100 Razones para votar SI en el Plebiscito

29/09/2016 - 14:09

Hoy dos días después de haber presenciado la firma del Acuerdo de Paz, entre la guerrilla de las Farc y el gobierno de turno, no queda más sino que darle gracias a Dios, a nuestro Dios de la Paz, por tan importante acontecimiento, que deja el beneplácito en el alma de los pacifistas quienes somos más de 43.9 de los 44 millones de personas que habitamos esta Nueva Colombia que nació en una tarde lluviosa en la heroica Cartagena.
Si bien es cierto, que el camino hacia la paz estable y duradera es una senda tortuosa, como lo reconocen miles de colombianos, también lo es el hecho que esta anhelada paz, solo se consigue con la JUSTICIA SOCIAL que significa la equidad, la dignidad la inclusión, el Desarrollo Humano sostenible y en general la superación de las lacras que hoy oprimen al pueblo colombiano, lo cual es el compromiso sagrado de los gobernantes del país, desde el Corregidor del más humilde de los corregimientos, pasando por las alcaldías, gobernaciones, altos tribunales, fuerzas armadas en su conjunto y el gobierno, encabezado por el presidente.
A ello hay que sumar la movilización social de las comunidades, en su lucha perenne por los derechos humanos, por una vida digna y su férrea voluntad por la convivencia armónica y de oídos sordos a algunos jinetes del apocalipsis que desde el senado de Colombia, desde los altos cargos de poder que hoy ocupan y ayer ocuparon, desde algunos medios infames de comunicación y desde distintas esferas y posiciones de la vida nacional, pretenden seguir cabalgando con impunidad, dejando su estela de hambre, guerra y muerte.
Por ello hoy este, 26 de septiembre cuando la vida cobró nuevas esperanzas, cuando las mayorías de Colombia estamos dando nuevas oportunidades para que la VIDA SIGA VIVA EN NUESTRO PAÍS, no hay sino que reconocer que existen más de CIEN RAZONES PARA VOTAR SI EN EL PLEBISCITO DE ESTE PRÓXIMO 2 DE OCTUBRE.
Por el contrario a lo anterior, entre los humildes de Colombia no existe en esta vida, razón alguna para votar no, opción reservada sólo para quienes detentan el poder y que en nuestro caso no superan el 5% de la población del país, descontando, incluso, de este, miles de personas del porcentaje referenciado, conformado por los miembros del gobierno, sus simpatizantes y familiares y por todos aquellos que saborean las mieles del poder del gobierno actual, marginando las mayoría populares y las clases medias, los sectores oprimidos de nuestra sociedad.
Por ello, aunque parezca inverosímil y exagerado, no lo es reiterar que existen esas cien razones para votar SI pero que por cuestiones del ejercicio periodístico me limito a enunciar solo más de un cuarto de estas.
las restantes razones las podemos hallar en nuestra convivencia diaria , en el alma de nosotros quienes seguimos a Cristo sin estar matriculados con las tesis de los papas (exceptuando a San Pedro apóstol y Francisco) , las de Lutero o Calvino, respetables por cierto, aunque para des fortuna de sus seguidores, muchos de sus líderes contemporáneos las han desvirtuado y llevado hasta el fanatismo ,el lucro personal y el engaño a los incautos.
Son, a mi manera de ver estas las 30 de las 100 razones que tenemos los colombianos PARA VOTAR SI EN EL PLEBISCITO:
1. La desmovilización de más de 13.000 insurgentes quienes en su gran mayoría cometieron las atrocidades hoy por todos conocidas, comprometidos hoy a no repetirlas.
2. El regreso de los insurgentes a la vida civil, lo cual fortalece la democracia nuestra que necesita convertirse realmente en un gobierno del pueblo y deje de estar al servicio de las élites históricamente opresoras en nuestra nación.
3. Poner fin a la guerra fratricida que nos acaba la vida desde cuando los conquistadores venidos de España el año 1503, empezaron a masacrar y secuestrar indígenas, aquí en nuestra Isla Tierrabomba, la Carex de los Caribes.
4. Acabar los ataques a la población civil y con ello salvar la vida de miles de niños niñas, y adultos, ajenos al conflicto.
5. Disminuir de manera ostensible el narcotráfico, causal estratégico y poderoso de la violencia nacional en sus múltiples manifestaciones.
6. Cesar los ataques a los oleoductos y con ello preservar la biodiversidad nacional.
7. Fortalecer el tipo de democracia predominante en Colombia.
8. Poner fin al conflicto bélico más extenso en el tiempo, en el hemisferio occidental de la Tierra.
9. Disminuir el presupuesto nacional dedicado a la guerra.
10. Aumentar la inversión nacional en educación, salud, vivienda, agua potable y medio ambiente.
11. Disminuir la minería ilegal y con ello la destrucción de los recursos de la naturaleza viva y el ambiente.
12. Disminución de los secuestros.
13. Disminución de los desplazados del campo, del aumento de las invasiones y de los cinturones de miseria de los centros urbanos.
14. Regreso de gran parte de los desplazados a sus tierras de origen
15. Reforma agraria integral, procurando dar vida digna al campesinado y construir un campo de, hombres y mujeres que laboran asociados en cooperativas, de pequeños y medianos productores, eliminando el latifundio improductivo, y dando oportunidades a la gran agroindustria, que maneje índices humanos, éticos y razonables de rentabilidad y produzca riquezas para todos sus trabajadores.
16. El Fin a la participación de niños y niñas en la guerra.
17. Fin a los falsos positivos.
18. Finalización de la muerte de nuestros jóvenes pertenecientes alos tres y más bandos en conflictos.
19. Desminación de los territorios afectados con los minas antipersonas.
20. Disminución de la extorsión.
21. Disminución ostensible de los secuestros.
22. Reparación a las víctimas.
23. Reparación, justicia, verdad y no repetición de las atrocidades cometidas.
24. Demostrar a los contradictores, quienes tienen todo el derecho a serlo, y a los enemigos acérrimos de la paz, que no poseen derecho alguno para oponerse al bien de las mayorías y la convivencia pacífica, que están equivocados.
25. Nacimiento de un nuevo partido democrático que ha de defender los intereses populares.
26. Reconstrucción del tejido social humano de nuestras comunidades, de manera especial, de las rurales y las marginadas de las ciudades.
27. Fortalecimiento de la economía nacional, el cual debe reflejarse en la baja de los precios de los artículos de primera necesidad garantes de la seguridad alimentaria.
28. Colocar a Colombia como ejemplo mundial de reconciliación ante aquellos países que hoy en Asia, Europa y África están en guerra fratricida.
29. Agradecer a un grupo de países amigos que brindaron su apoyo solidario a nuestras tan difíciles situaciones.
30. Celebrar la llegada del arrepentimiento de quienes , en todos los bandos en conflicto, cometieron los gravísimos errores ya conocidos y del tiempo del perdón hacia aquellos que de diferentes formas han dejado huellas de dolor en el alma de millones de nosotros los colombianos.
Ahora, cuando estamos en el tiempo del arrepentimiento, del perdón y del acuerdo para hacer un proceso de paz duradero, y Dios quiera que permanente, solo queda la opción de llamar a la sensatez a quienes tienen cerradas las puertas del alma a la reconciliación y a las posibilidades de poner en marcha la justicia social para que las abran hacia el bien de todos los colombianos.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR