Cartagena de indias - Colombia
Domingo 11 Diciembre de 2016

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

El pesebre de la calle

No obstante, el impulso natural de su padre le hizo desarmar el taburete donde toda su ascendencia había aprendido a fumar tabaco, y con las patas se dispuso a tallar lo más parecido a las figuras de Jesús, María y José, los reyes y los animales, con tan mala suerte que, aún sin haberlas terminado, se quedó dormido y su mujer los usó de leña para el fogón.

Entonces el machete miró de reojo a las tablas de la cama, pero la mujer detuvo la masacre, con toda razón, pues pasarse de la hamaca al colchón había sido el mayor progreso de la familia en quince años.

-Dile al profesor que ya yo hablé con el cura y que no hay problema; que María y José saben que el candelazo fue sin intención. -sentenció la mamá.

Al día siguiente, el colegio los llevó de paseo por toda la ciudad y el niño se hipnotizó con una tienda atestada de pesebres de todos los tamaños y formas. El primero tenía tantos animales, luces, casas y lagos a su alrededor que más bien parecía una narcofinca recién expropiada.

En el de más adelante, la estrella de Belén era de luz de neón; al Niño Dios lo tenían en incubadora y los reyes magos llegaban en helicóptero. Traía, además, televisión por cable para transmitir el nacimiento y, por supuesto, página web, facebook y twitter.

Tampoco faltaba el pesebre de la Barbie, y otro con un equipo completo de maternidad y los 48 tomos de "Ser padres hoy" para José, más un formato digital para responder las cartas de los niños. Y un pesebre más para familias de marcada tendencia feminista, que no incluía a José por considerar que la Virgen María hubiera podido ser madre soltera y no necesitaba de varón alguno para criar a Jesús, menos aun si el ilustre carpintero no había tenido nada que ver con el embarazo.

En la mañana, camino a la escuela, el niño tropezó con la escena deprimente de una familia en el andén: la madre cargaba un bebé que no había dejado de llorar desde el parto, y a su lado un marido cuyo taller de carpintería había sido trinchera de la última balacera de su pueblo. Entonces el niño preguntó: -¿esto es un pesebre de verdad?

La familia, desconcertada, sólo atinó a señalar el cartón que decía: ¡ayúdenos, somos desplazados! El niño se agachó y dejó un cuarto de queso con un intento de bollo limpio en la vasija de peltre que minutos antes había servido de tetero y dos días atrás, de taza para bañarse. Ni aliento tuvieron para agradecer el gesto.

Entró a su salón de clases y aún sin sentarse en el pupitre, el niño vio venir en el aire la pregunta del día: -¿su pesebre?

Todos lo miraron… él se asomó por la ventana, y los de aquella familia, invisibles para el mundo terrenal, levantaron la mano para saludarlo. Entonces, con inspirada sabiduría, el niño contestó: -eso de allá parece un pesebre… Usted me dirá si lo traigo o vamos nosotros…

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de gonzalop

Magangué-1970. Comunicador Social-Periodista. Esp. en Comunicación para el Desarrollo y Ciencia Política.
Artículos acerca de hechos cotidianos, costumbristas, actualidad y de cultura política y ciudadana.

Últimos comentarios

legion1978

​se entiende que a este individuo nunca le han interrumpido la paz del hogar con la estridencia del famoso picó por 3 dias ininterumpidos.

manifestación cultural? tal vez (de las peores,...

Defensa (folclórica) del ruido
darioyepez

Las vainas de mi pueblo. Hace poco un compositor inédito le compuso una canción a los peces del rio magdalena y una señora que leyó la composición vio que no estaba incluido el barbulito. Por...

La época de la vela
darioyepez

Y que decir de la que nunca dejan de hacer los periodistas a los que visitan el país: que tal le ha parecido Colombia?, o el funcionario o político corrupto, que todo lo hace con "...

Respuestas aprendidas
papo 1

Muy acertado viejo man! muchos en esta epoca cometemos el error de medir nuestra felicidad en la cantidad de plata que tenemos para gastar en las tres R's (RUMBA, ROPA,REGALOS) de ahi que entre...

Los decembrino-depresivos
darioyepez

Como identificar un chismoso: no mantiene un secreto, es por lo general un vago (e excepción de aquellos que hacen de el un oficio), mezcla la verdad con la calumnia para darle más pimienta al...

Versión científica del chisme