Guillermo Portabales :Aquellos Tiempos de la Vieja Trova y el Son Cubano (1).

06/06/2018 - 15:37

Guillermo Portabales: Aquellos Tiempos  de la Vieja  Trova, la Guajira y el Son Cubano.

Mis primeros encuentros personales con Guillermo Portabales se dieron en el tránsito de la adolescencia a la  juventud, en 1967, cuando Venezuela era uno de los países más pujante  de América Latina, por su riqueza petrolera; eran los tiempos  cuando  la patria de Bolívar exportaba su música a nuestro país, aun cuando  el 50% de esta fuera nuestra propia música colombiana del Caribe alegre y tropical.

Ahí, en una de esas remesas musicales llegó un LP.: “Aquellas lindas melodías en la voz de Portabales”, que contiene uno de los éxitos más importantes del trovador: “El Carretero”, ese que dice así:

Por el camino del sitio mío,

 un carretero alegre pasó,

en su tonada que es muy  guajira y muy sentida,

alegre cantó:

Me voy al trasbordador,

 a descargar la carreta,

Para llegar a la meta,

 de mi penosa labor.

A caballo vamos pal monte,

a caballo vamos pal monte.

Chapea el monte, cultiva el llano,

 recoge el fruto de tu sudor.

De inmediato, El Carretero, como decimos los del Caribe, se convirtió en el “himno nacional de Cartagena”, pues sonaba  a “todo timbal” por Radio Vigía, Radio Miramar, Radio Bahía y la poderosa Emisora Fuentes; creo que jamás la escuché en un “picó”, pues los años 60 y 70 fueron los de  la época dorada de la salsa brava y la descarga, hasta los 80, aunque en el caso de nosotros los veteranos de esta, sabemos que  nunca ha pasado, ni pasará  de moda.

El Carretero de Portabales recoge desde entonces las vivencias originales del campesino: el guajiro cubano, y el maestro le imprimió su sello personal para convertir el ritmo guajira en la guajira de salón: más cadencioso, menos movido, combinando puro son cubano con el bolero.

Así uno tras otro fueron apareciendo las canciones del cubano, quien convirtió a San Juan de Puerto Rico en su segunda patria, la cual  lo hizo también  su ídolo.

 De igual forma, con el paso de los años se fue consolidando la trilogía sobre uno de los personajes  más populares de Cuba y de la música de la Isla: El Carretero, antecedida la canción, en 1945 por Al Vaivén de mi Carreta inspiración del legendario compositor y músico Ñico Saquito (19-); al Vaivén le antecedió : Los Carreteros del inmortal compositor  boricua Rafael Hernández para completar así  una serie de los cantos más bellos  que músicos y compositores pueden hacer  a la gente humilde y laboriosa de su pueblo.

Al Vaivén de Mi Carreta es la expresión de la Vieja Trova cubana, la cual al igual que “la Nueva” de Silvio y Pablo canta a la liberación del cuerpo y del espíritu; mientras los dos últimos cantan a la utopía  muy difícil de realizar, Ñico y Guillermo cantaron a su pueblo oprimido:

Entra el año y sale el año, trabajo de sol a sol

Y cada día estoy peor,

Compadre que desengaño, bien.

Eh, trabajo pa no sé quien,

 que refrán más verdadero,

sudando por un dinero,

que en la mano no se ve, ya ves.

Triste vida la del carretero,

que anda por esos cañaverales,

 sabiendo que su vida es un destierro,

se alegra con sus cantares.

Cuándo llegaré… cuándo llegaré el bohío.

Cuándo llegaré… cuándo llegaré al bohío.

Hoy por hoy, Guillermo Portabales, continúa siendo un maestro de la vieja Trova Cubana, junto con Miguel Matamoros, con Ñico y otros artistas legendarios que en su tiempo alegraron las vidas de nuestros viejos, y que gracias a sus exquisitos gustos musicales nos legaron esa valiosa herencia:

 la preferencia por la música popular de nuestra América; es la herencia que hoy le dejo a mis hijos y a mis hijas, inmersa en un fiero campo de batalla en el cual figuran el reguetón, el rap, la balada cursi, el vallenato ramplón de muchos de la nueva ola y otras importaciones  musicales muy alejadas del arte  que produce el goce del cuerpo y del alma.

 Los anteriores fueron mis primeros encuentros con Guillermo Portabales, mediante LPS. Que se sucedían de manera periódica en el mercado musical con canciones tales como:

EL Amor de mi bohío del compositor Julio Brito;

Mi Son Cubano de Portabales;

Romance Guajiro  de Celia Romero y muchos otros más.

Sin embargo, mi mayor sorpresa y gusto de melómano me lo dio Discos Cartagena el pasado mes de mayo, cuando  en una de sus mágicas vitrinas encontré la Historia Musical de…Guillermo Portabales con 30 petardos plenos de son, bolero, guajira, son montuno, son guajiro, bolero son… y pare de contar, sin dejar de mencionar la guajira “Junto al Río” de Gerardo Martínez, Cumbiamba de Portabales y “Junto al Palmar del Bajío “de  Ponce de León.

Ahora, en una  cálida noche  de junio, cuando el mundo se apresta a celebrar el Día Mundial de los Océanos  el ocho de junio, me dispongo a disfrutar  otras de las canciones emblemáticas del trovador cubano, para llevar ustedes, amigos y amigas lectoras recuerdos  de aquellos tiempos de la Vieja Trova, la Guajira y el Son Cubano.

CONTINUARÁ…

Con los afectos de siempre,

recargados este 2018.

uellesq@hotmail.com


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR