Primer consejo de redacción liderado por Germán Mendoza, en la foto aparecen, de izquierda a derecha: María Fernanda Martínez, Nacira Badrán, Yessica Salas, Claudia Fortich, Germán Mendoza, Liney Escorcia, Jessica Ponce, Javier Ramos y Tatiana Aguilar. 

10 años de Q'hubo: Gracias Germán Mendoza

30/09/2018 - 18:16

Me faltaba un par de meses para terminar mi carrera de Comunicación Social y Periodismo cuando en clase de inglés, Nacira Badrán le decía a Yessica Salas que se había enterado de que el diario tradicional, El Universal, tenía pensado lanzar un periódico popular. No dudé en sumarme a la conversación al ver una posibilidad de trabajo.

“Sí, lo va a dirigir Germán Mendoza Diago”, añadió Nacira. Tengo que confesar que no lo conocía, pero sí el estilo de sus crónicas de los domingos en El Universal.

Al día siguiente, Nacira, Yessica y yo llegamos hasta la portería de la sede de El Universal y preguntamos por Germán Mendoza. “El Mono a esta hora está bien ocupado, de todas maneras pregunten en recepción para ver si los atiende”, nos dijo el portero.

Era el año 2006, pasadas las 4 de la tarde de un día soleado de septiembre, cuando el Mono nos hizo subir a su oficina. Lo abordamos en plena hora de cierre de portada de El Universal, era el Editor General, sin embargo, soltó el teclado para mirarnos a los ojos. “Queremos hacer un diario popular, lleno de historias, que llegue sobre todo a esas personas que no leen periódicos. Los espero mañana para contarles más. Y no olviden la hoja de vida”, remató Germán.

Fueron varias mañanas las que nos dedicó Germán para explicarnos su idea. Llamó a más periodistas, todas mujeres. Y fue hasta diciembre de 2006, después de muchas pruebas y ejercicios con él como director, que salió a la calle Nuestro Diario. El primer periódico popular de Editora del Mar, la casa de El Universal.

“A nadie quiero ver en la redacción, en la calle esta la noticia”, repetía. “Somos un periódico sensacionalista, no amarillista, es decir, nunca nos burlemos de nadie, ni de los vivos ni de los muertos. Vayamos a los barrios, hablemos con la gente, muéstrenle que este periódico es de ellos, y escriban con pasión”, insistía e insistía.

El 1 de octubre de 2008 nació Q'hubo, con el mismo Germán y los mismos periodistas de Nuestro Diario, con la misma filosofía pero con una alianza nacional entre varias ciudades que le permitieron tener más historias y un mejor diseño en cada una de sus páginas.

Germán hizo la tarea, regresó a editar El Universal pero sin descuidarse de Q'hubo. Un día me nombró Editor General de Q'hubo y no hice otra cosa que poner en práctica lo que me enseñó.

Q'hubo llegó al corazón de la gente y por eso hoy es el periódico que más leen en Cartagena, porque está hecho por profesionales que aprovecharon las enseñanzas de un gran maestro.

Ahora yo, como Editor General de El Universal, aprovecho el aniversario de los 10 años de Q'hubo para volver a escribir en estas páginas, para agradecerle a Germán por sus letras, sus pocos regaños y muchas sonrisas, y para preguntarle sobre su paso por este gran periódico popular.

¿Cuál es el primer recuerdo que se te viene a la mente en Q'hubo?

Los periodistas que escogí para iniciar el periódico Q'hubo, todos tenían ganas de trabajar y querían aprender cómo buscar las noticias y ayudar a gente a solucionar sus problemas diarios. Me gustó que todos se comprometieron con el medio y con lectores.

¿Qué aprendiste en Q'hubo?

Aprendí que el periodismo tiene que estar de la mano de la comunidad y defenderla de los principales problemas que afrontan en sus vidas.

¿Por qué crees que a la gente le gusta el periódico?

Porque la comunidad es protagonista y no solo lectora sino partícipe de los hechos que ocurren cada día en la ciudad; ya sea como protagonista o como testigo de los hechos. Además tiene un lenguaje sencillo que entiende cualquiera.

¿Cómo debe ser un periodista de Q'hubo?

Amante de la verdad, no debe inventar ni exagerar los hechos. Además, debe ceñirse a lo que ve y escucha. Debe tener vocación de servicio, es decir, ayudar a resolver los problemas cotidianos de las personas sin distinción.

Hoy, Q'hubo cumple 10 años, ¿qué mensaje le envías al grupo de jóvenes que hace posible que las noticias lleguen a diario a la calle?

Que no se vuelvan prepotentes, ni crean que son los más entendidos sobre las ciudad. Además que respeten a los ciudadanos y que escuchen a la comunidad y se interesen por las dificultades de la gente. Aprendan a escribir de forma sencilla, para que todos puedan entender y deben escribir corto. Que incluyan muchas fotos.

¿Qué extrañas de Q'hubo?

Además de la amistad de los periodistas que trabajan en Q'hubo, que estos siempre querían aprender y preguntaban cómo hacer este oficio; no eran de los que se creían que todo lo sabían.

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR