Cartagena de indias - Colombia
Domingo 22 Enero de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

Opinión efímera

El pensamiento es un dialogo profundo con uno mismo.

La posibilidad del NO

Aterrizando al plebiscito que se viene el próximo 2 de octubre es concerniente visualizar el contexto que significaría una hipotética victoria del NO en las urnas del acuerdo de paz con las FARC.

El gobierno se ha pronunciado en continuas ocasiones manifestando que no tienen un plan B en caso de una victoria del NO en las urnas, dicha afirmación tiene fundamento en el entendido que sí fracasa en las urnas el acuerdo, el presidente Santos perdería todo su capital político, pierde legitimidad frente al país que lo eligió y la comunidad internacional. No se ha contemplado la posibilidad de renegociación, y en caso de hacerlo aparecerían los interrogantes de ¿Qué puntos se renegociarían? , ¿Quiénes serían los nuevos negociadores de ambos bandos?

La inminente paz

Nunca antes se había estado tan cerca de la anhelada paz con el grupo guerrillero de las FARC.

En mayo del presente año hice publico mi primer texto de opinión a este medio relacionado con el proceso de paz y la peor crisis que sufría el mismo en aquél momento con el asesinato de los 11 militares en el cauca a manos del grupo terrorista de las FARC, ese episodio negro para el país que terminó por acabar la poca confianza que se le había dado a los acuerdos hasta el momento debido a la bipolaridad de este grupo guerrillero donde anunciaba adelantos en la Habana pero arreciaba atentados en las ciudades y municipios del país.

La educación y el proceso de paz.

Un proceso de paz inverosímil, una educación básica en paro indefinido.

El presidente Santos con su bandera de la paz que lo llevó a reelegirse a base de mermelada hoy ve como el país cada día pierde la confianza en el tan mencionado proceso de paz que parece ir en dirección contraria a lo que la sociedad realmente quiere.

La viveza del colombiano

¿Cuantas veces usted ha escuchado y sacado pecho cuando se habla de la supuesta malicia indígena del colombiano?

Desde que estamos pequeños crecemos con ese adagio de nuestros mayores donde nos inculcan que “hay que ser avispado”; hemos malinterpretado esta frase para beneficio propio, el colombiano promedio a todo quiere sacarle -tajada- como decimos en la costa comúnmente a esa habilidad con la que nacemos para querer todo por la vía fácil y sacarle plata.

Blogger

Imagen de JMauroG

Derecho y ciencias políticas Universidad Autónoma. Twitter: @Jmauroguerrero

Últimos comentarios

JMauroG

Querido lector, abierto el espacio para comentarios.

La educación y el proceso de paz.
JMauroG

Gracias por leer.

La viveza del colombiano