Cartagena de indias - Colombia
Martes 06 Diciembre de 2016

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

¿Lo mataste Carme?

Detuvo su carro justo frente a la iglesia y señalándola dijo: - aquí es!   Todos nos miramos y él prosiguió: - es la única parte donde no venden ñeque en Hatonuevo.

Entonces recordó que algún día, o más bien una noche, su padre, médico de profesión, caminaba solitario con algo de ñeque en las venas, y decidió seguir de cerca, sin que lo notara, a su compadre Carmelo que perseguía con escopeta en mano a un conejo furtivo.

En la huida, el conejo entró a los predios de la eternidad, mejor conocidos como cementerios, y su cazador, sin darse cuenta, ya se hallaba de tumba en tumba tratando de ver en la penumbra al animal. Mientras tanto, detrás, muy sigiloso, el padre de Cabrera presenciaba la cacería.

Carmelo divisó al conejo y disparó…. Y detrás del eco de la pólvora, una voz de ultratumba le preguntó:  -¿lo mataste Carme?

Ocho días con sus noches estuvo hospitalizado el pobre Carmelo, reponiéndose de semejante crisis nerviosa, y otros tantos días se necesitaron para saber en dónde había caído la escopeta luego del carrerón en el cementerio.

Aún enmudecido, sin poder explicar la procedencia de aquella voz, Carmelo recibió en el hospital la visita de su compadre…. El mismísimo Doctor Cabrera.

- ¿Qué te pasa Carme? – le preguntó como si nada. 

Carmelo por fin habló: -Tengo como un frío por fuera y un calor por dentro.

El diagnóstico no podía ser otro: “aparición de espanto”. La fórmula: calmantes en cantidades industriales y un consejito de pueblo: ¿cómo se le ocurre matar en un cementerio?

Carmelo volvió a su casa. Pero al igual que los males, no hay secreto que dure cien años. Al cabo de un tiempo, durante una verbena, el prestigioso Doctor Cabrera, seguramente de muy buena intención, quiso tranquilizar a su amigo revelándole el secreto. Se acercó por detrás mientras su compadre bailaba y le repitió el terrorífico susurro: -¿lo mataste Carme?

Dicen que fueron por lo menos tres sillas y dos mesas las que Carmelo desbarató antes de darle alcance al doctor Cabrera para castigarle con varios puñetazos la ‘mamadera de gallo’. Y dicen que pasaron años para que le perdonara aquella ocurrencia, seguramente estimulada por la ancestral malicia indígena del ñeque.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de gonzalop

Magangué-1970. Comunicador Social-Periodista. Esp. en Comunicación para el Desarrollo y Ciencia Política.
Artículos acerca de hechos cotidianos, costumbristas, actualidad y de cultura política y ciudadana.

Últimos comentarios

legion1978

​se entiende que a este individuo nunca le han interrumpido la paz del hogar con la estridencia del famoso picó por 3 dias ininterumpidos.

manifestación cultural? tal vez (de las peores,...

Defensa (folclórica) del ruido
darioyepez

Las vainas de mi pueblo. Hace poco un compositor inédito le compuso una canción a los peces del rio magdalena y una señora que leyó la composición vio que no estaba incluido el barbulito. Por...

La época de la vela
darioyepez

Y que decir de la que nunca dejan de hacer los periodistas a los que visitan el país: que tal le ha parecido Colombia?, o el funcionario o político corrupto, que todo lo hace con "...

Respuestas aprendidas
papo 1

Muy acertado viejo man! muchos en esta epoca cometemos el error de medir nuestra felicidad en la cantidad de plata que tenemos para gastar en las tres R's (RUMBA, ROPA,REGALOS) de ahi que entre...

Los decembrino-depresivos
darioyepez

Como identificar un chismoso: no mantiene un secreto, es por lo general un vago (e excepción de aquellos que hacen de el un oficio), mezcla la verdad con la calumnia para darle más pimienta al...

Versión científica del chisme