Mis Encuentros en Barranquilla con los porros de Pacho Galán, Esthercjta Forero y...

12/10/2014 - 15:32

Mis Encuentros  en Barranquilla con los porros de Pacho Galán, Esthercita forero Y…

Ante la imposibilidad de continuar  extendiendo  el conversatorio con Daniel Santos  Betancourt y Orlando Contreras sobre el porro en el mundo, la opción acordada fue   hacer un relato súper, pero súper resumido sobre los temas  pendientes  (Sin embargo , no se pudo) de tratar sobre este ritmo popular del Caribe colombiano y a su vez, hacer un top de los 50 mejores porros del mundo y Colombia, teniendo como único criterio mi gusto personal, pero profesando un profundo respeto a las opiniones diferentes de expertos y melómanos.

De esta forma, volví a explicar a los “Jefes Mundiales del Bolero” mis múltiples encuentros con los porros del Atlántico, Sucre, Córdoba, Venezuela y las aventuras del porro en Méjico y Francia, tratando de seguir siempre  del norte hacia el sur en el territorio de Colombia; en el exterior, la situación sería diferente.

De esta manera en mis recuerdos, como al Viejo Leandro Díaz, “llegó de pronto a mi pensamiento  esta bella melodía”:

Anoche, anoche soñé contigo,

Soñé una cosa bonita,

que cosa maravillosa,

ay cosita linda, mamá.

Soñaba, soñaba que me  querías

 soñaba que  me besabas,

y que en tus brazos dormía,

un merecumbé pa’ bailar…

Ay cosita linda, mamá.

Este fue mi primer encuentro con la música de Pacho Galán, y no era precisamente un porro, sino el ritmo nuevo que creó el hijo de Soledad y Barranquilla: el Merecumbé, y con este la canción: “Ay Cosita Linda”, la cual en 400 versiones a nivel del Caribe y el mundo, puso de moda la música de Colombia,  desde cuando yo tenía cuatro  años en 1954 .

No obstante Pacho Galán Blanco,  fue más allá: se convirtió en uno de los músicos más versátiles de la Tierra,   creó más de 15 ritmos y cultivó con maestría nuestro porro caribeño destacándose con las interpretaciones de:

El Collar Rosado, Marquitos Vanegas, Mario Jimeno, Barranquilla, porros que jamás escuché hasta ahora en la web, salvo el tercero, el cual disfruté desde adolescente.

Sin embargo muy diferente es el caso de Gavilán Garrapatero, ejecutado en bandas papayeras y algunas pelayeras, y más aún:

Atlántico,

La Butifarra o El Brazalete,

Quiero Amanecer, y

Boquita Salá.

Atlántico es un clásico  instrumental de Pacho, emblema del departamento que hasta 1905 fue parte del Departamento de Bolívar.

Atlántico ,se escucha todavía en Barranquilla, en cualquier mes del año ,la cual evoca la tierra del bocachico y la lisa, menú que muy poco aparece en los restaurantes de los estratos tres de  La Arenosa siendo reemplazado por las sopas de guandú con carne, delicia de todos los estratos sociales barranquilleros.

La Butifarra, es el porro emblemático del músico soledeño,  la comida rápida de los atlanticenses; y la canción que todavía suena a menudo con la orquesta del maestro o con la versión de la Billos Caracas Boys de Venezuela, con un ritmo cadencioso y con esta letra sencilla:

Si vas a Barranquilla con tu costilla,

A bailar en carnaval,

pregunta por Pacho Galán,

que es un amigo de verdad, pregunta por Pacho Galán,

ese que vive en Soledad.

La Butifarra de Pacho

la Butifarra ,Galán.

Así, mis recuerdos  se remontan a los primeros años de juventud, cuando apareció la versión de Billos convirtiéndose en un éxito sin igual:

Eran los tiempos de las orquestas venezolanas, tales como Los Melódicos, Nelson Henríquez, Orlando y su Combo, y por su puesto de Billos con sus cantantes Felipe Pírela: “El Bolerista de ,

América”, Memo Morales, Cheo García y José Luis Rodríguez: El Puma.

Fue en aquellos tiempos de juventud  cuando escuché también:

Ay primo Nando,

quiero amanecer.

con la manta en el hombro,

con mis amigos parrandeando,

quiero amanecer  bailando,

quiero amanecer  cantando…

con mis amigos parrandeando … y este  porro gozando…

Agradable por demás, “Quiero Amanecer”  cada vez, cuando lo escucho me lleva a la pregunta ¿ que costeño no lo ha cantado en una de esas amanecidas de juventud, con una hermosa y querida mujer a su lado, ¿ con un grupo de “macho sólo”? Pienso que la positividad de la respuesta sobrepasa el 90% por supuesto entre las personas de   mi generación, e incluso en la generación de nuestros hijos e hijas, lógico, con un porcentaje, debajo del 30 si acaso puede ser este!

La brisa tropical, a orillas de la mar,

le da un rico sabor  a tu boquita,

la impregna de la sal, le da un sabor sensual,

a tu boquita.

Yo quiero disfrutar ese dulce placer,

besando sin cesar a tu boquita…

El sabor de tu boca fresca,

 quiero llevar en la memoria…

¿Cuántas bocas , de dulce placer llevamos en la memoria? Cuántas bocas de mujeres amadas besamos con rico sabor salado en las playas del Caribe?

¿Cuántos besos recibimos de una Boquita Salá en la Boquilla, Marbella, El Laguito, frente al Mar Caribe en  las murallas y baluartes, en Galera Zamba, en Barú y Santa Marta?

Saquemos cuentas y recordemos aquellos besos  que  aún el tiempo no borra de nuestras mentes, aquellos que un día nos hicieron temblar de emoción y pasión, pero hagámoslo de la manera más discreta posible, de tal forma que nadie salga lastimado, hagámoslo, escuchando tal vez esta “Boquita Salá”, esta hermosa canción que jamás morirá en nuestros seres!

Del Maestro Pacho, guardo  imborrables recuerdos en mi alma y muchas de sus canciones están presentes  en mi memoria y siempre procuré que mis hijos e hijas de Cartagena y Barranquilla continuaran con esta hermosa tradición que se fortalece cada año en las fiestas de independencia y en carnaval aun, cuando esto no es lo ideal!

Pero también guardo un precioso álbum prensado en 1988, hace 26 años, un valioso tesoro cultural en el cual el Maestro comparte canciones y créditos, con otro grande del porro colombiano: Lucho Bermúdez : Dos Colosos.

A La Novia de Barranquilla: Esthercita Forero, la conozco desde siempre desde cuando grabó en Colombia algunas de sus mejores canciones tales como Luna Barranquillera( 1963),Palito de Matarratón(1964), Mi Vieja  Barranquilla( 1974) y otras.

Mi época de estudios  de pregrado en Barranquilla(1970-1975) me llevó a disfrutar con más frecuencia sus canciones en diversos ritmos  que fortalecieron la identidad cultural de los “ñeros”.

Sin embargo, mis encuentros más cercanos con ella se dieron  a través de  los porros que grabó con Bimbi y su Trío oriental de Cuba, destacándose: La Puerca, La Burra Mocha , La Piña Madura y Micaela.

Especial significación tiene estas dos canciones que escuché desde muy niño, interpretada La Piña…por Guillermo Buitrago, otro de los ídolos de la música caribeña y en especial del paseo vallenato.

 Esthercita con su gracia y donaire, en ritmo de porro la canta así:

La piña madura,

 súbete  a  cogerla,

el guarapo espeso,

pa’ la cienaguera…

El otro porro que Esthercita puso a escuchar en todo el Gran Caribe fue este el de:

Micaela, la mujer que yo más quiero,

no la puedo soportar,

ella quiere que yo pase todo el día,

acostado en una hamaca,

y que no vaya a porriar.

para bailar con Micaela, oiga compa,

Tóquenme un porro…

Hoy, en el lluvioso octubre del 2014, El Viejo Daniel, Orlando Contreras, Guillermo Buitrago, El Viejo Pacho, y  Esthercita están en la eterna rumba de la música del Caribe.

Por ello, sus canciones  continúan vivas en el alma de los habitantes de este suelo y mar hermosos, las generaciones posteriores no las olvidaron y en Repelón, una próspera y recordada población del Atlántico,  la Banda 20 de Julio, mostró durante varios años los mejores sabores del porro colombiano.

En la primera mitad de la década de los 70 tuve el gusto de  disfrutar su música en directo, en el cumpleaños de una vieja amiga: María del Socorro  Pernett, en el cual además de compartir toda una serie de porros  de Pacho Galán, Lucho Bermúdez, en mi memoria grabé esta estrofa de El “Perro Negro”, uno de sus éxitos más significativos:

Tengo un perro negro,

pa’ la perra blanca,

tiene un ojo menos y

la pobre es manca…

Deliciosos son también los porros de la Orquesta de Los Hermanos Martelo, la cual nació en el Cesar y terminó siendo adoptada por Barranquilla, distrito que la disfrutó durante muchos años hasta cuando fue reemplazada por su nueva generación  musical.

Hoy, de la interpretación de los Martelo vienen a mis recuerdos dos inolvidables del Caribe:

Arturo García…es un hombre bondadoso y

Valledupar… edénico lugar que brilla bajo el cielo de la tierra mía…

Más la continuidad de la herencia  cultural del porro sigue con las nuevas generaciones, y nada más y nada menos que con Checo Acosta, hijo del inmortal bolerista Alci Acosta.

Checo en su álbum: “El Folclor de Mi tierra” nos brinda con la Banda 19 de Marzo de Laguneta, tres porros clásicos de nuestro terruño:

Fiesta en Corraleja… Ya llegó el 20 de enero, La fiesta de Sincelejo…

Para Montería…para Montería tierra querida yo me voy, para Montería…

Y de la interpretación original del Maestro Pedro Laza:

Vámonos caminando,

 yo me voy pa ´Cartagena,

vámonos caminando,

y luego pa´ la sabana,

vámonos, caminando

a  buscar  mi morena,

vámonos caminando,

pa’ que baile la cumbiamba,

vámonos caminando ,

 y luego pa’ Barranquilla,

vámonos caminando

a bailar  el merecumbé…

Hoy, recuerdo que este “petardo de porro, en la década de los 80 era el himno de despedida de las fiestas con papayeras de mi comadre Lenis Herrera Zárate, aquí en el Pié de La Popa, cuando a las seis de la mañana terminaba el festejo y la banda salía tocando y detrás de ella, y hasta la esquina del Albercón,los insatisfechos invitados  pidiendo más porros, que sólo volverían en próxima ocasión, como también volverán estas evocaciones sobre el porro sabanero y el porro cordobés. CONTINUARÁ…

 

 

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR