Cartagena de indias - Colombia
Jueves 21 Septiembre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

La Cueva literaria

Aventuras e imaginación. La cueva literaria por Pía Margarita, es un espacio diferente que narra pequeñas historias del mundo imaginario .

La marcha de los recuerdos

No sabía si mis pasos eran felices o tristes, pero de lo que si estaba seguro, es que ahora mis pasos no se cuidaban de la perfección, ni de la firmeza.

Había llegado el momento, empezaron a llamar uno por uno. Esperaba con mucha paciencia y añoraba confirmar que escucharía delicadamente, un nombre común y unos apellidos tan patrióticos como los míos. Pero, al instante que eso pasaba, el ritmo y el sonido de un tambor zumbaban en mis oídos, confirmando que si de alguna forma hubiese estado ahí, era hora de marchar.

Déjà vu: entre la puesta de sol y el amanecer

Cuando disfrutas de un ocaso, sabes que una de las sensaciones que deja es que se acerca un nuevo día; pero, en la siguiente historia, los recuerdos de un noctámbulo esperaron por una claridad que nunca llegó.

Un intenso frío abrazó la Tierra, el Sol llevaba años desaparecido ; por consiguiente, la oscuridad y los temores deambulaban como aquellos que ya no respiraban. Sin vida vegetal, sin claridad, sin resplandor, la Tierra se habìa detenido y las esperanzas se habían esfumado.

La casa de vidrio

SI hay imaginación, debemos documentarla. Cada episodio de imaginación y creatividad es único e irrepetible. Escribir cuentos es hacer magia con las palabras. La literatura es un gran camino hacia el cambio. "La casa de vidrio" refleja las transformaciones desde la extrospección. Si el mundo de afuera està cambiando, significa que nuestra alma también.

SI hay imaginación, debemos documentarla. Cada episodio de imaginación y creatividad es único e irrepetible. Escribir cuentos es hacer magias con las palabras. La literatura es un gran camino hacia al cambio. "La casa de vidrio" refleja las transformaciones desde la extrospección. Si el mundo de afuera està cambiando, significa que nuestra alma también.

Walt Whitman, el Halcón de las palabras

“(..) Se escribe un poema para no sen¬tir¬nos el cen¬tro del mundo. Se escribe un poema para ahu¬yen¬tar a una mucha¬cha. Se escribe un poema para ayu¬dar a la Revo¬lu¬ción. Se escribe un poema para que los mari¬dos nos odien mucho más. Se escribe un poema para que el poema nos acom¬pañe, para no estar tan inex¬pli¬ca¬ble¬mente solos (…)” César Calvo.

“(..) Se escribe un poema para no sen­tir­nos el cen­tro del mundo.
Se escribe un poema para ahu­yen­tar a una mucha­cha.
Se escribe un poema para ayu­dar a la Revo­lu­ción.
Se escribe un poema para que los mari­dos nos odien mucho más.
Se escribe un poema para que el poema nos acom­pañe,
para no estar tan inex­pli­ca­ble­mente solos (…)”

César Calvo. 

Blogger

Imagen de piamargarita

Las palabras deambulan por el mundo, pero hay que ser muy astutos para atrapar aquellas que desnuden el alma de un escritor.