Receta de sandwich satánico para triturar animales 2

04/03/2017 - 02:17

Pago con gusto el precio de ser activista de la causa de defender a mis hermanos animales.

A falta de argumentos, atacar con el insulto, la infamia y la calumnia desde 20 perfiles falsos es típico de la bajeza de los falsos animalistas de Cartagena.

En cambio mis afirmaciones y denuncias las hago con conocimiento de causa, dando la cara, mostrando mi rostro real, mi nombre real y exponiendo mi vida, mi seguridad y mi tranquilidad.

De tal manera amo la causa de defender a mis hermanos animales de toda forma de explotación y sufrimiento, que no me importa hacerlo, y si pudiese haría más, mucho más

No me interesan ni ahora ni nunca, OPS, ni contratos oficiales ni recibir un peso de ninguna administración. A diferencia de los falsos animalistas, no tengo precio.

Nada ni nadie me detendrá en mi cruzada por la liberación de mis hermanos animales de toda forma de tortura, abuso, explotación o sufrimiento.

La realidad esta ahí. Esos ridículos pactos politiqueros no le sirven a los toros de nada. Lo único que podría ayudarles de verdad es la eliminación de toda forma de tauropsicopatía en la ciudad, tal como lo ordena la sentencia 666 de la corte Constitucional, la cual se aplica en Cartagena, y que tanto la administración del Infame Virrey como la actual han desobedecido.

Si fuese de corazón el deseo de Manolo de ayudar a los animales se prohibirían de inmediato las corralejas. No solo para salvar a los toros, también para evitar las decenas de muertos y heridos humanos que esta aberración prehistórica produce.

El Estado tiene el derecho, el deber y la obligación de proteger a los ciudadanos de su propia estupidez.

Si de verdad Manolo quisiera enmendarse, cumpliría el decreto que regula y protege a los caballos cocheros, el cual es letra muerta. Si de verdad Manolo quisiera enmendarse suspendería esta inmundicia como se lo ordenó la propia Procuraduría General de la Nación hasta que todo funcionara correctamente.

Si de verdad Manolo quisiera enmendarse y cumplir la ley y hacer las cosas bien, de manera inmediata empezaría los planes para implementar totalmente antes de terminar su mandato, la ley de la República que prohíbe la tracción animal, es decir sacaría de las calles de la ciudad y jubilaría mandándolos a descansar a los miles de equinos que sufren el infierno que significa trabajar a 40 grados sufriendo todo tipo de golpes, vejámenes y abusos.

Si de verdad Manolo quisiera cumplir la ley y enmendarse.... la lista seria interminable... pero no... desgraciadamente no es así, que feliz sería yo si Manolo fuera sincero y comprendiera de verdad el inmenso bien que le haría a la ciudad y a su propia imagen un simple cambio real de actitud de su parte.

Así que al no ser así (aunque no pierdo la esperanza) asistimos a un penoso circo de pura farandulería, pura vanidad, puro protagonismo.

Lo peor que le pudo pasar a los animales fue ponerse de moda. Son utilizados por decenas de personas de todas las calañas y condiciones y capaces de cualquier cosa, para conseguir visibilización, ops, presupuesto y contratos.

Y que no se crean tan importantes, no es odio lo que siento por lo falsos animalistas y su ensangrentada y retorcida consciencia, ni eso se merecen, allá arriba está el que pa abajo mira y todo se paga en esta vida.

Mis hermanos animales serán liberados del dolor, la explotación y el abuso de estas violentas practicas prehistoricas algún día, lo sé, estoy segura. Totalmente segura.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR