Indicadores económicos
2017-11-19

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Los nuevos vientos del mochuelo

Un mochuelo, el ave canora tradicional de los Montes de María, es el símbolo del Museo Itinerante de Memoria Histórica de esa región que comprende los departamentos de Bolívar y Sucre

Este proyecto nació hace unos cuatro años por iniciativa del Colectivo de Comunicaciones de los Montes de María, con el fin de ayudar a las víctimas del conflicto a perdonar, seguir adelante y conservar la memoria de 3 mil personas que fueron asesinadas por los grupos ilegales.

Marcados por el pasado

El Carmen de Bolívar, San Juan Nepomuceno, San Jacinto, Zambrano, El Guamo, Córdoba y Marialabaja, son los municipios de Bolívar. Ovejas, Los Palmitos, Colosó, Chalán, Morroa, Toluviejo, San Antonio de Palmito y San Onofre, los de Sucre, que fueron epicentro de masacres y demás vejámenes a los que fueron sometidos los pobladores que hoy quieren construir una nueva historia, una de paz.

Los Montes de María es una región tradicionalmente agrícola y ganadera. En ella se producía tabaco, aguacate y otros  cultivos, gracias a la riqueza de recursos naturales y la variedad de ecosistemas de sabana, bosque, mar y río.

Pese a ello, la presencia de los grupos alzados en armas produjo, además de torturas, masacres y demás daños a la población, una gran estigmatización de los habitantes de la zona. Por la violencia, los campesinos terminaron siendo objeto de miradas enjuciadoras que los relacionaban con un grupo u otro.


Cambiando la historia

En este sentido, el colectivo de los Montes de María comenzó a trabajar por los municipios con narradores y narradoras que quieren memorar lo que pasó y a partir de allí crear su nueva historia.

“Los colectivos de narradores están integrados por gente muy joven. En algunos municipios los integrantes son niños, como en El Salado. La metodología está basada en la experiencia del colectivo en la comunicación para el cambio social. Esta vez enriquecida y adaptada a las necesidades del proyecto con énfasis a la producción museográfica de elementos de memoria y de narración”, explicó Giovanni Castro, coordinador del Museo.

A través del Museo, las víctimas de la guerra destacan su vida y convierten todas esas vivencias en un proceso reivindicativo e identitario. 

El colectivo de comunicaciones trabaja con los grupos poblacionales en cada no de los municipios con pedagogía para que los mismos pobladores identifiquen qué quieren que se sepa de la comunidad. Narrarse a sí mismos sin caer ni en el silencio ni en la estigmatización.

Varias piezas museables relatos, narraciones, canciones, y muchas otras formas que la gente de los pueblos se ha encontrado para expresar no solo lo doloroso que ha sido vivir en el territorio con la pobreza y el conflicto, sino los que generan tejido social y esperanza. En ese sentido, el museo apela a ese tipo de narraciones.

Así, con el museo hay un lugar donde esas historias sí tienen cabida. Allí ellos tienen derecho a hablar y entender qué fue lo que les pasó y buscar alternativas para la no repetición.

El Mochuelo
El proceso de construcción del museo ha sido totalmente concertado con los pobladores de la región. Desde la concepción de la forma del museo, que es un gran mochuelo, hasta los contenidos que se insertan en él.

El Mochuelo está en su fase de diseño y construcción. Se ha pensado como una gran ave, pero que a su vez sea liviana para que pueda visitar todos los municipios de la zona y luego pueda ampliar el vuelo a toda la Costa Caribe y el país.

Los visitantes podrán entrar por el pico donde hay dos mecedoras que tratan de recordarle al pueblo esa palabra que les quitó la guerra. Estas mecedoras le recuerdan a la gente que sí tienen derecho a hablar. 

Hay una parte solemne que es en todo el centro, en el corazón del ave, donde es un monumento a las víctimas y en conmemoración a las personas que nunca volverán y a las que no puedan volver.

En las alas está toda la muestra de la riqueza cultural de estas poblaciones que estuvieron tan sumergidas en la violencia y tuvieron que callar durante tanto tiempo. Y en la cola tienen el espacio para narrar su pasado.

Los tres ejes temáticos del Museo son Memoria, Identidad y Territorio y de allí se desprende la oralidad, riqueza musical y cultural de cada población. 
El Museo Itinerante busca recuperar esa voz de las víctimas con la identidad propia de cada población. “La plancha es la ausencia. Para una madre, una esposa, el no tener ya que planchar las camisas de sus familiares asesinados. Retomar el vuelo y la esperanza, desde las comunidades”.

Lo que muestra el mochuelo
El colectivo de cada municipio delinea su elemento de memoria y cultura. De cada población salen las piezas museables de donde salen bullerengues, narraciones, lumbalú, la importancia de hablar, contar y escucharse. 

Por ejemplo en La Pelona, en San Onofre, Sucre, las mujeres dibujaron una gran sábana de los sueños, donde se cuenta toda la historia de la organización para mostrarle al mundo cómo han resistido. Hay Tapices en Mampuján, porque las mujeres en medio de su dolor buscaban cómo narrar lo que habían vivido. Ellas aprendieron a elaborar tapices y sentarse a bordar les permitió narrar y por fin hablar.

 

La idea es que el Mochuelo vuele por los 15 municipios de los Montes de María en varios ciclos y luego vaya ampliando el vuelo.

El museo es una posibilidad de narrar el territorio y un ejercicio de búsqueda de la verdad, a través de él estas poblaciones están soñando el territorio que quieren y se dieron cuenta que no quieren narrar más silencio.

La ventaja es que éste es un espacio seguro, un espacio cultural para educar al público de una manera pedagógica. 

La guerra también les dejó la división del territorio, por eso el Mochuelo es un reencuentro y recoge en cada lugar lo que las comunidades tienen para contar.

El museo mostrará el trabajo de las comunidades que se han organizado en colectivos de comunicación para ir narrando lo que les sucedió, reconstruyendo su identidad y construyendo su nueva vida, a través del perdón. //Foto Colectivo de Comunicaciones de los Montes de María.

Funcionarios de la embajada de Francia en Colombia visitaron el Colectivo de Comunicaciones ofreciendo apoyo para el proyecto

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese