José Néstor Pékerman, técnico de Colombia.//Foto: Antonio Calanni-AP.

Pékerman, el culpable de la eliminación de Colombia... ¿Sí o no?

05/07/2018 - 18:47

"Era gol de Yepes", fue la conclusión de la mayoría cuando la Selección Colombia quedó eliminada del Mundial de Brasil 2014. Este año, con la eliminación en el Mundial de Rusia, volvieron los fastidiosos memes de Pablo Escobar porque el árbitro "fue el culpable" de la derrota contra Inglaterra. No aceptamos perder, tanto así, que se hace viral que nos robaron el partido porque el otro equipo hizo cuatro cambios, cuando el reglamento es claro y lo permite.

Fue un pésimo arbitraje, de eso no hay duda, pero seamos sinceros, el juez se equivocó de parte y parte. Pondré un solo ejemplo: miren el cabezazo que le da Wílmar Barrios al jugador inglés, sin pelota, facilito nos podía echar a nuestro gran volante cartagenero. Pero ninguna de esas decisiones arbitrales cambiaron un resultado que Pékerman planificó para eso, para aguantar y esperar que Falcao solo arriba hiciera el milagro. 

Pékerman ha sido el mejor técnico de la Selección Colombia en toda su historia. Sus números lo respaldan y hay que agradecerle por regalarnos tantas alegrías. Sin embargo, son los técnicos los primeros en dar la cara cuando un equipo no cumple con su objetivo, y el objetivo de Colombia era superar lo hecho en Brasil y no se pudo. Ahora bien, ¿debe seguir Pékerman con la Tricolor?

Como pudieron leer, el título de este artículo es sensacionalista, es fácil buscar culpables después de una derrota. No me imagino qué estuviéramos escribiendo de Pékerman si con su idea hubiera eliminado a Inglaterra. Pero la verdad hay que decirla, perdimos una oportunidad de oro de llegar, por lo menos, a semifinales.   

Pékerman empezó el Mundial mintiendo, y lo terminó de la misma manera, pero eso en el fútbol se puede hacer, para despistar al rival. Dijo  que James no estaba lesionado y al ratico no lo vimos ni en la banca. Contra Japón nos sorprendió al meter a jugar a un equipo desconocido, con muchos suplentes, y desafortunadamente la mano de Sánchez obligó a tratar de recomponer el rumbo metiendo a James, pero ya no había nada que hacer ante un esquema que parecía improvisado por lo que nos había mostrado en Eliminatorias. 

Contra Polonia sí metió toda la artillería. Un Yerry Mina inspirado, dos volantes de contención, y arriba, puro manejo de balón, velocidad y potencia con Quintero, James, Cuadrado y Falcao. El resultado no podía ser otro ante un equipo que siendo francos, solo podía meter miedo con Lewandowski. La ilusión revivió.

Después de ganarle a Senegal y quedar como líderes del grupo, Colombia esperaba por Bélgica o por Inglaterra. La mayoría quería a Inglaterra porque mostraba menos poder táctico en conjunto, que el equipo que casi queda por fuera al jugar contra Japón. Es decir, Colombia ¿a Inglaterra le podía ganar más fácil? Eso pensaban muchos, pero Pékerman prefirió ser muy cauteloso. 

Sin James, no quiso poner otro ofensivo que ayudara a que Falcao no se viera tan solo en punta. Un Muriel hubiera sido importante desde el inicio, por ejemplo. Pero no, Pékerman, igual que contra Brasil en el 2014, vio que en frente tenía un equipo con más historia futbolística que la nuestra y decidió "respetar al rival". Pero los que no sintieron ningún respeto fueron esos 11 jugadores que puso en el campo, pues se la sudaron, corrieron, lucharon, y cumplieron con la tarea que el profe les pidió.

Pero conseguir goles, que es al final lo más importante en el fútbol, iba a ser muy difícil, mucho más con ese árbitro con penosos antecedentes. La excusa de algunos comentaristas es que ya varios equipos grandes han quedado eliminados del Mundial, pero no podemos comparar a Colombia con un equipo como España que se quedó sin su técnico en pleno Mundial, o con un Argentina que desde las Eliminatorias ya mostraba que iba a ser un desastre. Lo de Alemania sí nada más que argumentar, pues murió con su idea de juego, la misma de un campeón bien estudiado por el contrincante, como ha pasado en los últimos mundiales que no pasan de la primera ronda.

Que se venía Suecia, y que después Croacia y que seguramente la final iba a ser contra Brasil. Esa era la ilusión, pero quedamos eliminados por un equipo de "historia", "y en los penales que no es lo mismo". Por eso los noticieros se olvidan por un buen rato de los líderes asesinados y con fiesta recibimos a una Selección, que para mí, regresó muy pronto.

Entonces, ¿Pékerman debe seguir? La tercera puede ser la vencida. 

 

 

 

 

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR