Olímpicos cinematográficos

12/08/2012 - 22:14

No se guardaron nada y casi que no dejaron a nadie por fuera, hasta la Reina Isabel participó en la puesta en escena que durante la inauguración mostró la evolución de Inglaterra desde la Industrialización hasta la actualidad, una época que ha estado marcada por el surgimiento y el auge de la industria del entretenimiento.
La música, la moda, el cine y sobre todo los avances tecnológicos utilizados durante las trasmisiones se aprovecharon al máximo en estos Juegos Olímpicos y todo empezó para los espectadores del mundo con la atmosfera creada por Danny Boyle en la inauguración.
Siempre me ha gustado de sus películas que la música se vuelve un complemento que potencializa las imágenes. En Trainspoitting (1996), La Playa (2000), Slumdog millionaire (2008), y 127 Horas (2010), las bandas sonoras tienen un papel protagónico y esa capacidad de darle vida, sentimientos y calidad a la composición visual a través de la música fue lo que se vio en la ceremonia.
Las opciones musicales sobraban. Desde los Beatles hasta Muse y toda la variedad musical que ha producido la isla en las últimas décadas: recurrió a los chicos malos de Rolling Stones, The Clash y Sex Pistols; a los representantes del glam rock David Bowie y Queen con el inmortal Fredy Mercury; al pop rock de los noventa de The Verve, Blur, Oasis y Radiohead; a los sonidos electrónicos de The Chemicals Brothers, Prodigy y New Order; a los más recientes de Coldplay, Franz Ferdinand, Adele y Amy Winehouse y a los grandes clásicos Led Zeppelin y Pink Floyd.
Una banda sonora de lujo que difícilmente será superada en ceremonias similares conjugando talento nacional y reconocimiento internacional.
Tampoco dejó por fuera los guiños al cine inglés, James Bond escoltó a la Reina Isabel hasta el estadio, el mismo David Beckham llevó la antorcha olímpica un tramo al mejor estilo del famoso espía; Mr. Bean hacia parte de la sinfónica que interpretaba la hermosa composición de Evangelis para la película Carrozas de fuego (1981) y que luego sonaría en todas las Victory Ceremony cuando los atletas recibían sus medallas.
La ceremonia de clausura bajo la dirección del ex bailarín Kim Gavin no fue menos espectacular, presentaciones en vivo de los artistas y grupos más reconocidos de Gran Bretaña de todos los tiempos: The Who, George Michel, Annie Lenox, Spice Girls, Pink Floyd, Oasis, Fat Boy Slim, Pet Shop Boys; homenajes a John Lennon y a Freddy Mercury; coreografías acompañadas por juegos de luces que convertían el estadio en una gigantesca pantalla y hasta las modelos Kate Moss y Noami Cambell atendieron la invitación para despedir los Juegos Olímpicos más mediáticos de la historia.
Una producción que sin escatimar recursos fue pensada para la transmisión mundial y para dejar registro desde todos los ángulos posibles de cada momento experimentado por los deportistas durante las competencias.
Quedan las imágenes con los instantes de gloria y de frustración; las medallas en las manos de los mejores y la convicción en el espectador que Inglaterra es la cuna de la cultura pop.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR