Cartagena de indias - Colombia
Martes 28 Febrero de 2017

Ediciones anteriores


Iniciar sesión

Tres desplazamientos forzados

Una niña inocente de tan solo 4 años pudo contar hoy su historia de lo vivido por tres desplazamientos forzado que fue sometida su familia de su finca en un pueblito del Departamento de Córdoba. -Que infamia se ha cometido con esta criatura- Según dice ahora, sus padres tenían una finca próspera y llena de animales. Vivian muy bien. Tenían de todo. La finca era grande y muy productiva. Ella en su inocencia veía, observaba que la guerrilla, los paramilitares y la fuerza pública acampaban en su propiedad y tocaba atenderlos, afirma ella. -Córdoba es zona roja- Por esa atención ingenua y desinteresada, surgió su calvario que les hizo cambiar su vida para siempre.

Un día cualquiera, los paramilitares en asocio con la fuerza pública sentenciaron que ellos eran auxiliadores de la guerrilla. Y que por tal motivo les daban 3 días para que desocuparan la finca. -Qué horror para una familia campesina que no sabe otra cosa que el trabajo en el campo- Amigo lector, esta es una historia real, contada de una manera desgarradora por la misma víctima.

La niña, que hoy es una mujer terminando sus estudios profesionales, se fue en llanto en pleno salón de clases cuando le tocaron el tema de su desplazamiento. A sus 4 años fue desplazada abruptamente sí que ella entendiera eso. Su madre sacó lo que pudo, sobre todo las aves de corral y su padre solo se pudo llevar tres mulas para el transporte de toda la familia. Lo demás se quedó y otros se apoderaron de todo lo que encontraron.

Se reubicaron en un sitio cercano a su finca. Y comenzaron de nuevo. Con tan mala suerte, que al cabo de un tiempo, llegó una peste en el pueblo y acabó con todos los animales, hasta las mulas se murieron. El señor seguía merodeando la finca que fue suya. Hasta que lo amenazaron y no volvió más……Se fueron levantando, perseveraron y lograron nuevamente hacerse a sus cosas con su trabajo de campesinos. -Volvieron a tener resueltas sus necesidades, la prosperidad regresó al seno de la familia-

Pero, cuando la nueva vida los llenaba de alegría y las heridas se estaban cerrando, se vieron nuevamente amenazados por las bandas criminales. Otro desplazamiento. La niña ya tenía 16 años, tenía que resistir su segundo desplazamiento. Su madre no aguantó esta nueva pesadilla, enfermó y murió. Quedaron 4 hermanos con su padre. -Llantos y llantos de la mujer de esta historia-

Se desplazan a un pueblo más cerca de la capital Montería. El señor logra conseguir 3 hectáreas de tierra y comienza de nuevo. Ya casi vencido por el dolor, por la impotencia, por el abandono, sigue luchando por sus hijos. Como puede mantiene a su familia. Comienza a cultivar sus 3 hectáreas de tierra, después de tener muchas, y las vuelve productivas. Todo parecía indicar que les sonreía la vida. Muy buen trabajador, inquieto, dinámico. – No tiene nada que envidiarle a los famosos libros bestseller recomendados sobre superación personal-

Y cuando todo parecía indicar que esta familia por fin estaría tranquila y en paz, surgen otras amenazas de los mismos grupos paramilitares, ahora con otro nombre. Y les tocó desplazarse hacia Montería –Tercer desplazamiento- Aquí la familia se dispersó, ya eran mayores de edad. El tejido social se los hicieron tirar por la borda. Un largo sufrimiento de necesidades les tocó asumir en la gran ciudad.

Como pudo, la mujer logró iniciar una carrera profesional y hasta a punto de terminarla – Debió ser becada- Lo insólito de todo esto, es que con un hijo a cuesta, nunca, pero nunca ha recibido un beneficio del estado. Su reparación integral sigue en el limbo. Aparece registrada como víctima y tiene su certificado que la acredita como tal, pero las ayudas jamás le han llegado. Aquí termina una historia real, que puede ser nuestra propia historia y así como ella hay millones de familias enteras en Colombia deambulando por las diferentes ciudades clamando justicia.

El desplazamiento forzado en Colombia es algo muy común y normal que pase a diario. Pero estos tres desplazamientos a cualquiera le entristece el corazón. Esta niña lo único que no le pasó fue ser violada.

Blogs:
Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.
Este es un espacio de participación de los usuarios Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Blogger

Imagen de RAGACA

Soy una persona responsable, disciplinada, honesta, cumplidora de mis deberes y promotor del fortalecimiento de principios y valores como elementos primordiales para el desarrollo social, político, económico y espiritual de la humanidad. Por eso patenté el adagio:
“Si nadie hace lo que dice ni dice lo que hace, la verdad se confunde con la razón”

Últimos comentarios

Nobody

Y ahora que Cuba ya no tiene embargo se convertirá en competencia directa en turismo. Si Cartagena no toma medidas al respecto perderá gradual pero constantemente el turismo que tiene con destinos...

Pagando como turistas

Miércoles, 18 de febrero de 2015

 

Señor

Rafael Garrido

Blogger Periódico El Universal

Cartagena-...

Si yo fuera contralor distrital

Here I would like to share some of our experiences of opening Shimon Haber businesses in the USA, and a lecture on the...

El servicio eléctrico: Rentable e injusto

JAjajajaj no creo que eso sea lo mejor para el pais.... yo bote por santos pero al final de cuentas todo fue fraude .... empezando por que dijo mantendria las politicas de mi presidente Alvaro...

Santos debería ser reelegido
EGUEVARA

Rafa; atípicas o no, la vaina siempre se mueve igual. Es que la política nacional dio un vuelco de 355°. Este se convirtió en el mejor negocio, mas productivo q otros, q son ilegales y quizá, con...

Sobre las elecciones atípicas y sus candidatos