Cartagena de indias - Colombia
Viernes 24 Noviembre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

A la deriva

Espacio digital para dejar constancia de la casualidad. «A la deriva» es un Blog de crónica de viaje, opinión y cuento.

Nunca morimos de viejos

La calefacción se apagó de repente cuando Kallum abrió los ojos. De una parte se sintió aliviado de que el ruido del pequeño motor dejara de quebrar el silencio de su habitación de alquiler; pero ello también significaba el enmudecimiento de la que había sido su única compañía. Desplegaba sus alas el diciembre recio.

Tan fácil como cerrar el cuarto. Doblar el periódico. Quitarse las gafas luego de un tibio masaje en las sienes. Echarse suavemente en la cama y esperar. Esperar lo imprevisible que sin embargo se anuncia un par de segundos antes de que ocurre.
La calefacción se apagó de repente cuando Kallum abrió los ojos. De una parte se sintió aliviado de que el ruido del pequeño motor dejara de quebrar el silencio de su habitación de alquiler; pero ello también significaba el enmudecimiento de la que había sido su única compañía. Desplegaba sus alas el diciembre recio.

García Márquez, el hombre invisible

Llover sobre una idea que le escuché ayer a Gabo, en una de las múltiples entrevistas que concedió a mediados de los noventa. Decía que si pudiera rechazaría la muerte de plano, pero dado su carácter inevitable, lo que le gustaría sería mirar la vida desde la muerte, “por un huequito”.

Llover sobre una idea que le escuché ayer a Gabo, en una de las múltiples entrevistas que concedió a mediados de los noventa. Decía que si pudiera rechazaría la muerte de plano, pero dado su carácter inevitable, lo que le gustaría sería mirar la vida desde la muerte, “por un huequito”.

Claro de luna

No había duda. Bogotá se había anunciado en la niebla, mucho antes de que el aeródromo de El Dorado siquiera apareciera entre los potreros que lo circundan con la gama del verde. Para Vincent es una tortura viajar. Hacía cuatro minutos se lo había dicho a Anette: la gente más estresada del mundo es el pasajero que va o viene de un vuelo internacional; y se comprueba en su culo aplastado, el pelo un tanto indócil, la ropa arrugada de haber maldormido y la manifiesta desconfianza hasta con la gente de Migración.

No había duda. Bogotá se había anunciado en la niebla, mucho antes de que el aeródromo de El Dorado siquiera apareciera entre los potreros que lo circundan con la gama del verde. Para Vincent es una tortura viajar. Hacía cuatro minutos se lo había dicho a Anette: la gente más estresada del mundo es el pasajero que va o viene de un vuelo internacional; y se comprueba en su culo aplastado, el pelo un tanto indócil, la ropa arrugada de haber maldormido y la manifiesta desconfianza hasta con la gente de Migración. Allí estaban, justamente, haciendo fila para el control de pasaporte y aduana.

El flautista de Hamelín

Atraído —como una rata— visité esta población cuyo territorio es de apenas 102 kilómetros cuadrados. Detrás de las montañas Weserbergland, se alzaba en la noche un río de luces. Como todas las ciudades alemanas, Hamelín no lo es por el tamaño de su superficie, ni por el número de sus habitantes, sino por derechos de antigüedad y tras haber constituido en tiempos antiguos su propio mercado público.

estatua_del_cazador_de_ratas.jpg

El cuento de los hermanos Grimm es ampliamente conocido. Narra la historia de un flautista y su instrumento mágico que hechiza por igual a los ratones y a los niños. La trama se asocia con la tierna infancia y con los peligros de no pagar las deudas —tema bastante cimentado en los alemanes—.
Lo que se ignora, en algunos casos, es que se trata de un hecho histórico: el rapto de 130 niños de Hamelín, región de Baja Sajonia, noroccidente de Alemania.

El sabor de una uva salada

Ricardo Piglia habla sobre Borges dice que los narradores se paran y explican con todas las posibilidades del lenguaje

Se ha acabado el whisky
y escucho la voz de Piglia,
murió el seis de enero de este año,
habla con una leve indignación,
la convicción de una vasta literatura.
Tengo un vino de California,
lo he comprado ayer en Bremen.
Sé que terminaré bebiéndolo,
puede que a medias o la botella completa.
Ricardo Piglia habla sobre Borges.
Dice que los narradores se paran y explican
con todas las posibilidades del lenguaje:
mi habitación cada vez se parece más a una celda,
las cortinas abajo,
el aire quedo,
las botellas amontonándose en una mesa y en el piso.
Los libros abren la puerta;

La anatomía irreversible

Mis niños dormían en el cuarto con su madre. Seguramente mi mujer soñaba que yo regresaba a casa y que me metía debajo de las sábanas para dormir, acariciándola como acostumbraba casi todas las noches.

fb_img_1501947989339.jpg

El principio esperanza

El rumor de lluvia entraba por la ventana entreabierta, no incomodaba el sueño. Además del goteo incesante contra los cristales, el alféizar y la vegetación del jardín, no se escuchaba más que el tic tac del reloj de pared que avanzaba decidido, trémulo. Un grito ahogado de mujer interrumpió la madrugada.

El rumor de lluvia entraba por la ventana entreabierta, no incomodaba el sueño. Además del goteo incesante contra los cristales, el alféizar y la vegetación del jardín, no se escuchaba más que el tic tac del reloj de pared que avanzaba decidido, trémulo. Un grito ahogado de mujer interrumpió la madrugada.
—¿¡Carajo!.. qué es lo que pasa?—dijo Rober, sobresaltado, encendiendo la lampara cúbica de su mesa de noche y girando para verle la cara a su pareja.
Ella estaba sentada en la cama, desnuda de la cintura para arriba, el corazón todavía pulsaba rápidamente.

Duermevela

Oscilaba ese verano entre Madrid y Sevilla, a veces entre Madrid y Huelva, hice seis recorridos en autocar, cada uno de unas seis horas en promedio (aunque el primero duró siete), la distancia también era más o menos la misma, algo más que unos 600 kilómetros, esos viajes en bus, recorriendo llanuras áridas en el año 2014, a veces vuelven a mí en sueños, sobre todo cuando no puedo dormir, lo cual no es tan frecuente, pero sucede, claro, y entonces pienso en la ligera claustrofobia que sentía...

mala.jpg

Oscuridad mediante

Ahora que estoy sobrio dudo. La cara de Iris se me antoja difusa, inacabada. La estuve esperando anoche, aunque sabía que no iba a llegar, mucho menos que se le ocurriría llamarme.

I

Ahora que estoy sobrio dudo. La cara de Iris se me antoja difusa, inacabada. La estuve esperando anoche, aunque sabía que no iba a llegar, mucho menos que se le ocurriría llamarme.

Unbennant

No quedaba mucha luz en el cielo. La lluvia de verano tampoco hacía más fácil el tránsito. Brunet notó el incesante movimiento de los pájaros, se escondían algunos, otros parecían celebrar el tímido aguacero con alegre ambivalencia.

img_20170503_191437_671.jpg

Tú tan tranquila

—Ellos no están molestos por tener arcadas y haber llenado el piso con su cena, o no del todo—se acomoda su chaqueta de jeans María Piedad—, lo que les ha molestado fue lo que dijiste.

—El que habla pierde— dice Tina, sentada en uno de los cuatro sillones rojos. Revisa entre sus cosas, busca un cigarrillo de marihuana que esté, de milagro, en el fondo de su bolso.
—¿De qué demonios hablas? Roberto y Daniela te escucharon perfectamente—apunta María Piedad, mirando el jardín afantasmado, al fondo la ría se funde, apenas alumbrada, con el negro cielo.
—Bueno, pero una dice todo tipo de tonterías cuando está elevada—se acomoda sus gafas de sol, se quita el sombrero Tina—. Además, que les den por el culo a ambos. Para empezar no debieron decir que sí.

Se te ha vuelto costumbre

Los escuchas atentamente, detallando sus intenciones, tu pelo cobrizo recogido, pero en el pasillo, en nuestro momento, como casi siempre, miraste con todos tus sentidos hacia el corredor, se te ha vuelto costumbre cruzarte conmigo.

No me quedan sino unas cuantas formas,
la sombra de unos soles.
Soñé que despertaba para escribir nuestra historia,
el reflejo aún era nítido, el sueño claro y yo esbozaba esa vida en paralelo,
había dos testigos,
y la libreta en que escribía se dejaba pintar de palabras azules que nunca más recordaré.

He despertado sin una miserable línea escrita.
Conduje hacia tus ojos pequeños,
los tuyos apenas me miraron.
Intentabas seguir con la charla que sostenía, con desesperación, aquel chico árabe.

Últimamente tienes un séquito de muchachos que sólo miran hacia los dioses,

Solamente una fábrica

Es la caricia que no dimos y que vibra en el fondo de una frustración. Un eclipse de frío, una marejada de adioses. Es el tiempo.

Nada me gustaría más que tener tiempo de sobra para migrar hacia tu humanidad suave, hacia tus rojos santuarios.

He sabido lo que es el trabajo en una fábrica silente, la elegía de un planeta de creaciones inútiles.

No vivo un segundo sin alunizar entre los templos que otros construyeron.
Me he entregado a la deriva de unos brazos que han sabido besar y que han hecho que pierda la cuenta de mis recuerdos.

El vaivén ha cobrado lo que no hicimos, ha recorrido la piel de los trapecistas que éramos.

Nos abrió la puerta de una desventura que no lo era tanto.

No es una chica

Tenía puestas unas gafas de sol más oscuras que su conciencia. No quería que nadie viese que había llorado de felicidad.

Tenía puestas unas gafas de sol más oscuras que su conciencia.
No quería que nadie viese que había llorado de felicidad
llevando a su hijo al jardín.

Salió a fumar un cigarrillo
con los lentes aún puestos.
Revisaba sus mensajes,
eliminaba la mayoría.

Es una mujer delgada,
segura,
muy lejos de la chica incierta que sonreía como tonta para agradar hasta a la gente del correo.
No sé absolutamente nada de ella.
Tan sólo reconozco su nombre de tres palabras: Anna Maria Möller.

Nada admite, aunque nos hemos saludado.

El color del tiempo

A ellas las he visto posando sobre las blancas arenas del mediterráneo, acompañadas de amigas cuyas miradas son menos ingenuas.

Pregunto quiénes son los cabrones que abren las piernas de las dulces modelos que apenas nos miran.
Quiénes les rompen el corazón con mentiras abyectas.

A ellas las he visto posando sobre las blancas arenas del mediterráneo,
acompañadas de amigas cuyas miradas son menos ingenuas.

Quiénes son los miserables que ocupan el lugar de los que somos por defecto más contemplativos, más antiguos, y por ello menos inocentes.

Serán chicos de sus edades o corruptos mayores.
El azar cómplice las entrega en primeras experiencias irrelevantes, pero indelebles.

La calidez

— Deberías enamorarte, Fran. — Sí, me gustaría— dijo Fran, reprimiendo un suspiro—. ¿Pero de quién? — Pues de mí— apuntó Johana. Se habían conocido trabajando en la vieja revista que únicamente leían los jubilados cuyo principal objetivo era morir con honesta dignidad. Nunca se vieron como una pareja.

— Deberías enamorarte, Fran.
— Sí, me gustaría— dijo Fran, reprimiendo un suspiro—. ¿Pero de quién?
— Pues de mí— apuntó Johana.
Se habían conocido trabajando en la vieja revista que únicamente leían los jubilados cuyo principal objetivo era morir con honesta dignidad.
Nunca se vieron como una pareja.

La rueda de la fortuna

El desmoronamiento de un anciano; la fatalidad aliviante de las relaciones que se terminan; el detonador del acabose que está implícito en un acto creativo. Circunstancias que más o menos se descubren o localizan en la vida como cotidianas marcas de lo inevitable. Quirog creyó una tarde, hará ya cuatro años, dilucidar esta frágil impermanencia en el acto simple de servir una copa de vino. Lo recuerda. Cree que fue un domingo. Había llegado muy temprano al piso doce, mucho antes de que llegaran los otros dos invitados de Paula. El mediodía arremolinaba, en las afueras de la bahía, la arena ingrávida que tienen las ciudades costeras. Se había propuesto como una reunión privada, de cuatro personas, pero Alber Quirog, hombre tabernario y encanecido prematuramente, había llegado una hora y media antes, buscando la paciencia sexual de su anfitriona y quizá adivinando una caricia que ella había querido darle la noche anterior.

El desmoronamiento de un anciano; la fatalidad aliviante de las relaciones que se terminan; el detonador del acabose que está implícito en un acto creativo. Circunstancias que más o menos se descubren o localizan en la vida como cotidianas marcas de lo inevitable. Quirog creyó una tarde, hará ya cuatro años, dilucidar esta frágil impermanencia en el acto simple de servir una copa de vino. Lo recuerda. Cree que fue un domingo. Había llegado muy temprano al piso doce, mucho antes de que llegaran los otros dos invitados de Paula.

Veneno de toro

Javier del Toro fue el nombre mentado. No sé si existe, ni si se llama como he escuchado de sus labios. Se han conocido, me ha dicho, con traviesa mueca, en un festival de cine. Se besaron el primer día de algún estreno, entre turistas vestidos de blanco lino que usan sombreros más por moda que por necesidad. Todo esto me lo ha dicho con un tono natural, implacable, y yo me he ofuscado. Mi madre lo ha notado antes que yo, pero prefirió callar. A ese hombre creo haberlo visto en las pupilas de ella, en su herencia de blanca africana. Me vino una vez el reflejo de este tipo con una foto que Violante me envió. Aparecía ella mirando la cámara, vestía una blusa amarilla, mas había un ligero trasnocho en sus párpados. Aún no sé por qué me causa tanto desasosiego enterarme de estas cosas, mi buena memoria, otro veneno.

Javier del Toro fue el nombre mentado. No sé si existe, ni si se llama como he escuchado de sus labios. Se han conocido, me ha dicho, con traviesa mueca, en un festival de cine. Se besaron el primer día de algún estreno, entre turistas vestidos de blanco lino que usan sombreros más por moda que por necesidad. Todo esto me lo ha dicho con un tono natural, implacable, y yo me he ofuscado. Mi madre lo ha notado antes que yo, pero prefirió callar. A ese hombre creo haberlo visto en las pupilas de ella, en su herencia de blanca africana.

La casa del molino

Cansados como estaban, y llevando al pequeño ajustado en un asiento sobre un carrito de dos ruedas, decidieron parar un momento el recorrido a Loccum, y amamantar al chico que ya estaba bastante incómodo, puede que por el frío y la posición fija. Las bicicletas las pusieron junto a dos árboles de pino. Aunque Beate y Klaus estaban un poco exhaustos se encontraban de buen ánimo, el ejercicio cardiovascular seguro. Todos hablan de sus bondades.

img_20170403_170921.jpg

Cansados como estaban, y llevando al pequeño ajustado en un asiento sobre un carrito de dos ruedas, decidieron parar un momento el recorrido a Loccum, y amamantar al chico que ya estaba bastante incómodo, puede que por el frío y la posición fija. Las bicicletas las pusieron junto a dos árboles de pino. Aunque Beate y Klaus estaban un poco exhaustos se encontraban de buen ánimo, el ejercicio cardiovascular seguro. Todos hablan de sus bondades.

Angelika

El arte repite a la vida misma. Toda obra reproduce el comportamiento humano, nos aproxima a lo que somos. Angelika va conjeturando estas frases mientras se acerca a las puertas de cristal del cine.

deriva.jpg

El arte repite a la vida misma. Toda obra reproduce el comportamiento humano, nos aproxima a lo que somos. Angelika va conjeturando estas frases mientras se acerca a las puertas de cristal del cine.

Dentro están unas cuarenta personas haciendo fila para comprar las entradas, miran en tres grandes pantallas, emplazadas encima de las taquillas, los avances de las películas de la semana. Otros suspiran comprando comida y refrescos, o esperando a algún ausente.

Blogger

Imagen de apsinuco

Periodista y escritor colombiano.
Participante del Pen Club Colombia de Escritores. Trabajó durante ocho años como editor y periodista en el periódico El Universal, de Cartagena de Indias. Además desarrolló el programa de UdeC Radio 'Trovadores' de la Universidad de Cartagena, musical especializado del cual es director y realizador. Fue ponente en 2015 de la Tercera Edición de la Conferencia Internacional de la Ética en la Comunicación, de Sevilla, España, con la comunicación escrita titulada 'El concepto de la ética en la obra de Gabriel García Márquez'. Trabajó en 2014 como Asesor de Prensa en la Universidad Internacional de Andalucía (UNÍA), de España.
Tiene un diplomado en Formación Pedagógica de la Universidad de Cartagena, institución de la cual es egresado del programa de Comunicación Social y Periodismo. Actualmente reside en Alemania, país del cual estudia su idioma, literatura y cultura.