Colombia al filo de la navaja

06/04/2016 - 07:48

Si, Colombia está al filo de la navaja. Las dudas, preocupaciones y desgreños de todo lo que ocurre en sus diferentes escenarios, políticos, económico y sociales muestran unos altos niveles de desconfianza en el país. Desde el robo del portátil personal al vice fiscal Perdomo hasta el plan pistola decretado por el Clan Úsuga, pasando por Saludcoop, la venta de Isagén, los niños de la Guajira, ahora los del Cesar, la comunidad del Anillo dentro de la policía, los escándalos de las altas cortes, las ías parecen direccionadas, los docentes y estudiantes fantasmas, etc., etc.

No es para menos. Pensar que una de las personas más protegidas del país, como lo es el vice fiscal, cualquier noche o día entran a su apartamento y el roban su computador personal. Nadie entiende eso. Ni tampoco se alcanza uno a imaginar qué pueden hacer con la información ahí registrada. Lo cierto de todo es que pasado un tiempo después del robo, se desata una tira que afloje entre la oposición y el gobierno. Denuncias van, denuncias vienen. Hasta terminaron personas detenidas.

Si el vice fiscal es vulnerable ante las acciones criminales. ¿Qué se puede esperar de un parroquiano que no tiene ningún esquema de seguridad? Todos estamos a merced de cualquier acción delincuencial o criminal. Somos tan vulnerables que nuestras casas no son sitios seguros para estar. Tan indefensos, que no vemos ninguna forma de defender nuestra integridad física. Solo esperanzados en que el Todopoderoso nos proteja y tenga misericordia de nosotros.

Personas armadas atemorizan a la población. Plan pistola decretado por el Clan Úsuga es un detonante de lo que significará el posconflicto. Paro armado en 8 departamentos, 36 municipios es mucho qué decir. Es una estructura criminal para ser considerada como una real amenaza a la paz que se quiere firmar en la Habana. Aunque el presidente diga, que grupos más grandes han sido derrotados por la fuerza pública. Puede ser cierto, pero ¿a qué costo resultó su dominación? Muchas muertes inocentes cayeron antes. – Y algo ya superado, poner valor por cada agente policial muerto-

Alboroto político, económico y social por la venta de Isagen. Un bien rentable del país se le vende a un único proponente. El gobierno nos hizo tragar este sapo de gran tamaño, sin convencer a nadie por el motivo de su venta. Saludcoop una olla podrida que estalló y sigue destilando pestilencias. No se sabe hasta cuándo. Los niños de la Guajira se están muriendo de física hambre, desnutridos y un contratista del ICBF sin los más mínimos escrúpulos le da la merienda a los niños de Aguachica en la misma mano, como animales. No hay derecho.

Son innumerables los casos que están pasando a lo largo y ancho de la geografía colombiana. En todos los ámbitos. Este pueblo olvidadizo, rápido ni se acuerda. Las niñas enfermas en El Carmen de Bolívar por la vacuna del papiloma humano es historia. El escándalo de la policía, con la Comunidad del Anillo, es historia. Los docentes y alumnos fantasmas o ficticios en los colegios, según la Ministra de Educación llega a 5.900 docentes y 182.600 estudiantes, en poco también es historia. El gobierno es uno solo, la responsabilidad recae en el gobernante de turno. - Y si miran los Sisbenizados da miedo, el registro de Víctimas del conflicto armado dice apártate, los muertos que votan en las elecciones siguen vivos - Oh mi Colombia, patria querida. Nada de eso importa, seguimos siendo el país más feliz del mundo.

No hay duda que Colombia está pasando por un mal momento. La oscuridad que la arropa tiene incrédulo a más de uno que se refleja en la desfavorabilidad hacia el gobierno Santos.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR