Breves lecciones para ser político en Cartagena de Indias

11/07/2015 - 13:27

[Inline:politika-26-03-2015-politicos.jpg]

Ahora que se acerca el periodo electoral, luego de dos administraciones irregulares, arbitrarias e irreverentes, creo que sería pertinente (teniendo en cuenta lo que muestran los políticos y demás funcionarios públicos), hacer un ligero repaso sobre algunas lecciones que deben tener en cuenta los candidatos que aspiran al cargo de Alcalde de Cartagena.

En primer lugar, los candidatos deben decir que trabajarán por el pueblo, pero en realidad tienen que responder ante esas familias y demás círculos de “empresarios” oscuros o grises que tienen cierta (casi que absoluta) influencia en las dinámicas políticas de la ciudad. Además de que tienen que aprovechar los añitos de gloria para enriquecerse más, sería muy desconsiderado por parte de alguno de los candidatos, que ninguno pretenda robarse unos pesitos, igualmente el pueblo está acostumbrado a la miseria.

Como segunda lección tienen que saber manejar a todos los funcionarios de las diversas secretarías distritales. Aunque la gran mayoría ya están entrenados para servir como perritos falderos, tienen que contentarlos así como cuando un hombre rico le da limosnas a un mendigo. De lo contrario los funcionarios podrían atreverse a pensar y criticar el sistema, dudo que los candidatos a la alcaldía deseen que los funcionarios de su gobierno piensen y, sobre todo, lleguen a formular críticas.

Para cumplir con estas dos lecciones tienen que asesorarse muy bien con esos abogados que son expertos en blindar contratos, documentos y registros para que cuando los entes de control superiores a la administración distrital quieran revisar todos los papeles relacionados con contrataciones, gastos, ingresos, etc., piensen que todo esté en orden aunque en la ciudad no se refleje ni el 50% de lo que dicen esos papeles.

Una tercera lección es la arbitrariedad. No puede haber un alcalde cartagenero que no sea arbitrario. Es decir, usted como candidato tiene que hacer lo que usted quiera, aunque el pueblo se queje, así como pasó con el asunto del cambio de escudo de la ciudad. El alcalde Vélez decidió que durante su administración se usaría el escudo colonial, representación de la opresión española de la cual nos liberamos gracias al esfuerzo de valientes guerreros revolucionarios. No importa que algo así ofenda la historia de la ciudad y la memoria de los que lucharon por nuestra supuesta independencia, usted como futuro alcalde tiene que prepararse para aplastar la historia y la opinión del pueblo.

En la cuarta posición encontramos algo sensacional. Si en realidad usted desea realizar una supuesta buena gestión, entonces cómprese un Smartphone, abra cuenta en Instagram, twitter, Facebook y demás redes sociales de moda y tómese fotos en todas partes: cuando entra a la oficina y coloque el siguiente hashtag: #EntrandoAlaOficina #Trabajando #AlcaldeCartagenaResponable y cosas así, absurdas todas, pero de alguna manera la gente podría llegar a sentirse aliviada al ver fotos de una administración que a duras penas roza la realidad de la ciudad. Si va a construir una calle o remodelar algo, procure tomar fotos y mandarlas a editar, para que no se vea la realidad de la construcción, para que todos crean que ha hecho algo fantástico, aunque sea una completa bazofia. Nunca olvide que su periodo de alcaldía debe ser un gobierno de fotos.

Por último (aunque podría extenderme y tal vez cada ciudadano podría aportar una lección), nunca acepte sus errores. Para ser un excelente alcalde y cumplir a cabalidad con los puntos anteriores, usted debe ser cínico y hacerse el ciego. Aunque se mueran caballos cocheros todas las semanas, se llene la ciudad de mosquitos y cada día talen más árboles, usted –desde su oficina y apartamento– debe convencerse de que todo está en orden. Haga promesas que nunca cumplirá y ponga a otros a decir que su administración es la primera en preocuparse por ciertos y tales temas, aunque no los aborde para brindar solución, sino para mantener las desgracias.

Ahora sí, me despido deseándoles que les rinda la plata de la campaña para comprar tantos votos como sea posible. Hablen con los líderes comunales para que hagan un buen acuerdo sobre cuántos millones deben dar para que las urnas se les llenen de gente.   


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR