Bienvenidos al futuro, estúpidos humanos

11/11/2016 - 08:13

[inline:images.jpg]

Señoras y señores, somos testigos de excepcion del final del imperio norteamericano. Sin embargo, a los espantados por el triunfo de Trump, les recuerdo que Adolfo Hitler llegó a la cancillería alemana por elección popular.

Observo un paralelismo perfecto entre Donald Trump y los cesares de la decadencia del Imperio Romano, cuando el imperio milenario que abarcaba medio mundo conocido y tenía como epicentro a Roma iba en picada, era regentado por personalidades igual de peligrosas, megalómanas y teatrales.

Trump posee todos los defectos de Nerón y de Calígula, y ninguna virtud de Augusto o Julio Cesar.

La historia de la civilización terminó, tal y como la conocemos. Entramos a aguas desconocidas. Se acaban de romper todos los moldes de comportamiento social y políticos preestablecidos: no funcionan las encuestas, no funcionan los caciques políticos, no funcionan los medios de comunicación.

Dejó de existir el mundo en que nacimos.

Para ser presidente después de Trump, no se necesita ser moral, ni parecerlo. No se necesita ser bueno, ni parecerlo. No se necesita ser justo, ni parecerlo; no se necesita ser noble, ni parecerlo. Ni ser sabio, ni parecerlo. Ni tener una esposa digna, ni que lo parezca mínimamente.

Melania es considerada por quienes la conocen un monstruo de codicia y vanidad. Ella es lo que llamamos en la costa caribe colombiana una corroncha y en Bogotá una loba, con la misma estética traqueta de las amantes de los mafiosos tercermundistas tipo Pablo Escobar. En su boda todo era de oro puro, desde los cubiertos hasta las lámparas, en su palacio todo está recubierto de oro puro, se come en platos de oro, se defeca en inodoros de oro. Ascendió en el mundo del modelaje mundial haciendo todo lo que una mujer tiene que hacer para progresar en ese medio, y posó desnuda y vulgarmente muchas veces antes de ser la señora Trump (¿Alguien recuerda por favor a la maravillosa, discreta, preparadísima y mega intelectual Jackeline Kennedy? ¿Si? ¡Gracias!)

Lo más parecido a la desesperación que ha sentido el pueblo sensible e intelectual norteamericano ante este desastre, es el dolor que se sintió ante la infortunada elección presidencial de Richard Nixon en 1968.

Seis mil años de evolución del pensamiento y la sociedad humana han dado como resultado la democracia que eligió a Donald Trump. Esto es suficiente para entender que debemos replantearnos las bases mismas de la civilización, y su inevitable final.

Trump es el presidente con la peor imagen imaginable: misógino, xenofobo, homofobo, racista, engreído, machista, cruel, ególatra. Por esto es difícil de entender porque quince millones de mujeres norteamericanas votaron por un hombre que las desprecia y trata como pedazos de carne, como vaginas con piernas.

Un loco a quedado a cargo de los códigos de activación de las bombas nucleares de la potencia armamentista más letal, sanguinaria y mejor dotada del planeta.

Bienvenidos al futuro, estúpidos humanos!!

_____________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________

[inline:14993461_10154049404486918_6136450548269455261_n.jpg]

#prayforCartagena

Cristo mete tu mano!! Apiádate de nosotros!!.
El alcalde Manolo no sólo no sabe de filosofía, tampoco de historia!!.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR