LA TELEVISIÓN DE COLOMBIA : ¿ DIVERSIÓN O ALIENACIÓN?

03/03/2013 - 16:14

LA TELEVISION DE COLOMBIA: ¿DIVERSION O ALIENACIÓN?
Los 12 años y los 60 días transcurridos del siglo XXI son testimonios reveladores del proceso de dominación de las potencias imperialistas sobre las naciones atrasadas de Asia, América Latina ,África y Oceanía de su presencia fortalecida por la bota militar de los invasores y el proceso de la globalización, que convirtió a la Tierra en una “aldea global” tal como lo sentenció el ideólogo Mc Lujan el siglo pasado.
Esta imposición establecida con el imperio de la fuerza y el lavado de cerebros, tiene en la tv la mejor herramienta planetaria y de manera especial al nivel colombiano, donde los medios de desinformación y de incomunicación,( no de comunicación, como de manera errónea se les denomina) como en cualquier otra sociedad injusta , cumplen a plenitud
el papel que le asignaron las clases dirigentes como son los componentes línea arriba mencionados , y la alienación, que en términos populares significa embrutecimiento del pueblo que labora desposeído de bienes materiales, y que sin embargo, a diario con su trabajo hace crecer las riquezas de los ricos del planeta y la nación.
A nivel del mundo hecho Tierra es patético observar como en una muestra de tv .cable de 100 canales sintonizados en horas de la noche, más del 90% presenta programas de la más estúpida violencia, acción replicada por los canales nacionales, sacando la lógica conclusión que la promoción de la violencia es elemento generador de más violencia y de formas más crudas y horribles de esta; y que es este fenómeno : la expresión más brutal de la alienación!..
Ello obedece a la necesidad de perpetuar la esencia de la sociedad injusta como es la acumulación del capital a través de la explotación del trabajo ajeno , y explica el afán de los canales de producir y proyectar series o miniseries que hacen apología de la violencia y exaltan la vida de personajes tristemente célebres en la historia nacional de la eliminación violenta del otro, justificando el error craso con la moraleja del capítulo final:” los malos siempre terminan mal,” pero olvidando que la argumentación del mal dura 20, 30 o más capítulos, que invalidan y anulan de manera abrumadora el impacto del dramático fin.
Cabe preguntar entonces ¿ dónde está la moral cristiana que pregonan los dueños de los medios y los administradores de estos? ¿dónde quedaron las concepciones humanistas, altruistas y filantrópicas que pregonan los grandes señores, si el capital está al servicio de la destrucción de la vida y de la nación?
A lo anterior debe agregarse, que Colombia continúa siendo gran consumidora de los programas de tv. tipo basura cultural ,( aunque desde hace varios años comenzamos a exportar también este tipo de residuos culturales) que produce el norte y algunos países de la periferia dominada, de tal manera que el contenido es superfluo, con baja calidad de contenido, y muchas veces insultante a la inteligencia , la dignidad humana y la identidad regional del Caribe, en especial
Sin embargo, la situación se torna más crítica cuando se realizan los llamados festivales y concursos que premian a los ”mejores programas y a los mejores actores” ; por ello el pasado concurso de tv. India Catalina dejó un sabor más amargo que dulce entre quienes asumimos este oficio de cronistas de la historia que los medios en mayoría abrumadora nunca cuentan.
Excelente y cual dulce bálsamo para el espíritu humano, el reconocimiento que se hace a Especiales Pirry por sus extraordinarios documentales, reveladores fieles de nuestras amargas realidades, sueños y esperanzas.
Magnifico y gratificante el homenaje rendido a la actriz Margalida Castro como reconocimiento a toda una vida de actuación, gratificada con el galardón Víctor Nieto el cual encarna la pasión sana por una opción vital y el ejemplo de la tenacidad que lleva al triunfo.
De igual magnitud el reconocimiento póstumo al barranquillero Ernesto Mc Causland, autor de numerosas crónicas hechas con mucha calidad, expresión de nuestro talento caribeño, el cual se aprecia también en “Maestros de Paz” programa de tv de la Universidad de Cartagena, galardonado con mucho acierto.
Amargo sabor que aún no desaparece dejó la premiación a actuaciones mediocres y poco exitosas,( como sucedió en esta ocasión), al interior de novelas, por lo menos en una de ellas, “producciones” que desfiguran de manera absurda la realidad Caribe, ridiculiza el papel de algunas autoridades del país y presentan el estereotipo más ridículo y estúpido de nuestro ser costeño.
Hoy , a escasos días de realizada la premiación sería ilógico no reconocer la calidad de muchos de nuestros actores de telenovelas a los cuales , sin embargo en reiteradas ocasiones la producción en si, pone duda su capacidad actoral como ocurre en las novelas referenciadas premiadas y reconocidas por una gran mayoría de caribeños y colombianos.
Finalmente queda la enorme duda sobre quienes toman las decisiones de otorgar los premios, fallando contra las evidencias reales de la calidad del producto y nos asalta este interrogante:
Dónde quedó el sentido común, la lógica y la visión crítica de quienes tomaron las decisiones?
Sin duda alguna, y con toda seguridad , hay que afirmar que son víctimas de la alienación que produce el extraordinario invento de la televisión que de manera absurda ,casi siempre, divierte embruteciendo ,justificando y fortaleciendo las injusticias y las desigualdades de un pueblo y un país que merecen mejor suerte!
Queda así la triste conclusión que la tv. cumple bién su función de divertir; de manera desafortunada lo hace embruteciendo a las masas que son su público mayoritario.
Ante ello, cabe preguntar: dónde está la Autoridad Nacional de televisión? ¿ que hacer frente a una programación mediocre que promociona las producciones violentas?L a respuesta es sencilla: apague el televisor en el peor de los casos, y en el mejor de ellos
dedíquese con ahínco a buscar un buen programa, porque aunque muy escasos, también los hay!


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR