“Lo que está bien... está mal”  es una expresión contradictoria con la que me identifico, pues la utilizo para calificar las paradojas de la vida cotidiana.