Johnny Pacheco, Su Tumbao y Sus Amigos Soneros: Sólo Para Recordar.(2).

04/04/2018 - 15:38

Johnny Pacheco, Su Tumbao y Sus Amigos Soneros: Sólo Para Recordar.(2).

200 mejores Orquestas salseras del mundo: 27, 28,29.

Nada mejor en la vida que evocar aquellos momentos de alegría, que  en múltiples ocasiones nos proporciona escuchar las viejas canciones de aquellos quienes como Johnny Pacheco y sus amigos soneros  y músicos han  escrito  grandes páginas de la historia musical del Caribe.

Johnny Pacheco y sus amigos es el álbum que  inspira  estas notas, hechas sólo para recordar los días de la adolescencia , la juventud  y la madurez mayor, cuando la salsa fue el género musical predominante en la geografía del Caribe, que logró cautivar hasta el presente gruesas capas sociales del público Europeo.

Ahora el turno es para el puertorriqueño  Cheo  Quiñones quien nació en 1950 y vive hasta la presente; solista y compositor  reconocido, trompetista destacado, compositor  de  temas importantes a nivel internacional, quien acompañó a  cantantes tan famosos como   Cheo Feliciano, Ismael  Miranda, Rafael Cortijo e Ismael Rivera, entre otros.

Cheo Quiñones fue invitado por Pacheco  para cantar Quiero Ser  y  “Ya Se Fue,” esa que dice así:

Ya se fue, ya se fue,

La mujer que tanto dijo que me quería.

Después de todo ya ella no me servía

gracias a Dios ya se fue, ya descansé…

Elliot Romero, es otro de los grandes cantantes y amigos de Johnny Pacheco; nacido en Puerto Rico, pronto  alcanzó la fama al grabar  en 1965  “Cumbia de Buenaventura” con la Sonora Matancera de Cuba; en 1976 graba El Negro Ahí con su Charanga Moderna, que lo convierte en un salsero de la vieja guardia, hasta acompañar a Johnny Pacheco en reiteradas ocasiones.

Una insuficiencia renal, lo conduce en 1992 al cielo de los cantantes. Sin embargo, hay boricuas amantes de la salsa que afirman haberlo oído cantar en persona ,en  altas horas de la madrugada, algunas de las canciones que inmortalizó con su Orquesta Charanga Moderna, tales como  la Malanga (Grabada también con  Pacheco) y Moliendo Café.

Moliendo Café, tal como ustedes recuerdan, es un superclásico del Caribe, interpretado por numerosos solistas en diferentes ritmos  que van desde su ritmo original, pachanga, pasan por  la balada con Julio Iglesias y llegan hasta el bolero ranchero con el inmortal Javier Solís, el genial intérprete de En Mi Viejo San Juan.

Sin duda alguna, Elliot resultó ser el invitado preferido por los productores de este álbum de Pacheco y sus amigos, al grabar ocho canciones, “puros petardos” de la orquesta del dominicano, a quien  muchas personas atribuyen nacionalidad puertorriqueña.

Sólo para recordar son estos:

La Melodía  y La Malanga.

Cachita, y Alto Songo con Rudy Calzado.

A Mi Qué? y Suavito con Vitin López.

Pare Cochero.

Acuyuyé, con Rudy Calzado, de nuevo.

Acuyuyé, tal como lo reseñé en notas anteriores, es una de las mejores canciones del Maestro Pacheco, la que más le gusta, de acuerdo con sus propias declaraciones en You Tube, en la cual los violines, y la melodía de su flauta mágica, nos hacen levitar al séptimo cielo musical.

Con letra sencilla y un ritmo muy pegajoso, Acuyuyé, es de esas canciones que el tiempo y su excelente ejecución la convierten en inolvidable, y para que vean que es cierto, no más recuerden:

Acuyuyé, Acuyuyé, Acuyuyé, Acuyuyé.

Afinen los cueros caballeros,

que la pachanga va empezar

Repique el timbal compae’ Manolo,

que ahora me toca a mí  ensayar

 Acuyuyé, Acuyuyé, Acuyuyé.

Iba para Las Mercedes y

me encontré a Pedro José,

con su cachimbo de oro,

 fume usted,

Que yo fumé…

Rudy Calzado, es otro de los grandes cantantes que acompaña al “Zorro Plateado” en este álbum de la referencia; al lado de Elliot Romero hacen las mejores voces del disco, sin olvidar a otros solistas tan importantes como Monguito El Único, El Conde Pete Rodríguez, Chibirico y otros que hicieron fama con el Maestro.

Nacido en Santiago de Cuba en 1929, pasa al cielo especial de los artistas en mayo del 2002, después de componer 600 canciones, actuar como solista en diversas organizaciones  musicales y fundar  sus propias orquestas entre las que se destacan: Nuevo Ritmo de Cuba, que actuó en el Palladium de Nueva York y “Cubarama” con la cual actuó por última vez el año 2001 en Atenas la capital de Grecia.

Como gran sonero, se dio el lujo, que muy pocos vocalistas se han dado en  este mundo terrenal:

Acompañar a cuatro de las más famosas charangas de la Tierra:

La de Johnny Pacheco, la Duboney de Charlie Palmieri, la de Belisario López ampliamente bailadas y escuchadas en nuestra Cartagena de Indias en los años 60, 70 y 80 y la de Mario Bauzá, de la cual son muy escasas sus referencias en nuestra tierra.

Con una voz exquisita  Rudy, interpreta los cuatro petardos ya mencionados como son:

Cachita, Alto Songo, Pare Cochero y Acuyuyé, dejando fuera de concurso a esta última, e inmortalizando también en 1961 el clásico:

Pare Cochero.

Soy un chico delicado,

que nací para el amor

este coche me ha estropeado,

pare en la esquina señor.

Ya me duele la cabeza,

tengo estropeado un riñón

 y si Ud. no para el coche

  voy a perder un pulmón.

Cochero, pare, pare cochero…

Los siguientes invitados son, nada más y nada menos que  el grandioso pianista puertorriqueño Papo Lucca y la indiscutible reina de la salsa:

Celia Cruz, la Guarachera de Cuba, quien en muchas oportunidades acompañó a Pacheco, Tito Puente y a la  siempre única Sonora Matancera, entre otras agrupaciones  con fama mundial.

CONTINUARÁ…

Con los afectos de siempre:

Ubaldo José Elles Quintana.

uellesq@hotmail.com
 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR