Policía ¿me cuida… o me cuido de usted?

16/11/2016 - 22:03

[inline:abuso_policial.jpg]
Comparto el texto de Enoc Rodelo, un excelente estudiante de Comunicación Social de la Universidad de Cartagena sensibilizado por los hechos violentos sucedidos durante las Fiestas de Independencia, en los que un niño resultó herido y un joven murió. En ambos, acontecimientos aislados, al parecer están involucrados oficiales de la Policía Metropolitana de Cartagena.

Por: Enoc Rodelo
A través de las redes sociales, supe que un miembro de la Policía presuntamente ocasionó la muerte a un amigo de mis amigos en una celebración novembrina la noche del jueves 10 de noviembre en el barrio La Troncal, en la ciudad de Cartagena. Las versiones que conocí me hablan de un abuso de autoridad por parte de los uniformados, de quienes dicen, hicieron disparos en el lugar, ocasionando la muerte del joven Guillermo Rodríguez de 20 años, cuando al parecer una de estas balas logró impactarlo. No lo conocí, pero por el dolor que allegados expresan por su partida y por la misma injusticia de este suceso, considero que no debería ser una historia que quede en el anonimato. (Enlace: http://www.eluniversal.com.co/sucesos/investigan-muerte-de-joven-baleado-cuando-policias-controlaban-desmanes-239886 )

Si a la situación de inseguridad que vive la ciudad le vamos a sumar los desmanes y abusos de quienes se supone deben defendernos, seguramente esta no va ser la última tragedia. Por eso, creo que debemos asumir estos hechos no como un problema exclusivo de la familia y amigos de Guillermo; esto va más allá, es un problema que nos afecta a todos, y uno de sus orígenes está en el deterioro de la imagen de la Policía Nacional, una de las instituciones en las que –irónicamente– menos confianza tengo.

Hoy, la aparente ausencia de profesionales integrales y con sentido social en la Policía Nacional está arruinando aún más la seguridad de esta ciudad y del país. Da la impresión de que la mayoría de los uniformados en Cartagena están deshumanizados y son sumamente hostiles con el ciudadano. Mis preguntas son las siguientes: ¿Acaso no los educan y profesionalizan?, ¿Por qué esas personas armadas y con licencia para matar son las que parecen tener menos educación en este país?

Para colmo de males, el caso de Guillermo Rodríguez no es el único suceso de esta naturaleza que se presentó en Cartagena durante la semana de las Fiestas de Independencia. La prensa nacional y local informó que en el barrio San José de Los Campanos un niño de 11 años también llevó la peor parte de un operativo que realizó la policía ese mismo jueves a las once de la noche para apagar un baile de picó. Una bala perdida fue a parar en la frente del niño tras una balacera que tuvo su origen, según testigos, cuando uniformados llegaron al lugar e iniciaron los disparos. (Enlace: http://www.eluniversal.com.co/sucesos/grave-nino-de-11-anos-que-recibio-bala-perdida-en-san-jose-los-campanos-239888 )

Hablé con el comandante general de la Policía Metropolitana de Cartagena, general Carlos Rodríguez, quien afirmó que los hechos están siendo investigados por parte de la Fiscalía General. Además, dijo que: “La Policía tiene el deber de colaborar y presentará todos los elementos pertinentes para llevar a cabo el proceso”. En la conversación, el General me explicaba en términos legales el debido proceso que se debe seguir.

Si hay elementos probatorios (por ejemplo: que la bala que impactó al joven provenga del arma de un policía) que demuestren que un uniformado es responsable de la muerte de la víctima, se procede a un proceso penal y el Estado debe resarcir los daños de los afectados. La demora de los resultados depende exclusivamente de la labor de la Fiscalía. Además de eso, un ciudadano también puede apelar ante la Procuraduría para que esta inicie la respectiva investigación del caso.

Ante mi inquietud sobre la preparación profesional de los uniformados, el General Rodríguez aseguró que los integrantes de la policía constantemente reciben capacitaciones para realizar con eficacia los procedimientos policiales. En la página web de la Policía Nacional se puede ver un gran número de programas educativos a los que los integrantes de la institución tienen acceso. Aquí, cabe detenernos y reflexionar si esas capacitaciones están contribuyendo a la humanización de los policías, a evitar los abusos de autoridad que en ocasiones vemos en redes sociales, a evitar que un uniformado “se le vuele la piedra” y dispare indiscriminadamente.

Recuerdo cuando mi papá expresaba que quien entraba a la policía era porque no le gustaba estudiar o no tenía idea alguna de qué hacer con su vida; tal vez esta sea la idea de muchos; pero siempre la refuté. Argumentaba que lo hacían por vocación o algo así, pero creo que el tiempo y las cosas que suceden en Cartagena le dan la razón a mi papá y a quienes piensan como él. Aquí los policías parece que no son lo suficientemente profesionales para dimensionar el valor que tiene una vida.

PD: Expreso con mucho respeto mis más sinceras condolencias no solo a los familiares y amigos de Guillermo Rodríguez, sino también de las próximas víctimas que quedarán en manos de policías si no se hace algo con los abusos de los integrantes de esta institución que, irónicamente, debe velar por nuestra seguridad.

Enlaces de interés:
https://www.policia.gov.co/
http://www.eluniversal.com.co/sucesos/investigan-muerte-de-joven-baleado-cuando-policias-controlaban-desmanes-239886
http://www.eluniversal.com.co/sucesos/grave-nino-de-11-anos-que-recibio-bala-perdida-en-san-jose-los-campanos-239888


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR