Degenere moral, social y político

23/01/2015 - 09:58

No habíamos acabado de rechazar el espectáculo dantesco de matar y descuartizar un toro indefenso en las corralejas de Turbaco, y pásmense ustedes, en las corralejas de Buenavista, Sucre, una muchedumbre descuartiza también un inofensivo caballo después de ser corneado por un toro, cuando aparece la noticia que un hermano mata a su hermano. Caín y Abel en el siglo XXI.

Nadie entiende como un hermano mata a su propio hermano por un par de chancletas. No hay derecho que estos episodios pasen… Hace algún tiempo, un hijo mata a su padre. Que cosa tan horrorosa, no tiene nombre. Estamos repitiendo la historia de épocas vividas en la antigüedad, donde los herederos de los reyes mandaban a asesinar hasta sus propios padres o madres, por el poder. Y como para rematar, con frecuencia las mujeres caen asesinadas por sus maridos celosos. Estas horribles acciones están pasando en Cartagena. “Dios lo quiera y no pasen cosas peores”

En las calles, en cualquier callejón de cualquier barrio, están al acecho para matar por un celular, por una billetera, por dos mil pesos, mejor dicho por lo que sea… Un taxista se baja y le pega a sus pasajeros porque le preguntaron por la lista de precios….Calles o avenidas no tienen tres meses de ser pavimentadas y hoy aparecen peor a como estaban. Algunos municipios siguen sin agua….Muchos niños y niñas en Bolívar siguen de vacaciones hasta junio, mientras abren las escuelas.

Salta enseguida la pregunta. ¿Qué es lo que pasa con los jóvenes de Cartagena? ¿Sigue la educación sin alcanzar sus logros? o ¿Es producto de la descomposición familiar en que están sumidas la mayoría de las familias? Sí es así, hay que atenderlas de inmediato, sino vendrán más eventos aberrantes que pondrán en duda las políticas públicas distritales. Y también, ¿se siguen robando los dineros públicos? ¿Todavía estamos eligiendo mal nuestros dirigentes? ¿Qué les pasa a los gobernantes con sus programas de gobierno? – Violan las normas de cumplimiento-

El degenere moral, social y político es evidente. No hay forma de ocultarlo. El alcalde dice una cosa y hace otra, el gobernador impulsó la revolución del agua en Bolívar y vemos paros por falta de agua. ¿Y entonces qué pasa? ¿En qué mundo viven?

Y ahora que estamos en un año electoral, observamos cómo actúan los candidatos para sacar ventajas. Andrés Betancourt, llegó al Concejo por el movimiento “Por una sola Cartagena”, después se convirtió en Conservador y sacó la más alta votación con el apoyo de dos ex concejales. Y ahora quiere participar en la Consulta del partido verde. ¿Quién entiende esto? Quinto Guerra, asegura que no está infringiendo la ley electoral con su eslogan “Quinto” en muchos carros de la ciudad. -Quinto es una organización deportiva- ¿Quién le cree? Son actuaciones que dejan mucho que pensar. -Y todavía lo que falta, saldrán al ruedo otros aspirantes-

A nivel de gobernación, no se entiende que haya tres candidatos paridos del mismo gobierno departamental. Dumek, Arzuza y Wong. Podría ser desconfianza de quien maneja el departamento. Entonces, ¿por qué impulsan tres candidaturas? ¿Qué será lo que buscan? ¿Generar división? ¿Disminuir a García? ¿Serán acciones para dejar un solo candidato? ¿A quién apoyará el gobernador?

Una cosa debe quedar bien clara, los electores de Cartagena han marcado un rumbo al momento de elegir alcalde. Ya no votan masivamente por los políticos tradicionales, sino por el menos untado de politiquería, y para la muestra, las últimas dos elecciones, tres con la de Dionisio.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR