El Cuervo

26/08/2012 - 11:59

The Raven, dirigida por Asger Leth y protagonizada por John Cusack, es una fantasía sobre los últimos días del autor norteamericano, un thriller que se inspiró en la obra literaria de Poe y en las especulaciones que han rodeado su muerte.
Según la película en sus últimos días Poe era una caricatura del él mismo, estaba en bancarrota, se había dedicado con pasión al alcohol y la inspiración le era esquiva. En una de las escenas entra a un bar y esperando conseguir un trago recurre al gastado truco de “Usted no sabe quién soy yo”. Ofrece invitar la bebida al que sea capaz de completar uno de sus versos. Solo lo hace un británico. Poe en ciertas esferas es un desconocido un borracho más que hará cualquier cosa por un trago.
Pero en la alta sociedad de Baltimore, entre las damas de alcurnia, Poe era reconocido y reverenciado.
La inspiración del autor cobra nuevas fuerzas cuando se inician una serie de asesinatos que recrean algunas de sus historias y secuestran a la mujer con la que se iba a casar.
El asesino/imitador instiga a Poe para que escriba sobre los hechos y sea él quien le dé final a la historia y al secuestro a través de una serie de pistas que van dejando más muertes a su paso.
El Poe de The Raven narra esas experiencias con una descarnada soltura pero muy lejos de los sentimientos, de la rabia, impotencia o culpa que podrían generar en el personaje, están en la película pero mencionados literalmente en los diálogos sin ningún soporte en la interpretación.
La película intenta mantener el aura melancólica, surreal y visceral presentes en las creaciones de Poe pero no llega a reflejar la oscuridad de donde surgen sus obras.
The Reven se queda en la oscuridad atmosférica recurriendo a lugares comunes: la neblina, la lluvia, la nieve, la noche pero la oscuridad del personaje, de Poe, no está.
Jonh Cusack es un Poe cínico, más cercano a un curioso Sherlock Holmes que un atribulado poeta, el único personaje que parece lleno de vida y pasión es el inspector Fields.
El misterio, que es supuestamente el fuerte de la película, también se queda corto. Salvo algunas mínimas excepciones la trama es plana y el final predecible.
The Raven es solo un pálido y superficial reflejo gris de la profundidad de la obra de Edgar Allan Poe que irónicamente fue precursora del género investigativo y policial.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR