Cartagena de indias - Colombia
Lunes 18 Diciembre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

Nunca morimos de viejos

Tan fácil como cerrar el cuarto. Doblar el periódico. Quitarse las gafas luego de un tibio masaje en las sienes. Echarse suavemente en la cama y esperar. Esperar lo imprevisible que sin embargo se anuncia un par de segundos antes de que ocurre.
La calefacción se apagó de repente cuando Kallum abrió los ojos. De una parte se sintió aliviado de que el ruido del pequeño motor dejara de quebrar el silencio de su habitación de alquiler; pero ello también significaba el enmudecimiento de la que había sido su única compañía. Desplegaba sus alas el diciembre recio.
Tres horas estuvo tendido con los ojos cerrados, despierto, evadiendo, con recuerdos y escenas y palabras, la barrera obscura de sus párpados, último límite entre George Kallum y la ciudad invernal que se bifurcaba allá afuera entre calles y puentes de naturalezas comunes, como lo era también la pensión en la que se hallaba. Nunca —decía— había sido un cobarde, muchísimo menos ahora que contaba con sesentaypocos tacos de calendario, salvo que algo le iba creciendo en el estómago parecido a una de certeza, lo que otros llaman corazonada: la indudable noción de la víspera de la muerte.
Por dignidad, sobre todo. Por no compartir con su familia la vergüenza impresentable de morirse en casa; Kallum había preferido salir la mañana de Navidad en puntas de pie de su cómoda alcoba. Virginia creyó, en sueños, que era el gato quien bajaba las escaleras de mármol. Se abrigó lo mejor que pudo. Al menos no iba a ser el frío el agente de su defunción. Dos chaquetas, el chal azul alrededor del ajado cuello y guantes impermeables. Encendió el auto y salió con suma paciencia del garaje. Había señales de peligro en las vías. Alertaban de posibles ventiscas, deslizamientos, calles congeladas, en suma. Kallum conducía a 60 kilómetros por hora, diez kilómetros más de lo recomendable en nevadas. Entonces llegó a Bielefeld. Detuvo el auto en el primer parqueadero que se anunció con el verde neón de un letrero de mal gusto. Supo de pronto que no volvería a necesitar el auto, pero tomó el ticket de la máquina automática que registraba el ingreso de su vehículo. Es lo que hace la gente que piensa que no va a morir, dijo en voz alta.
Caminó por las aceras viendo las vitrinas aún apagadas. Los empleados apenas se tomaban el primer café de la mañana. Aseaban las tiendas entre la modorra de la rutina. Geroge Kallum se paró frente al negocio de instrumentos musicales para ver los clarinetes. Brillaban incluso huérfanos de la luz de las bombillas del aparador. Nunca se atrevió a comprar uno. Alejó el deseo pueril de su cabeza repitiéndose la frase: “la nostalgia ya no es lo que era”. A menudo, como si se tratase de un conjuro, la frase le sonsacaba al menos una sonrisa.
En el reflejo del mostrador vio que un hombre se acercaba con prisa. Aquel sujeto vestía una larga gabardina gris. Un sombrero Player del mismo tono. Era evidente que recién había encendido un puro.
—Es un poco temprano, incluso para ti, George.
—Mira qué casualidad—dijo Kallum, dejando escapar el aire de media sonrisa—, lo mismo iba a decirte, Mick.
—¿Y bien?—abrió los brazos como para asustar a un oso.
Se abrazaron con fuerza. Kallum notó que Mick Schellong estaba más frío que él. No se habían visto hacía tres años. Justo antes de que Mick partiera a resolver una de sus misiones.
—¿A qué vienes a Bielefeld?—preguntó Mick detrás de una voluta de humo denso.
—A lo mismo que tú, supongo.
—Pues supones mal. Yo he venido a comprarle un tigre de juguete a mi nieto.
—Yo he venido a morir—apuntó no tan impasible, George Kallum.
—Te hubieras podido conseguir un lugar mejor...—tosió tres veces, como quien festeja una muy buena broma.
—Tengo que irme, Mick.
—¿Dónde estarás?
—He hecho todos los preparativos—serio, Kallum le sostenía la mirada—. Ya sabes, que no quiero molestar a Virginia con arreglos de última hora.
—¿Y cómo sabes que hoy es el dichoso día?
—Adiós, Mick.
George Kallum se alejó con paso firme. Entró a la pensión que había buscado por internet la noche anterior y pidió una cama sencilla, la peor habitación del lugar. Como recepcionista lo había atendido una chica de cabello castaño de unos diecisiete que masticaba abominablemente una goma de mascar. Tenía un par de cintas en el pelo, tres granos en sus mejillas, la blusa empezaba a ceñir unos senos incipientes de lolita. Reflejaba sin disimulo su estatus social.
—¿Necesita usted algo?
—No, gracias.
—¿Está usted seguro?
Kallum la miró con atención. La chiquilla tenía los labios carmesí, seguramente de un pintalabios ordinario, el gesto infantil. Sostenía, con sus dedos de uñas mal arregladas, la llave del cuarto. El violeta de la llave fue lo único que le pareció simpático de aquella escena a Kallum.
—¿Hace cuánto trabajas aquí?
—Lo suficiente.
—¿Lo suficiente para qué?—indagó, encubriendo su fastidio.
—Pues, señor... Lo necesario para saber que este día su esposa se va a quedar viuda.
—Avísame cuando él venga. O mejor no.
Subió las escaleras de la primera planta. Entró al cuarto, olía a hollín mezclado con naftalina, la decoración era rustica, sin gracia en general. Se echó en la cama sin abrir los ojos hasta que el sonido de la calefacción le anunció que ya era hora. Se había cortado la electricidad en toda la pensión. Señal de que habían cerrado el negocio, al menos hasta Noche Vieja. Kallum se levantó del lecho. Si la muerte lo iba a sorprender ese día era mejor mirarla a los ojos, con la frente en alto. A través de las cortinas pálidas de la ventana podía ver a lo lejos el tranvía con unos pocos tripulantes, más allá la universidad con su campus, ahora, de hielo, y como marco, encerrando la imagen, los pinos, cedros y robles nevados en el horizonte.
Llamaron a la puerta de su cuarto. Una llave del lado exterior abrió la cerradura.
—He venido sin armas.
—Tampoco hace falta—le contestó, Mick Schellong, alcanzándole la suya a Kallum.
La Browning de calibre 9 mm era casi tan vieja como el par de hombres que pronto entrarían en la senectud.
—Me ha caído muy bien la chica de la recepción.
—Es nueva, pero diligente. ¿Por qué has rechazado su compañía?
—Acabemos con esto de una buena vez, Mick.
Kallum tomó la pistola. Observó que había una sola bala en la recamara. Se rascó la ceja con un nudillo del dedo índice.
—Los asesinos nunca morimos de viejos.

Blogs:
Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de apsinuco

Periodista y escritor colombiano.
Participante del Pen Club Colombia de Escritores. Trabajó durante ocho años como editor y periodista en el periódico El Universal, de Cartagena de Indias. Además desarrolló el programa de UdeC Radio 'Trovadores' de la Universidad de Cartagena, musical especializado del cual es director y realizador. Fue ponente en 2015 de la Tercera Edición de la Conferencia Internacional de la Ética en la Comunicación, de Sevilla, España, con la comunicación escrita titulada 'El concepto de la ética en la obra de Gabriel García Márquez'. Trabajó en 2014 como Asesor de Prensa en la Universidad Internacional de Andalucía (UNÍA), de España.
Tiene un diplomado en Formación Pedagógica de la Universidad de Cartagena, institución de la cual es egresado del programa de Comunicación Social y Periodismo. Actualmente reside en Alemania, país del cual estudia su idioma, literatura y cultura.