Cartagena de indias - Colombia
Lunes 16 Octubre de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

Del Perfume del Jazmín y la Rosa al Aroma de Mujer.

Del Perfume Del Jazmín y La Rosa al Aroma de Mujer.

Originaria de las zonas tropicales de Asia y África, de manera especial China, Persia(Irán) y Egipto, para unos entendidos en el tema y para otros, procedente de las regiones tropicales de Suramérica, el Jazmín, con sus más de 300 especies en el mundo, es junto con la rosa una de las flores más utilizadas en la alta perfumería mundial.

Con un aroma celestial, al igual que la rosa,  la flor de la Habana, y la flor del Amor, el jazmín es una  de mis cinco flores preferidas cultivada con mis manos  de  hombre enamorado, convencido que el amor y las plantas son  guardianes de la vida, a la cual embellecen con sus dones.

Andando en los duros, muchas veces, caminos de la vida, mis primeros encuentros con el perfume del jazmín sucedieron hace más de cinco décadas, durante mi infancia en Turbaco, tierra de los aguerridos amerindios de lengua Caribe, invisibles hoy, en la historia de nuestros pueblos.

Hoy, en un espacio muy cercano a mis siete plantas de jazmín viene ahora  a mi recuerdo   la imagen sagrada de mi madre Rosa y de aquella enredadera  perfumada, ubicada en un rincón del ancho patio de ese entonces.

Ella, al igual que en “Lamento Jíbaro” de Andy Montañez con El Gran Combo repetía los pasos de miles de madres del Gran Caribe cantaba sus canciones preferidas y…

“Las cantaba mi madre cuando lavaba” .

Así,  a la hora de lavar o después del baño cotidiano de la mañana  adornaba su negro y largo cabello que tanto cautivó a mi papá,  con un ramo de jazmines que impregnaba de un aroma celestial las estancias de la humilde vivienda que habitábamos.

Era aquella una ritualidad cotidiana, durante los meses que la planta florecía, acompañada de su largo cantar de rancheras y corridos mejicanos  esos de Pedro Infante, Jorge Negrete, Cuco Sánchez José Alfredo Jiménez, Lola Beltrán y otros inolvidables ya olvidados por ella; entonces cuando terminaba la estación de los jazmines entraba la de los bonches o cayenas, generalmente rojos, que hacían relucían de mejor manera  su rostro de facciones mestizas con predominio de los rasgos indígenas caribes.

Inexorable el tiempo transcurrió y las estampas y los sueños de niño fueron reemplazados por las aspiraciones de la adolescencia y la juventud y  con ella  llegaron los amores y el eros, y entonces el Jazmín tomó otra connotación:

 Ya no era la flor que recordaba a mamá; ahora era la vida  apreciada y vivida desde la poesía romántica y soñadora  de Gabriela Mistral y de los poemas enamorados de  Pablo Neruda los cuales energizaban  al eros  juvenil  y despertaba las feromonas de los primeros amores.

 Surgió, bajo estas circunstancias  un nuevo encuentro  con el Jazmín: se convirtió en la flor predilecta para galantear y halagar a las amigas normales  y a las amigas con derecho.

Entonces, cantando con Leonardo Fabio:

Hoy corté una flor,

Y llovía y llovía,

Esperando a mi amor, y llovía y llovía…

Caminaba por las calles de San Diego y tomaba de cada ventanal un perfumado jazmín que hacía las delicias de mi compañera del alma.

Luego, en la intimidad del amor  el perfume del jazmín adornaba su cuerpo moreno  hermoso convirtiendo en una sola la fragancia de la flor   y el aroma de la  mujer  entonces amada.

Al final, en nuestros días actuales el perfume del jazmín llena de aromas el patio de mi hogar, en las mañanas, al caer la tarde y llegar la noche; entonces entre atrevido y enamorado tomo  la flor más hermosa y olorosa y con un beso enamorado la pongo en manos de mi mujer quien presta la deposita  en las zona estratégica  subsiguiente a su también perfumado cuello.

Las rosas desde niño fueron mi atracción: mi madre, mi padre y mi tía Cristiana,  las cultivaban en rústicos huertos en el patio del hogar; lo hacían con la clara intencionalidad de embellecer la instancia y aromatizar el ambiente, tal como lo hacían los antiguos griegos y romanos.

Más, la intencionalidad de  papá iba más allá: era la manera de enamorar con gestos a la madre de sus hijos, dos o tres veces a la semana, cada vez  que la flor asomaba y abría sus capullos rojos y rosados, los colores predominantes, los más apropiados para decir te quiero, me gustas, despiertas mis más puras pasiones.

Nunca  en mi vida olvidé  estas estrategias amorosas de mi papá y cuando llegó la etapa en la que los hombres nos enamoramos, no dudé en utilizar la táctica de regalar rosas rojas y abrir al amor  el corazón  femenino, blanco de nuestro afecto.

De esta manera, cubrir  con rosas rojas el cuerpo de la mujer amada se convirtió también en un ritual constante de amor; el perfume de la flor se transformaba en el aroma de ella; días después de la  entrega de un ramo de flores rojas, la pasión revivía en el eterno juego del amor de las parejas, hasta cuando se aman.

Hoy, en la cálida estancia de mi familia, no olvido las enseñanzas de mi padre Rafael y cultivo de manera periódica ( sin olvidar los ramos)  la planta maravillosa: la rosa, cuya presencia, tersura y aroma la convierte en la flor favorita de los enamorados y porque, al igual que Roberto Carlos:

Yo soy d esos amantes a la antigua,

que suelen todavía

mandar flores

de aquellos que en el pecho,

aún abrigan,

recuerdos de románticos amores…

Al enamoramiento con la rosa, en la época dorada de la soltería le sucedió el cultivo de la Flor de La Habana de color rojo; mis experiencias amatorias  juveniles más sublimes, recuerdo haberlas vivido con una linda mujer morena de cabellos largos y negros, con ojos soñadores y un cuerpo escultural, casi perfecto, excepto por las caderas que sobrepasaban en cinco centímetros las de las reinas de belleza, como expresión de la herencia genética de la mujer caribeña. 

Ahora, el delicado aroma de la flor, parecía que había nacido en su cuello, o tal vez en sus senos erguidos y generosos como los de aquellas doncellas griegas de la antigüedad.

Por ello, en los angustiantes momentos de ausencia, tomaba La  Flor de la Habana de color rojo Y aspiraba su celestial aroma sintiéndola  a ella, siempre a mi lado, añorando  su pronto regreso, para sentir aquel aroma que  las mujeres amadas y que aman a uno le impregnan a estas creaciones maravillosas de Dios y  la naturaleza.

Hoy, con la licencia que concede el pasado a las experiencias vividas, cultivo la Flor de la Habana,

en este mágico patio del Pie de La Popa, que alberga múltiples especies, entre ellas las plantas  que posibilitan la continuidad cotidiana del romanticismo en un mundo que dejó de ser romántico para muchos , desde hace demasiado tiempo atrás.

Unos buenos días, unas buenas tardes con una Flor de La Habana acompañada de un beso, es una manifestación  de  afecto y cariño, acompañada de la pasión que siempre se siente por aquella , a quien escogimos para madre de nuestros hijos e hijas.

 De  esta  manera,  en la búsqueda del verdadero amor, ya al final de mi soltería tomé” La Flor del Amor” en dos oportunidades; la primera , cuando en compañía  de la  novia de la universidad la descubrimos  en  casa de un amigo.

Allí en un destacado espacio del  patio lucía un esplendoroso arbusto de hojas lanceoladas, del cual emanaba  un exquisito aroma que invadió mis sentidos dando la impresión que mi compañera se acercó demasiado a mí  y ese era su perfume natural; con pequeños gajos verdes la Flor del Amor, era mirada con indiferencia; sin embargo, una vez que se tornaban amarillos brotaban de ellos el aroma celestial haciendo las delicias de aquellos privilegiados, quienes los acariciábamos.

La segunda oportunidad fue más íntima e intensa, cuando la amada depositó la flor en sus pechos generosos, dejando hasta la presente, tal vez 40 años después  el aroma inolvidable  de lo que ya no era la flor del Amor, sino el amor en un par de  flores.

En este caluroso inicio de diciembre del 2015, cuando, tímidos afloran los refrescantes vientos Alisios del noreste, cuando   la temperatura del verano se acrecienta  motivada por el cambio climático y cuando en París, representantes  de más de un centenar de países acuerdan la forma como enfrentarlo, los jazmines, la Flor de la Habana, Los Azahares de la India, Las Campanas de San Diego o La Sandiegana  Morada,  La Rosa Roja, La Flor  de Verano y los azahares del limón florecen  en mi patio, recuerdo una vieja canción de Garzón  y Collazos, de los años 60 y 70:

“El Limonar”.

Al saber que muy pronto ibas a volver,

La fuente silenciosa volvió a cantar,

El limonar del patio a reverdecer,

Y el jazmín de la huerta volvió a  aromar.

Al saber que muy pronto ibas a tornar,

Florecieron las rosas en el rosal,

y  hasta la enredadera de tu balcón,

 Tornaba todos sus capullos, ahora en flor.

Ya están los naranjales llenos de azahares,

y las palmeras vuelven a susurrar,

y en esta primavera  llena de luz,

y es porque ya muy pronto regresas tú.

 Son hermosos recuerdos  de vida, de aquellos tiempos cuando la música del interior del país se escuchaba  en las emisoras locales, tiempos, cuando la vida de muchos de nosotros se cantaba en una sola canción de tres minutos.

Pero no  todo en la vida es canción: los viejos amores ya no volverán, aunque Alfredo Gutiérrez continúe cantando que:

Un amor viejo no se olvida…Un amor viejo no se olvida…

Sin embargo, aquí en el viejo patio del Pié de La Popa , las flores continúan regalando su celestial aroma y las palmeras continúan susurrando sus canciones cotidianas, en las tardes, antes de ocultarse el sol…entonces, cuando a mi lado pasa mi esposa … mi alma se llena de dudas y  confundido  pregunto :

¿Fue la mujer quien en los siglos de la creación le dio el aroma a las flores

o es el perfume de las flores el aroma de la mujer amada?

 

 

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de uellesq

Ubaldo José Elles Quintana es una persona estudiosa amante del periodismo; es ambientalista también y por ello considera que el mejor amigo de los ambientalistas es el periodista , por cuanto por misión y proyecto de vida luchan juntos por conservar el patrimonio natural y cultural de la humanidad. Es doc ente con maestría en educación e historiador por haber estudiado Ciencias Sociales y tener a su haber la autoría de 15 libros sobre el patrimonio natural y Cultural de Cartagena Es colaborador de El UNIVERSAL, hace más de 20 años y ha incursionado también en el periodismo ecológico con el programa LA TERTULIA ECOLOGICA ganador de un premio distrital.

Últimos comentarios

uellesq

Gracias Yuly por tu aporte.Pete Rodríguez es diferente a El Conde
Pete con la orquesta la magnifica y otra(s) agrupación grabaron páginas inmortales de la salsa.
Rubén Lo hizo muy...

200 Mejores Orquestas Salseras del Mundo : Rubén Blades(6).
uellesq

Gracias Yuly por tu aporte.Pete Rodríguez es diferente a El Conde
Pete con la orquesta la magnifica y otra(s) agrupación grabaron páginas inmortales de la salsa.
Rubén Lo hizo muy...

200 Mejores Orquestas Salseras del Mundo : Rubén Blades(6).
uellesq

Apreciado señor Guillermo Lozano, cordial saludo. Gracias por sus palabras de apoyo.
considero que el sector turístico, del cual ud . es un importante agente, no debe perder esta oportunidad...

Fiestas de Independencia 2: El Carnaval del Gran Caribe.
uellesq

Gracias Guillermo por tus valiosas informaciones sobre la vida de nuestros artistas.
Abrazos :UBALDO.

Ochenta Salseros Inmortales ( 7 ): Salsas Románticas Inolvidables. .
uellesq

Hola, Adolfo, cordial saludo.
Las cuatro notas anteriores de Ochenta salseros y 160 Salsas Inolvidables, al igual que todos mis escritos, están disponibles en este medio.
Haz clic, en...

Ochenta Salseros Inmortales ( 5): 160 Salsas Inolvidables.