su set. Puede que se forme un club de debate tan largo que no de espacio a los comerciales.
La producción corre por cuenta del honorable congreso quien debate por conseguir la cuña que pague más. Lo que se necesita es plata, otra cosa es cómo se distribuye.

Y mientras tanto, nosotros, los colombianos vemos; así nos va la vida. Creo que el colombiano "ejemplar" debería apellidarse Miranda porque nos pasamos más tiempo contemplando al que nos jode que reaccionando. ¡Nojoda! ¿Qué será lo que tiene que pasar para que logremos sacudirnos de tanta indiferencia que nos consume mientras que los que dicen tener el poder bailan frente a nuestras narices,a nuestra desgracia? ¿Adónde se va el dinero que pagamos con nuestros impuestos? ¿Por qué hay más niños sin acceso al estudio? ¿Por qué ya los niños no pueden salir a jugar a los parques como otrora se hacía? ¿Qué es lo que estamos haciendo para que nuestro país salga adelante? No es vistiéndose de amarillo cuando el fútbol clama participación. No es indignándose cuando se escucha un himno mal cantado. Son nuestras acciones ciudadanas las que determinan qué tipo de sociedad somos. Mientras eso llega no queda más que seguir siendo actores de esta pantomima de país.
Me detengo porque olvidé qué lugar podría ocupar Andrés Felipe Arias en esta comedia. ¡Ah! Olvidé que por poco -y por una Nohemí- casi resulta presidente.

----
SORBO FINAL: Stepháne Hessel, uno de los padres de la Carta de los Derechos Universales del Hombre, redactó un escrito muy breve. Jamás contempló lo poderoso que podría llegar a ser. Se titula ¡Indignaos! Este escrito fue capaz de volcar a millones de ciudadanos españoles indignados a la calle para protestar contra las reformas sociales que hacia su gobierno. A veces no entiendo porqué allá sí funcionan las protestas -que no el vandalismo- y aquí pasan como una nota más en los noticieros. Indignarse funciona. Lo demostraron los españoles. Lo demostró Hessel.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR