Otra vez el caballo maltratado es el protagonista

09/02/2011 - 17:44

Hace un mes exactamente escuchamos la noticia de un caballo cochero decomisado por la Umata tras el mal estado de salud en el que se encontraba.

Hoy la noticia se repite, pero con otro caballo que se revolcaba de dolor tras una fatiga muscular - en cercanías del Parque del Espíritu del Manglar- y muy seguramente historias como estas se repetirán una y otra vez como ha venido sucediendo año tras año, lo que quiere decir que la autoridad ambiental no está velando por la protección de los animales.
La Umata y el EPA sólo se limitan a dar soluciones inmediatas (y no en todos los casos). Reciben la queja la atienden y pasan la página, demostrando lo poco o nada que le interesan los animales al Distrito.
No existe una campaña visible por parte de la autoridad ambiental que llame a la concienciación de la ciudadanía y que la haga valer por los derechos de los animales, como si sucede en ciudades más grandes como Medellín y Bogotá, en donde además se han adoptado políticas que están sacando a los caballos y burros de la zona urbana para devolverlos al campo a donde pertenecen.
Una clara muestra de la negligencia de la autoridad ambiental en Cartagena, se ve en los más de 100.000 (10% de la población) de perros y gatos calleje-ros -sin contar los burros y caballos- que viven en la calle apestados, desnutridos y enfermos, reproduciéndose a diestra y siniestra.
Desde la dirección de Luis Magín Guardela en la Umata, estoy escuchando el cuento de un albergue animal. Y algunos colegas dicen que desde hace más de 20 años se viene proponiendo el tema.
Los caballos cocheros, esos que pasean a los turistas son los más sufridos, y sino miren lo desnutridos que están y las condiciones en las que viven en Chambacú. Sus dueños se lucran con su trabajo y no hacen nada para mantenerlos en buenas condiciones físicas.
Los animales de esta ciudad necesitan atención y especial cuidado, ¿Cómo es posible que las autoridades, incluyendo a la Policía de carreteras, permitan el ingreso a la ciudad de 200 caballos y burros a la ciudad para una Fiesta? Y lo peor, que se queden en la ciudad donde las vías de acceso no dan abasto con los carros.
Dicen que los burros en las ciudades denotan el atraso de la misma.
Hasta cuándo tendremos que soportar la falta de compromiso de las autoridades y los ciudadanos.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR