De los empalmes y plan de desarrollo

18/07/2013 - 11:33

Y en el caso de los municipios o distritos, dentro del ordenamiento jurídico colombiano, son entes territoriales universales que deben mostrar unos comportamientos administrativos en todas las áreas de la gestión pública. El referente supremo de estos empalmes son los Planes de Desarrollo, lo demás es caer en el cuarto de las especulaciones por uno que otro ferviente y fogoso funcionario potencial que se las quiera dar de ilustre sabelotodo en la lógica discusión que se presenta en estos terrenos de mecánica político- administrativa.

Sí se entra en el plano de la norma, la ley 152 de 1994 y lo que establece en su articulo 43, la ESAP, que es una autoridad en estos temas, explica: “que el alcalde electo podrá tener acceso a la evaluación que sobre la ejecución y logros del Plan, realice su antecesor. Este es también un elemento de gran importancia, porque le permite realizar un análisis sobre aquellos aspectos y estrategias del Plan de Desarrollo adoptado por la administración saliente, que eventualmente deben mantenerse y/o fortalecerse, dados sus buenos resultados, o porque demuestren su potencial de desarrollo en el mediano o largo plazo”.

Ahora bien, por ser un gobierno atípico, el alcalde elegido para terminar el periodo de su antecesor debe medir lo que se ha avanzado del Plan de Desarrollo y seguir cumpliendo sus proyecciones hasta terminar el tiempo faltante constitucional, si así él lo considera. Mejor dicho, consolida lo que se ha hecho bien y direcciona lo que se ha hecho a medias o no se ha hecho. Ahí tiene la mayor importancia el empalme. Los indicadores de medición existente son los que muestran el nivel de cumplimiento del plan.

Pero a su vez, el nuevo alcalde presentó su programa de gobierno y por consiguiente tendrá que diseñar su Plan de Desarrollo 2013- 2015. Así está establecido y por ser tan corto el periodo, debe ingeniársela para parecer lo más cercano a las necesidades y grandes proyectos que reclama la ciudad. Las mesas de trabajo en el pasado ha sido una estrategia provechosa para su construcción. No sé si habrá tiempo.

Ante estas circunstancias, seguramente es lo que ha sucedido, el plan se ha venido construyendo dentro de la misma campaña. Y es una actitud válida dentro de la misma atipicidad de su gobierno. Cada encuentro ciudadano, cada reunión política era un espacio de construcción. Su programa de gobierno, que por ley, es el origen de su plan de desarrollo, será el documento inicial para convalidar lo que contendrá el gran plan de desarrollo.

La participación de las organizaciones sociales, el sector privado, la clase política y la comunidad en general no podrá ser tan fuerte y oficial en la construcción del plan de desarrollo. No habrá tiempo de debatir las propuestas y menos convalidarlas. Se podría decir que este será un plan a título personal, y tampoco está mal que se tome así. Son las características de estos mandatos atípicos. Es la responsabilidad de un alcalde con su equipo por cumplir sus compromisos de campaña.

Ese equipo de gobierno debe ser de lo más excelso de la ciudad. No hay tiempo para improvisar, hay que hacer, hacer y seguir haciendo con los mejores hombres y mujeres que terminaran este gobierno constitucional de Cartagena, que ha estado mancillado por tantos escándalos desde sus inicios. Su equipo debe ser tan bien seleccionado que debe estar preparado física y sicológicamente hasta el 31 de diciembre del 2015.

Y para concluir, en los empalmes no se va a pelear y decir que todo lo que se encuentra “huele a mal”. No señor, así no es. Es un error gravísimo en la gestión pública. Y además genera polarización. El verdadero sentido es construir cosas nuevas con base a una información que se recibe.

Aunque no se crea, desde el comienzo de estos empalmes, entran en acción las coaliciones. El concejo distrital deberá acompañar al alcalde Dionisio Vélez Trujillo para que la ciudad salga del adormecimiento en que se encuentra, y a su vez, el alcalde deberá estar interesado en trabajar armónicamente con el concejo para que todos sus proyectos cumplan con sus propósitos de campaña y además cumplir con el mandato constitucional de su programa de gobierno.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR