San Bernardos en el caribe

21/02/2016 - 11:04

Trastocado está el mundo que ahora no se sabe a ciencia cierta cuando llega el verano o el invierno. Los fenómenos del niño y de la niña llegaron para quedarse y formar sus propias estaciones. Muchos países se prepararon otros no. Algunos están mitigando el fuerte fenómeno, otros están padeciendo en carne propia la no prevención del niño.

Pero todo no puede ser tragedia, ríos secos y pueblos arrasados. Quién lo creyera en una ciudad tan caliente como Cartagena, se comenzó a formar una cría de perros raza San Bernardo. –Como se sabe esta raza de perros son de tierras frías y hasta congeladas- Son originarios de los Alpes suizos y del norte de Italia (https://es.wikipedia.org/wiki/San_bernardo_perro) (https://www.youtube.com/watch?v=oI1HANxqJ_M)

Es una historia real. Una niña de 11 años, que es mi hija Danna Milena, al no poder estudiar en el 2010 por constantes quebrantos de salud, se propuso una idea, que había visto en televisión, criar un San Bernardo. Así fue, a la puerta de su casa le llegó el encargo, un cachorro de 45 días de nacidos, directamente de fábrica, puro. Lo bautizó con el nombre de Beethoven. Nadie lo podía creer, la constancia de Danna, su amor, su cariño, su entrega, su cuidado y su perseverancia, el pequeño perrito se crio y se volvió un adolescente. -Como pago a esa crianza y dedicación, ningún extraño se le puede acercar a ella demasiado porque es atacada por el fiel animal.

En dos años se volvió un perro adulto. Un perro enorme, que llama la atención quién lo ve. Pasados dos años, después que Beethoven lo conocieran muchas personas y se dieran a conocer por su comportamiento amigable con las personas que conoce, mi hija pensó en buscarle una compañía, como es natural. Y así fue, le llegó también directamente de fábrica y pura una San Bernardo. -También de 45 días de nacida-.No pasaron más de 6 meses, todo el mundo pensaba que Montana, el nombre de su compañera, estaba engordando, resultó que ya estaba preñada. Para no alargar llegó el parto, y como su hermana Daniela está terminando la carrera de medicina, estuvo muy pendiente de eso y le toco presenciar juntas el nacimiento de nueve cachorros de San Bernardo. Dicen ellas que fueron naciendo de uno en uno hasta completar 9 lindos perritos. Fue la alegría de la familia, tener una cría de esta raza de perros en una zona tórrida como el Caribe.

Comenzó el proceso de amamantamiento, del cuidado, del veterinario, de cualquier chillido de un bebe San Bernardo, Danna Milena estaba pendiente. Sentía que había alcanzado un propósito tener una camada de San Bernardo en su casa y en las condiciones del clima. Pendiente de su temperatura, pendiente que todos estuvieran bien. A los pocos días de nacidos, murieron dos. Solo quedaron siete, seis hembras y un macho. Siguen creciendo, engordando y exigiendo mucho fresco. Es por eso que terminó mi hija durmiendo con ellos en su cuarto que tiene aire acondicionado.

Beethoven y Montana se han acoplado mucho. Se nota que se quieren mucho. Vive el uno para el otro y hasta se ponen nostálgicos cuando escuchan el himno nacional que tratan de imitarlo.
Los cachorros están encargados para su venta, solo hay que esperar que tengan 45 días. -Los compra la misma empresa que vendió a Beethoven y Montana- Es un logro que fortalece la personalidad de Danna Milena. Ahora el paso siguiente es montar una empresa en Cartagena de cría de San Bernardo, si se lo propone seguro lo consigue. La naturaleza, el mundo tan cambiante, permitió el nacimiento y cría de estos adorables animalitos. – Son llamativos, por lo grande, por su espesa melena manchada de blanco con negro, rape, por su cara grande y pies como tigre y por su fidelidad con su dueño. Son amigables, serviciales y salvan vida-(https://www.youtube.com/watch?v=YqDur2ado68)


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR