Los idus de marzo

13/01/2012 - 07:16

Cuídate de los idus de marzo -le advertía al poderoso Julio Cesar un adivino poco antes de ser asesinado por miembros del senado-. Los idus de marzo o 15 de marzo era un día de buenos augurios en el calendario romano que irónicamente pasó a la historia como la fecha en la que murió Julio Cesar.

Muy poco ha cambiado desde el Cesar hasta ahora, los hilos que mueven los intereses políticos pueden ser invisibles hasta para sus protagonistas, como lo muestra George Clooney en la película dirigida, producida y coprotagonizada por él, inspirada en ese consejo ignorado hace siglos: ¡Cuídate de los idus de marzo!
La trama está llena de secretos que involucran a todos los personajes y que ponen a tambalear una candidatura presidencial que en la superficie parece ser la más honesta, la más prometedora, con un líder carismático representado por Clooney (perfecto para el papel), omnipresente entre sus subalternos y poderos (pero accesible) cuando está con ellos.
Un gran árbol bajo el cual se cobija toda una variedad de personajes interpretados por un elenco de lujo que en esta película brillan tenuemente.
Ryan Gosling (con Photoshop o sin él es perfecto) interpreta al idealista Stephen Meyers, el joven director de comunicaciones de la campaña a la presidencia del gobernador Mike Morris (Clooney). Meyers comete el pecado más condenable en la política norteamericana desde el escándalo de Bill Clinton, se acuesta con una pasante, estando en esas descubre un secreto que puede costarle a su jefe llegar a la casa blanca.
“You can lie, you can cheat, you can start a war, you can bankrupt the country, but you can't fuck
the interns. They get you for that”.
Meyers cubre los rastros de la metida de pata del candidato al tiempo que el jefe de campaña Paul Zara (Philip Seymour Hoffman ganador del Oscar con Capote) y el gobernador Morris deciden despedirlo al enterarse que Meyers se reunió con el representante del candidato opositor Tom Duffi (Paul Giamatti) alegando que ya no pueden confiar en él. Su fidelidad había sido puesta a prueba y había fallado.
El idealista se derrumba y en su lugar surge el político que recurre al chantaje para alcanzar sus propias metas.
Los idus de marzo trata del juego de los egos de personajes que se creen invencibles, ya sea por estar en la cabeza de la cadena alimenticia de la política, por cobijarse bajo la sombra de un poderoso, por conocer las debilidades de su contrincante o por poseer la información que pondrá en evidencia el juego de todos.
La historia no está muy lejos de la realidad, esa misma dinámica se repite a escala microscópica en la alcaldía más paupérrima de este país (o de cualquiera del tercer mundo) y a gran escala en las grandes potencias mundiales, solo recuerden el caso de Dominique Strauss- Kahn.
No es una película memorable, creo que ni llegará las salas de cine de Cartagena, pero la actuación de Ryan Gosling y la dirección de George Clooney figuran entre las nominaciones de este año de los Golden Globes.
Si quieren enredos políticos que atrapan de principio a fin les recomiendo ver All the president’s men (1976); Lions for lambs (2007), Nixon vs Frost (2008) y Too big to fail (2011).


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR