Un desempleado

18/07/2016 - 07:56

Existen varias definiciones de desempleado, pero la que más me gusta es, “persona que está en condiciones de trabajar pero no tiene empleo o lo ha perdido” Esta afirmación no corresponde a todas las personas. Si hablamos de países desarrollados esas condiciones son diferentes a lo que se presenta en países en vías de desarrollo como Colombia.

Me explico. Por ejemplo, un ciudadano europeo en capacidad de trabajar tiene altas competencias laborales. Mínimo habla tres idiomas y seguramente no baja de técnico. Si es un ciudadano japonés, o norteamericano su perfil laboral no baja del nivel técnico o profesional. Pero si es un ciudadano latinoamericano o colombiano, sus competencias laborales casi nunca corresponden a lo que exige el mercado. Los desarrollados reciben subsidio de desempleo mientras consiguen trabajo, los latinos nanay cucas. - Por eso parece normal ver a un médico de taxista- O – Un médico de secretario de obras públicas- México acaba de aprobar el seguro para desempleado.

Esas pequeñas cosas, marcan una tendencia que es aprovechada por los inversores. Los salarios son de acuerdo a sus capacidades y son bien pagos, regulados por el mismo gobierno, en estas zonas tórridas, la sentencia es, “lo tomas o lo dejas”. Saben de antemano su origen estructural del desempleo. Como afirma Gregory Mankiw, “notan las diferencias entre las cualificaciones de la oferta y las cualificaciones requeridas de las empresas”-Casi por lo regular las empresas son de familia y nadie puede saber más que los dueños- Aunque las cosas están cambiando.

Otras pequeñas cosas. Mientras en los países avanzados con lo que pagan alcanza para vivir bien, por estos lares son salarios de hambre que en el caso de los colombianos tenemos que ser brujos para que la quincena rinda. Hay estipulado un salario mínimo, que todo el mundo sabe que no alcanza ni siquiera para cubrir la canasta familiar. Siendo España el que menos paga, llega a 700 euros, mientras que los demás sobrepasan los 1000 euros mensuales, dinero que les permite tener un alto nivel de vida. Muy lejos de esos estándares estamos los tercermundistas. Ver salarios mínimos en el mundo: (http://cnnespanol.cnn.com/2015/05/16/este-pais-tiene-el-mejor-salario-minimo-del-mundo/ y también ver los salarios mínimos en Latinoamérica: (http://salariominimo.com.mx/comparativa-salario-minimo-latinoamerica/)

Hay otra explicación por su alto nivel de vida. En estos países desarrollados el control de los precios y los niveles de ganancias son intervenidos por el gobierno. A nadie se le permite cobrar más de lo estipulado. Allá si de verdad, primero es la gente. Pero por acá, las cosas son muy distintas. Los precios lo da el mismo mercado y los márgenes de ganancias son las que quieran los empresarios. Es normal llevar dos y hasta tres contabilidades las empresas para esconder utilidades, estafar al gobierno. En esos países esas actuaciones son muy delicadas, que el peso de la ley los castiga severamente. – En el tercer mundo hasta los fenómenos naturales como la niña y el niño son fuente de riquezas-

En cualquier parte del mundo un desempleado es una persona que no tiene capacidad de compra para satisfacer sus necesidades básicas. Bueno en realidad, en latitudes avanzadas resuelven sus necesidades con el seguro de desempleo, por acá las necesidades son acumulativas, se vuelven inalcanzables, producen depresión en la familia, la multimodal pobreza aparece desajustando cada vez más las condiciones mínimas de muchos.

Llama la atención que Colombia sea el país más feliz del mundo. Con tantas cosas que nos pasan, siguen pasando y nos van a pasar. Nadie puede dar una explicación exacta a este fenómeno, pero algo si es cierto, que los pobres están acostumbrados a los problemas, a sus necesidades, por lo tanto le da igual que pase lo que pase. Entonces, la felicidad de los colombianos lleva oculta la pobreza histórica existente en sus diferentes ciudades.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR