Peligro vial en el barrio bosque

15/06/2013 - 14:25

Como todo mundo sabe la vía más importante del corredor de cargas es la Crisanto Luque. Su saturación llegó o está llegando a su límite. La opción de movilidad es la avenida buenos aires. Convertida hoy en un peligro mortal y latente para todos sus moradores. El bosque se encuentra atrapado en el desarrollo de la zona industrial.

Las cosas no le cuadran a ninguno de sus habitantes. El crecimiento vertiginoso del barrio con la creación y puesta en operación de todo tipo de empresas ha contribuido a convertirlo en un lugar de segunda y en un espacio degradado por las actividades comerciales. Ya no es un barrio residencial. Ahora es el punto de encuentro de cantinas, burdeles, prostíbulos, hoteles, restaurantes, tractomulas y personas interioranas.

No importa las afectaciones sociales, ambientales, económicas y políticas que puedan tener sus pobladores. Venden o se quedan, es la consigna. Y a decir verdad, toda la ciudad se convirtió en un comercio colectivo. Ya no hay barrios residenciales…. Y sepan algo significativo, Cartagena tiene de extensión 623 Km cuadrados y su zona urbana sólo tiene 76 Km y el rural 547 Km. Hay que mirar lo rural y desembotellar a muchos barrios.

Bueno, pero al barrio se le suma un problema supremamente delicado y peligroso. – Creo que un editorial de EU hizo comentarios sobre esto- Y es que volvieron sus grandes patios en parqueaderos satélites. El bosque ya no es un sitio de árboles y espesa vegetación, sino el centro de operaciones de las tractomulas de Cartagena. Se volvió un lugar de mucho peligro.

Insólito, además de cargar con su flujo vehicular, ahora tiene que soportar el escondite de los parqueaderos en cualquier sector. ¡Eso no está bien! Sobre la avenida buenos aires hay más de siete colegios e instituciones educativas y diez más equidistante a ella. El tránsito diario de niños, niñas y adolescentes en la vía se hace cada vez más estrecho. Es una locura al entrar y salir de sus clases.

Pero, lo más inaudito, esquivando todos los parámetros de movilidad y la protección de vidas humanas, es la existencia de un parqueadero de tractomulas al lado y al frente de dos instituciones educativas. ¡Esto rebasa la copa!

No ha pasado una desgracia porque Dios es grande. Pero los educandos tienen que soportar, la contaminación ambiental, sonora y los peligrosos trancones todos los días. Está más que dicho, que los gases que combustionan los vehículos producen enfermedades. E incluso investigaciones han indicado que pueden ser origen de enfermedades cancerígenas.

De informaciones recibidas, ya hubo daño material en la infraestructura de una de las instituciones por culpa de una tractomula. Produjo tremendo hueco en la paredilla que lo separa del colegio. Los padres y madres de familias están a la expectativa. Retirar a sus hijos o hijas es casi siempre la solución.

Las autoridades saben sobre esta terrible problemática. No se puede seguir dilatando la solución a un problema que podría generar dolor a muchas familias. Y sobre todo de parqueaderos que no cumplen con los requisitos mínimos…. Alcalde o director del DATT, los andenes de la avenida buenos aires se encuentran destruidos o partidos por los efectos de las llantas de estos grandes camiones.

Dos cosas permitirían darle vida nuevamente al barrio el bosque: La primera que se realice una revisión del POT que logre dignificar a su gente y sea un lugar para grandes proyectos urbanísticos y de desarrollo espacial. Y en segundo lugar que se lleven a la Sociedad Portuaria del barrio manga y al mercado de bazurto. Ya cumplieron su ciclo. Y que por sustracción de materia, desaparecerían también los peajes dentro de la ciudad.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR