Cartagena de indias - Colombia
Viernes 22 Septiembre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

El amor público

No. La teoría del amor público que aquí exponemos, sin saber si ya existe en el espectro de la filosofía, es sencillamente la del aprecio que todos deberíamos expresar hacia lo público, es decir, hacia las cosas que son de nadie y son de todos: las calles, los parques, los hospitales, el agua, el aire, el mar, la gente misma y la ciudad toda.

Pero también las cosas que representan valores de urgente reivindicación social, cuya ausencia genera problemas también públicos que a todos deberían interesarnos: la honestidad, el trabajo, la salud, la esperanza, la corrupción, la pobreza, la violencia…

Todas, las materiales e inmateriales al final constituyen lo público, lo que a todos concierne y por lo que todos debemos vigilar, cada uno desde su más humilde ocupación y con una actitud realmente ciudadana.

Son esas cosas que padecen de doble indiferencia: por ser de nadie no tienen dolientes y por ser de todos las dejamos a la defensa de los demás. De hecho, el cuidado de las cosas públicas se lo entregamos exclusiva y deliberadamente al Estado, al Gobierno o a “la alcaldía”.

Cierto es que para eso delegamos el poder, pero el poder corrompe, deja de lado el amor por lo público cuando ve que nadie siente como propio lo que se despilfarra; cuando nadie lo detiene para advertirle que lo público es de todos.

Para demostrar esta teoría basta que observemos qué tanto amor público hay en nuestra ciudad, qué hemos hecho por querer a las cosas públicas que la mantienen viva. Una vez hecha esa observación cabe preguntarse ¿qué tanto de ese amor que solemos dar a lo privado estamos dispuestos a ofrecérselo a lo público?

Y una vez haya sido validada es necesario darle, como a toda teoría, un método con el que la experimentemos. Por eso deberíamos desde ya crear o fundar en Cartagena algo así como una Escuela de Amor Público, físicamente real, con profesores, salones, trabajo de campo y mucha práctica, cuyo fin principal sea aprender a querer a nuestra ciudad y enamorarse de sus cosas públicas con la misma naturalidad y facilidad con que nos enamoramos de una persona, y en la que al final del curso la gente sea practicante permanente del amor público.

¡Para eso están los colegios y las clases de cívica o ciudadanía!, puede decir alguien, pero además de lecciones y cartillas necesitamos, como dije al comienzo, no sólo volver a enseñar civismo sino aprender a mostrar, analizar y denunciar problemas y sobre todo, a conocer nuestras cosas públicas, materiales e inmateriales, porque la antipatía y la displicencia que no nos deja ver su valor requiere de más sacrificio y compromiso, como esos que adoptamos cuando de salvar un matrimonio se trata.

O dicho de otra forma, Cartagena espera de sus habitantes menos amor propio y más amor público porque el segundo sin duda hará crecer al primero.

Si Cartagena cultiva la apropiación de sus cosas públicas, más pertenencia tendrá su comunidad, más fácil será ejercer su ciudadanía y más fácil será resolver sus problemas.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de gonzalop

Magangué-1970. Espec. en Comunicación para el Desarrollo y Ciencia Política.
Artículos acerca de hechos cotidianos, costumbristas, de actualidad y de cultura política y ciudadana.

Últimos comentarios

legion1978

​se entiende que a este individuo nunca le han interrumpido la paz del hogar con la estridencia del famoso picó por 3 dias ininterumpidos.

manifestación cultural? tal vez (de las peores,...

Defensa (folclórica) del ruido
darioyepez

Las vainas de mi pueblo. Hace poco un compositor inédito le compuso una canción a los peces del rio magdalena y una señora que leyó la composición vio que no estaba incluido el barbulito. Por...

La época de la vela
darioyepez

Y que decir de la que nunca dejan de hacer los periodistas a los que visitan el país: que tal le ha parecido Colombia?, o el funcionario o político corrupto, que todo lo hace con "...

Respuestas aprendidas
papo 1

Muy acertado viejo man! muchos en esta epoca cometemos el error de medir nuestra felicidad en la cantidad de plata que tenemos para gastar en las tres R's (RUMBA, ROPA,REGALOS) de ahi que entre...

Los decembrino-depresivos
darioyepez

Como identificar un chismoso: no mantiene un secreto, es por lo general un vago (e excepción de aquellos que hacen de el un oficio), mezcla la verdad con la calumnia para darle más pimienta al...

Versión científica del chisme