Cartagena de indias - Colombia
Viernes 22 Septiembre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

Este es otro calor

Su hijo le comenta que seguramente esas tragedias se deben al calentamiento global, pero la madre sólo atina a decir: - estás aprendiendo mucho… menos mal que eso está bien lejos.

Ella lo tiene bien claro: el mundo llega hasta la puerta de su casa. De ahí para afuera no es problema suyo; ni siquiera el caño repleto de basura donde juegan los pelaos o la cuneta natural de aguas negras que le perfuma los pulmones.

¿Por qué? Porque el calentamiento global no es el desayuno de mañana ni la mensualidad del colegio ni la factura del agua por pagar. Mejor dicho, esa vaina del calentamiento puede esperar.

Es más, en latitudes como la nuestra, donde el calor hace parte del espíritu mismo, eso del calentamiento más bien es algo así como pelearse con alguien: “mi compadre se calentó conmigo”.

Pero si en algo ha sido útil la alarma mundial por el calentamiento de La Tierra es para comenzar a convencernos de que el planeta es una sola casa y lo que hagamos en nuestro patio, por pequeño o sencillo que parezca, se siente al otro lado del mundo.

Sólo aprendemos a golpes. Sucedió igual con otras cosas que parecían afectar sólo a “los demás”: el narcotráfico, el secuestro, el sida, el estrés, la drogadicción.

Y esa realidad ya tocó la puerta. Aunque el calor haga parte del paisaje y lo de las inundaciones sea un problema de todos los años en los pueblos ribereños, lo cierto es que, por calentamiento o lo que sea, el planeta está en plan de venganza.

Algunos pocos ejemplos a la vuelta de la esquina: los carros atrapados por la nieve en Bogotá hace unos dos años, las 10 mil hectáreas de agua perdidas en los humedales del Canal del Dique; la desaparición de playas en el sector de Marbella en Cartagena; la marea alta que se mete hasta el Centro Histórico de esa ciudad; el agua en las calles principales de municipios que hace décadas no se inundaban, y por supuesto, los ciclos cada vez más atípicos de invierno y verano.

El daño está hecho, nuestro calor no es el mismo… el planeta ya no nos reconoce como sus hijos… Y si la Luna enloquece al mar, a los animales, a los poetas, imaginemos todo lo que nos puede hacer La Tierra.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de gonzalop

Magangué-1970. Espec. en Comunicación para el Desarrollo y Ciencia Política.
Artículos acerca de hechos cotidianos, costumbristas, de actualidad y de cultura política y ciudadana.

Últimos comentarios

legion1978

​se entiende que a este individuo nunca le han interrumpido la paz del hogar con la estridencia del famoso picó por 3 dias ininterumpidos.

manifestación cultural? tal vez (de las peores,...

Defensa (folclórica) del ruido
darioyepez

Las vainas de mi pueblo. Hace poco un compositor inédito le compuso una canción a los peces del rio magdalena y una señora que leyó la composición vio que no estaba incluido el barbulito. Por...

La época de la vela
darioyepez

Y que decir de la que nunca dejan de hacer los periodistas a los que visitan el país: que tal le ha parecido Colombia?, o el funcionario o político corrupto, que todo lo hace con "...

Respuestas aprendidas
papo 1

Muy acertado viejo man! muchos en esta epoca cometemos el error de medir nuestra felicidad en la cantidad de plata que tenemos para gastar en las tres R's (RUMBA, ROPA,REGALOS) de ahi que entre...

Los decembrino-depresivos
darioyepez

Como identificar un chismoso: no mantiene un secreto, es por lo general un vago (e excepción de aquellos que hacen de el un oficio), mezcla la verdad con la calumnia para darle más pimienta al...

Versión científica del chisme