Santos, Uribe… ¿hasta cuándo?

19/05/2016 - 10:07

Amigo lector, algo muy paradójico, siendo el gobierno Santos el que muestra los mejores INDICADORES sociales, económicos, políticos y ambientales en toda la historia de Colombia, también es el gobierno más desfavorable -Nadie se explica este fenómeno-

Todos miran hacia Uribe, todos miran la Mesa de la Habana, todos recuerdan la pérdida de un pedazo de la Isla de San Andrés, la gente se imagina qué pasará con los billones por la venta de Isagén, todo el mundo asombrado con los sobrecostos de Reficar, la gente observa la contaminación en la justicia, magistrados salpicados, Pretel la punta del iceberg, los ciudadanos condenan la Comunidad del Anillo en la policía, los entes de control al vaivén de no se sabe quién, todos siguen viendo a los campesinos desplazarse, la corrupción matando niños por desnutrición en la Guajira, Chocó y en toda la región caribe, la mermelada regándose en toda la geografía nacional. Mejor dicho, etc., etc., etc.

Y cuando todo el mundo espera pronto la firma de la paz, sale el je fe de la Farc invitando a Uribe a sentarse y dialogar. ¿Dónde queda Santos? La lectura que hago de esta carta es que la guerrilla tiene claro que Uribe es importante para lograr la paz. – Eso lo he afirmado en notas anteriores- Saben que la Resistencia Civil se puede convertir en un obstáculo para la refrendación del pueblo.
El estigma de Uribe persigue al gobierno de Santos y al mismo Juan Manuel. Uribe ha estado pendiente de sus tres huevitos, no se le vayan a pasmar y por eso ha hecho hasta lo imposible para que su Seguridad Democrática, Confianza Inversionista y Estado Comunitario no se los envolate el curubito del altiplano.

En realidad están embolatados, Santos ha hecho con ellos una mezcolanza. Tanto Santos como Uribe han caído en una telaraña de desprestigio que los perjudicados somos los ciudadanos -Una razón contundente de la desfavorabilidad de Santos en las encuestas- Santos habla, habla, habla, y muchos no le creen. En cambio Uribe utiliza la estrategia de confundir primero, confundir, confundir, enredar , enredar, mentir, mentir, y después saca la información como cierta y a la gente le gusta eso, el chisme, la maldad, por eso su favorabilidad llegando casi al 80%. Algo increíble en el pueblo colombiano- Uribe se volvió una caja de pandora con el poder de la información-

Aquí se derrumba cualquier cálculo planificado dentro del marketing político. Quedan obsoletas las estrategias de palacio para volver popular al presidente. Y ahora con el nuevo ingrediente de la Resistencia Civil la pelea entre Santos y Uribe se acrecienta más, entra en una etapa de escalonamiento. Santos decente, diplomático, Uribe, brabucón, gallito de pelea, estas posturas son definitivas y avivan al ciudadano que ha perdido la confianza en las instituciones.

La polarización en Colombia está llegando a extremos peligrosos por los constantes mensajes agresivos entre el presidente Santos y el senador Uribe. Santos y Uribe… ¿hasta cuándo?

Con campañas presidenciales incluidas, comenzó la carrera del plebiscito, donde el pueblo tiene que decidirse por el SI o por el NO. Seguramente Santos al final gana esta batalla. El pueblo colombiano ha votado más de una vez que quiere la paz. El último fue el mandato por la paz al gobierno de Santos y lo está cumpliendo. Mi voto es por el SI. Estamos cansados de la guerra. Tenemos que experimentar otro escenario de paz. Si nos va mal, comenzamos de nuevo, pero hay que hacer el experimento. Muchos colombianos no conocemos sino un país en guerra, queremos la otra versión, un país en paz. –Puede ser el inicio de la verdadera reconciliación nacional-


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR