Cheo Feliciano: De Rumba con Amor Por el Caribe: Parte final

01/11/2013 - 18:22

Cheo Feliciano: Parte Final: De Rumba Con Amor Por el Caribe.
Fue en 1985, cuando Cheo, llegó a Barranquilla a cantar en el Teatro Municipal Amira de la Rosa, haciendo una presentación fabulosa esa noche cautivando a los centenares de amantes de la salsa allí presentes.
En ese mismo momento forjé en mi mente una imaginaria gira por el Caribe colombiano, acompañado por Cheo interpretando las canciones más sentidas, esas que llegan al alma de los salseros caribeños, enamorados de la música, del patrimonio de la región y de una hermosa colombiana.
El Amira de la Rosa, por su estructura, por su estética, es el sitio ideal para dar rienda suelta al romanticismo, a aquellas evocaciones que deleitan el espíritu y “hacen soltar” los endorfinas, las hormonas de la felicidad producto del placer de las experiencias vividas.
La felicidad en el alma, esa fue la emoción más grande que viví esa noche : tenía más de 10 años que no asistir al teatro de mi segunda patria chica mi Barranquilla, largos ratos que no disfrutaba de la música de Cheo y de no ver tantas barranquilleras hermosas reunidas en un sólo lugar, salvo en los días de carnaval.
En pocas palabras, era el momento preciso para volver a recordar a aquellos amores de estudiante, cargados de romance y pasión, y de verdad que lo hice con furor y afán, mientras los músicos se preparaban para intervenir, así comencé a rememorar los tiempos idos y entonces evoqué que:

Durante mis estudios superiores en la U. del Atlántico hubo en mi vida la connotación especial de tener novias del interior del país: una antioqueña, una bogotana y otra vallecaucana, más exactamente de Cali, del cielo la sucursal , tal como lo canta el grupo Niche
Con la caleña, destacada por su hermoso cuerpo, las relaciones fueron de corta duración al tener que ausentarse a estudiar en la U del Valle de la cual venía trasladada hacía poco tiempo y el amor se lo llevaron, de manera increíble, rio arriba las aguas del Magdalena hasta depositarlo en las aguas del Cauca, allá en su propia región .
Con la Bogotana viví el tiempo que dura el amor de una cumbiambera, enamorado de su cara bonita y su cutis de seda y sonrosado, pero fría en muchas situaciones de la vida real, cuya historia no se puede contar, y por que los hombres de verdad, verdad, nunca hablamos mal de las mujeres bajo ninguna circunstancia. u ocasión.
A la paisa siempre la amé durante mis estudios del año 1973, con ese calor del amor de verano, costeño, siempre “tragao” de su cuerpo, de su alma de su cara, de sus caricias, de su cabello castaño suelto, de su piel trigueña, de su pasión y de su ser cariñoso que tanto bien le hacía a mi alma juvenil en ese entonces, en la primera mitad de los años setenta.
Tanto la amé, que hoy pienso que nuestros amores sirvieron de inspiración futurista a Peter Manjarrés para componer , una de las canciones que durante los años 2011 y 2012 lo haría famoso con estas notas que dicen así:
… estoy “enamorado” “tragao” de ti,
de tu mirada encantadora,
de un no sé que me emociona
que me vuelve loco.
Estoy” enamorao” , “tragao” de ti
Sabroso es que vivo yo ahora,
con la mujer que me emociona ,
que me vuelve loco…
Sin embargo, la vida y el destino trazan a veces el camino menos deseado y los amores bonitos, los bailes con música romántica y salsa se desvanecieron …la distancia se encargó de separarnos, pero siempre la llama del afecto , de la pasión y del sentimiento amoroso, se mantuvo encendida, jamás se apagó.
Pero la buena suerte siempre me ha acompañado y 12 años después me la encontré en el concierto de Cheo, y allí en el Amira de la Rosa, cuando el cantante pidió un espontaneo que cantara con su grupo la canción favorita por él grabada, fui yo el primero en subir al escenario y junto con el hijo de puerto Rico le cante este bolerazo :
Amada mía,
Grata sorpresa la que me has dado,
Yo necesitaba un amor,
Y me has enamorado.
Amada mía ,
Eres más de lo esperado
Dulce mujer que había soñado,
Yo soy todo de ti,
Amada mía ,
Reina de luz y esperanza,
Tienes el don de dar la calma,
Es que eres el amor…
La canción logró renovar nuestros amores; terminado el evento salimos, a amarnos con pasión a orillas del Magdalena y bajo la luna barranquillera, esa a la que canta Estercita forero, a decirnos” cositas bonitas” de esas que cantan los mexicanos José Alfredo Jiménez y Pedro Infante en “Deja que Salga La Luna”…
Deja que salga la luna,
deja que se meta el sol,
Deja que caiga la noche,
Para que empiece nuestro amor.
Deja que las estrellitas
me llenen de inspiración,
para decirte cositas muy bonitas, corazón
Después de ascender a la Sierra Nevada de Santa Marta y luego de renovar nuestro amor por 40 años más ante un Mamo amigo de los indios Kogis descendimos hasta las playas encantadas de “Arrecife” y allí en un sitio maravilloso escuchamos de nuevo a Cheo Feliciano interpretando a Anacaona:
Anacaona, india de raza cautiva,
Anacaona de la región primitiva…
Anacaona oí tu voz cuando lloró, cuando gimió
Anacaona oí la voz de tu angustiado corazón
Tu libertad nunca llegó…
Este coro poco extenso me despertó la atención:
Anacaona,
Areito de Anacaona…
Pero india que muere llorando,
muere pero no perdona, no.
Entonces pensé que este areito de Anacaona, era el mismo de mis abuelos Caribes de Turbaco y Calamarí ( hoy Cartagena de Indias), a través del cual los ancianos de la tribu le enseñaban a los menores las tradiciones , costumbres y la cultura en general del poblado mediante cantos y rondas.
De igual manera, con el amor de mi vida a mi lado, en medio de la bruma formada por las olas blancas y por el vapor de agua que subía en torno a los peñascos gigantes del parque Tayrona, le conté la historia de Anacaona, que aprendí bien hoy por wikipedia:
Anacaona fue una cacica taína que vivió en República Dominicana durante los años 1474 y 1503, cuando fue asesinada mediante ahorcamiento por las huestes del conquistador español Nicolás de Ovando.
De inmediato comparé a la heroína de Quisqueya,con la India Catalina de Cartagena cuyas vidas transcurrieron en sentido contrario pues mientras Anacaona murió luchando por la libertad de su pueblo, La india Catalina , secuestrada en Galerazamba en 1508 por Diego de Nicuesa y llevada a Santo Domingo, al ser educada en esta ciudad bajo la cultura de los chapetones, perdió su alma indígena y vivió para servir a la causa de ellos al lado de Pedro de Heredia, quien la convirtió en “india lengua” ( intérprete ) y cuyas huestes destruyeron nuestros pueblos caribes del denominado Bolívar Grande.
Le aclaré a la paisa que Catalina, nunca fue amante de Heredia, pues contrajo matrimonio con Alonso Montañez, un sobrino de aquel, en el año 1544 aproximadamente, cuando se produjo el primer ataque pirático a Cartagena , Por el francés Roberto Baal , quien obligó al gobernador Heredia a refugirse en las cercanías de la ciudad.
Finalmente le conté mis sueños” patrióticos” y le dije que cuando sea alcalde de Cartagena quitaré las estatuas de Cristóbal Colón en la Plaza de la Aduana, la de Pedro de Heredia , en la Plaza de Los Coches ,y la de la India Catalina, en el antiguo Puerto Duro, hoy Puerto Chambacú y las trasladaré al museo histórico como símbolos de la infamia contra nuestra gente pues es indigno para un pueblo rendir culto a sus opresores y verdugos!
Allí, en las playas de Arrecife, continuamos viviendo un bonito amor y escuchando las canciones del puertorriqueño…y pasaron por nuestros sentidos y nuestras almas diversas canciones de Cheo con la Fania All Starts, entre las que recuerdo a:
Esto es el Guaguancó,
Lamento Guajiro,
El ratón
Así soy yo…
y otras largas de recordar…
Hoy en nuestras vidas el amor transcurre como un pecado mental y Cheo Feliciano libra , como escribí con anterioridad, la segunda batalla más dura de su vida contra una agresiva enfermedad, la cual no le resta fuerzas para grabar con el panameño Rubén Blades el álbum : Eba Say Ajá, el cual contiene canciones muy interesantes para escuchar y compartir, las cuales recomiendo a uds, amig@s lectores al igual que elevar oraciones a nuestro Dios por la salud de Cheo, cuya música ha llenado de goce y felicidad a millones de caribeños y demás ciudadanos del planeta azul.
Ah! , recuerdo para terminar que revisando mi vieja colección de discos de acetato me encontré con las canciones de Joe Arroyo acompañado en el coro por el guachi Meléndez, verdaderos tesoros culturales; sobre mi amistad y encuentros con ellos versa mi próxima entrega, sólo para amantes de este género musical, que desean evocar el pentagrama de su vida, aunque advierto que la nota no es apta para sabiondos de esos que tanto abundan en la heroica ciudad


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR