Cartagena de indias - Colombia
Domingo 17 Diciembre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

De la Zona Insular a la Costera: Exclusión y Miseria por doquiera

DE LA ZONA INSULAR A LA ZONA COSTERA: EXCLUSIÓN Y  MISERIA POR DOQUIERA.

Desde los años 60 del siglo pasado, debido a la mal llamada explosión demográfica, a  la violencia de carácter político y delincuencial y el aumento desmesurado de la pobreza  y exclusión de las comunidades de Cartagena ,sus cercanías y lejanías, se fue tejiendo un monstruoso cinturón de miseria que  desde los años 70 y 80 logró rodear toda la ciudad hasta nuestros días, cuando se acrecienta con vertiginosa rapidez superando cualquier medida de control estatal.

Más ,no sucedió igual con la zona costera e insular, territorio, cuyas comunidades   de inmediato, en el siglo XIX, después de la revolución inconclusa de la independencia, la herencia colonial de la esclavitud,  fue transformada en  servidumbre,  en  expoliación brutal y  exclusión social  y étnica, al punto que el racismo se encuentra muy arraigado,  todavía, en el alma de  miles de cartageneros y cartageneras y nuestra ciudad es una de las urbes de mayor desigualdad  social , económica y cultural en el país.

Para corroborar las afirmaciones anteriores  sólo es necesario consultar los indicadores del Plan de Desarrollo “Ahora Si Cartagena” y concluir que los índices de miseria, pobreza, hambre, desnutrición, analfabetismo, carencia de servicios de conservación de la vida tales como el de la provisión de agua potable y redes de alcantarillado, eficiente recolección de residuos sólidos y de energía eléctrica, continúan siendo unas de las más sentidas reivindicaciones de los habitantes de estas zonas.

Sin embargo, para hallar la verdad de mejor manera, es necesario contrastar los documentos  con la realidad social y ambiental de las comunidades  a través de  una extensa gira que parte de “Arroyo Grande”  y culmina en El Islote, una de las islas más pobladas del Planeta Tierra.

Aquí , en este extenso serpentear de las comunidades, a continuación de Arroyo Grande, se encontrará a Punta Canoa,  Arroyo de Piedra , Manzanillo del Mar, Puerto Rey, Tierra Baja, La Boquilla y  ya en la zona urbana: el Barrio de San Francisco, entre otros sectores .

En el ámbito de la Zona Insular compiten en exclusión y abandono: Tierra Bomba, Caño de Loro,  Boca chica, Punta Arenas, Ararca, Santana, Barú, Archipiélago San Bernardo y en especial El Islote y otras comunidades menores donde las situaciones  sociales y ambientales  reales más absurdas se confunden con  la ficción del desastre,descontando, por supuesto gran parte de las islas del Rosario, en manos hoy de poderosos arrendatarios.

Sin embargo, en este largo peregrinar se destaca el barrio San Francisco de Asís, colindante con el Aeropuerto Rafael Núñez y las estribaciones del Cerro de La Popa, donde se vive el caso de abandono más absurdo del olvido estatal y de la desidia de los gobernantes ante el desastre que sufren los humildes de este zona de Cartagena, cuyos habitantes, unos presionados por la pobreza extrema y sin un techo donde cobijarse, desafiaron la naturaleza al asentarse en las faldas de La Popa y otros ,cayeron en la trampa de un organismo oficial que les vendió viviendas en terrenos de altísimo riesgo.

En nuestros días a casi cuatro años del inicio de la tragedia en la que  fueron afectadas 1.191 familias y  cerca de 10.000 personas, de acuerdo con los informes oficiales de la época, el drama de los desarraigados continúa.

 La falta de techo, el atraso en el pago de los subsidios para el arriendo de las viviendas, la desesperanza de los desplazados por efectos de la  naturaleza, el incumplimiento de los compromisos de las tres administraciones distritales que se han sucedido y la inoperancia de las autoridades nacionales del ramo, constituyen los elementos significativos actuales del drama, autoridades estas que   tampoco han podido, o mejor han querido dar soluciones a la tragedia de Gramalote en Norte de Santander, el pueblo que fue tragado por las entrañas de la Tierra el año 2010.

Pero ante el abandono, la desidia y el olvido del Estado, los humildes continúan la lucha por la supervivencia mediante la protesta civilizada, la denuncia y la gestión ante los órganos colegiados de  la ciudad, encontrando eco en  uno de sus hijos, el concejal William Pérez que en días pasados asumió su defensa ante el Concejo Distrital , del cual hace parte.

Situaciones similares viven los habitantes de Tierra bomba, territorio insular donde ahora es el mar, el que ha devorado cuatro calles, con las consiguientes  consecuencias del desplazamiento  y la profundización de la miseria.

Por ello los habitantes de la isla optaron por no participar en las pasadas elecciones  del Congreso y del presidente de Colombia, sentando un precedente jamás visto , por lo menos  en la historia política de esta ciudad, precedente  que muchos ciudadanos pedimos que continúe masificándose en el ámbito de la ciudad, cuyas mayorías viven en la pobreza que le quita la dignidad  a los seres humanos.

Por ello, ante el apocalíptico jinete de la  miseria que raudo avanza por la geografía de Cartagena, nada más grato que  escuchar  las voces que claman justicia ante el desarraigo y la desatención a las necesidades de vivienda de los cartageneros ante entidades  como Corvivienda y EDURBE, encargadas de  atender los requerimientos de techo y desarrollo urbano del Distrito.

Por estas razones, miles de cartageneros, aplaudimos y nos unimos a las palabras peticionarias del  también concejal,  el médico William López Camacho, quien ha solicitado  el cierre  de estas entidades por  que “perdieron su esencia y son un fortín burocrático”!

Hoy, en medio de la crisis global que afecta a Cartagena, alienta el ánimo personal y colectivo, estas manifestaciones populares y de algunos de sus líderes comprometidos con el bienestar de las comunidades, a continuar en el proceso de construir una ciudad sostenible  sin miseria, pobreza, marginalidad y exclusión  y sin tantas lacras que  atentan contra la dignidad de las mayorías de los habitantes de la urbe.

El desarrollo sostenible es una opción que construimos los ambientalistas, aunque sea con gran lentitud, opción muy parecida a “la Tercera Vía” que propusieron algunos ex gobernantes del mundo en foro reciente sobre el tema realizado en el Distrito.

Apersonarse y practicar el modelo de Desarrollo  Sostenible es cumplir con las promesas que los gobernantes hicieron a sus electores,  es construir una ciudad humanitaria donde la vida de los humanos, de los animales y de los árboles sea respetada en su propia  esencia e integridad.

Desarrollo Sostenible implica también una ciudad en la cual los pensamientos políticos , económicos, sociales y culturales de los gobernantes, “Vuelan más allá del Corralito de Piedra” imaginando y construyendo soluciones viables para la vida digna de los millares de habitantes de la zona insular y costera, para los miles de marginados del cinturón de miseria que ciñe a la fantástica Cartagena, para  evitar que las familias de estrato 6 y 7 se desplacen de sus lugares de origen urbano, ante la descomposición socioeconómica de antiguos sectores exclusivos como Castillo y  Boca Grande.

 Desarrollo Sostenible es al final  evitar,  que la siempre maltratada y casi nunca considerada clase media  continúe  con la  angustia de la siempre amenazante desaparición  por su empobrecimiento y por el envilecimiento de sus condiciones de vida, tan expuestas a la crisis económica permanente que de manera cíclica ataca a las sociedades injustas como la nuestra.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de uellesq

Ubaldo José Elles Quintana es una persona estudiosa amante del periodismo; es ambientalista también y por ello considera que el mejor amigo de los ambientalistas es el periodista , por cuanto por misión y proyecto de vida luchan juntos por conservar el patrimonio natural y cultural de la humanidad. Es doc ente con maestría en educación e historiador por haber estudiado Ciencias Sociales y tener a su haber la autoría de 15 libros sobre el patrimonio natural y Cultural de Cartagena Es colaborador de El UNIVERSAL, hace más de 20 años y ha incursionado también en el periodismo ecológico con el programa LA TERTULIA ECOLOGICA ganador de un premio distrital.

Últimos comentarios

uellesq

Gracias Jacobo con gusto lo espero.
Un abrazo.;Ubaldo

Yomo Toro: El Rey del Cuatro y de las Cuatro Pachangas.
uellesq

Gracias Jacobo con gusto lo espero.
Un abrazo.;Ubaldo

Yomo Toro: El Rey del Cuatro y de las Cuatro Pachangas.
uellesq

Gracias Yuly por tu aporte.Pete Rodríguez es diferente a El Conde
Pete con la orquesta la magnifica y otra(s) agrupación grabaron páginas inmortales de la salsa.
Rubén Lo hizo muy...

200 Mejores Orquestas Salseras del Mundo : Rubén Blades(6).
uellesq

Gracias Yuly por tu aporte.Pete Rodríguez es diferente a El Conde
Pete con la orquesta la magnifica y otra(s) agrupación grabaron páginas inmortales de la salsa.
Rubén Lo hizo muy...

200 Mejores Orquestas Salseras del Mundo : Rubén Blades(6).
uellesq

Apreciado señor Guillermo Lozano, cordial saludo. Gracias por sus palabras de apoyo.
considero que el sector turístico, del cual ud . es un importante agente, no debe perder esta oportunidad...

Fiestas de Independencia 2: El Carnaval del Gran Caribe.