Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Calendario Propal, tradición en rescate del arte colombiano

-A A +A
 

Para celebrar las cincuenta ediciones se seleccionaron doce obras de la Colección Privada de Propal, en la que se encuentran varias piezas ganadoras del Salón de Artistas Nacionales.

Eduardo Serrano no cabe de la dicha. No para de recorrer uno a uno los meses del año 2011 gracias al Calendario Propal, que llegó a su edición número cincuenta.
Él, uno de los más respetados críticos del país, con más de cuatro décadas en ese campo, es y ha sido por años, el curador de esta iniciativa que desde el sector privado, como lo es Propal, busca exaltar y promover las mejores manifestaciones del arte colombiano.
Entre los años de bonanza y las épocas más difíciles que debió afrontar esta empresa colombiana, desde 1961, año en que se creó Propal, comenzó a realizarse el proyecto del calendario.
“La empresa empezó a patrocinar el Salón de Artistas Nacionales, y a finales del año (1961), buscando un elemento de impacto que lograra posicionar la imagen corporativa, el calendario dio esa opción. Además, la oportunidad de ser instrumento para mostrar el arte nacional”, comentó Alfonso Ocampo Gaviria, quien pronto entregará el cargo de Presidente de Propal, tras 13 años en el cargo y 19 en la compañía.
Para celebrar estas cincuenta ediciones se seleccionaron doce obras de la Colección Privada de Propal, en la que se encuentran varias piezas ganadoras del Salón de Artistas Nacionales, que durante décadas del sesenta y setenta patrocinó Propal.
“Una selección complicada por la gran cantidad de piezas únicas que contiene esta colección, pero seleccionamos una serie de obras que van de acuerdo a la celebración de estas 50 ediciones”, comentó Eduardo Serrano, curador de la obra.
Este calendario, desde hace diez años, dejó de ser un homenaje a un artista a lo largo de los doce meses, para empezar a manejar temáticas, como “Mujeres en el arte”, “Pinceladas de patria”, “Nuevas tendencias en el arte” y “La paz en el arte colombiano”.
Ahora con “Propal & Arte: nuestro papel en el arte”, quienes tengan la oportunidad de tener alguno de los 12 mil ejemplares en formato gigante y las cinco mil que se presentan en tamaño medio, podrán ir disfrutando, mes a mes, de una hermosa selección del arte nacional, en una edición fina y de alta calidad.
“Estos calendarios se distribuyen entre nuestros empleados, socios estratégicos, entidades gubernamentales y demás. Mucha gente nos pregunta por qué no lo comercializamos, pero realmente son piezas de colección con precios muy elevados al público, por lo que preferimos mantener la filosofía de que sea un elemento de obsequio a nuestros allegados”, continuó el Presidente de Propal.

Artista por cada mes
“Propal & Arte: nuestro papel en el arte”, como se titula este calendario 2011, es “una de las tradiciones más hermosas que tiene el arte nacional colombiano”, según su curador Eduardo Serrano, quien hace un repaso completo por las doce obras escogidas, entre pinturas, dibujos y esculturas.
El calendario comienza con una obra de Gonzalo Ariza, uno de los pocos artistas en América Latina que decidió ver más hacia Oriente que hacia Europa, para enriquecer sus conceptos artísticos.
Así, en este dibujo, la vegetación de Colombia, con un hermoso árbol como protagonista, tiene como compañero el imponente sol de oriente. Fino detalle extraído del arte japonés.
En febrero el turno es para el artista payanés Edgar Negret con su escultura realizada en 1967 llamada “Cabo Kennedy”. “Es un artista a quien no se le ha dado el valor que merece en la historia del arte moderno, pues esta obra es la gran prueba de que Negret se dio cuenta, muy temprano, que el mármol y la madera no reflejaban el mundo contemporáneo. Así, tomó el aluminio, que no era tradicional en la escultura, trabajándolo de tal forma que el espacio donde es expuesta, se convierte en parte fundamental de la obra”, comentó Eduardo Serrano.
Marzo es para otro de los grandes nombres, Enrique Grau, con una obra sin título realizada hace 27 años. “Es el artista más sensual en Colombia. Siempre ha estado interesado en la figura humana, y tiene una interesante propuesta en esta obra porque son cuatro manos que hacen una figura en papel. Por esa relación, parte de la obra hace parte de la imagen inicial del calendario”, afirmó su curador.
Aunque Español de nacimiento, Juan Antonio Roda, se vinculó a la plástica nacional desde 1955, y por eso su obra en óleo y collage, que no tiene título pero fue creada en 1968, se presenta en este calendario en el mes de abril.
“Roda es de vital importancia en el desarrollo del arte colombiano en la segunda parte del siglo XX. Es hermoso ver esta obra porque está entre la espontaneidad y la reflexión. Una oportunidad para que nuevas generaciones disfruten del legado Roda”, dijo Serrano.
Mayo es para la escultura “Rio”, obra realizada en hierro pintado en blanco en 1966 por el fallecido artista nortesantandereano Eduardo Ramírez Villamizar. Es la primera vez que el Calendario Propal incluye esculturas, pero siendo estas parte de su colección privada y premiadas en el Salón de Artistas Nacionales, era indispensable que aparecieran en esta edición especial.
Para Eduardo Serrano: “Severidad, lógica y orden, las tres cosas que caracterizaron su arte, en el cual el azar siempre se insinúa, se encuentran en la obra ‘Río’”.
Luciano Jaramillo fue un artista manizaleño que murió a los 46 años de edad. Pese a su corto tiempo de vida, dejó una serie de obras que siguen siendo una pieza clave para entender el desarrollo y la identidad del arte colombiano en la segunda parte del Siglo XX.
Por ello, para el mes de junio, se escogió “Paloma”, una obra en óleo sobre madera de 1967. “No es el rigor o el ordenamiento, sino la expresividad que demuestra el artista en esta obra, la emotividad que le pone a la trabajo, lo que le sale de adentro para plasmarlo en el papel”.

Paciencia artística
David Manzur es un artista que se toma su tiempo para la construcción de cada obra. Un tiempo necesario para plasmar en su obras, como en “El canto de las doncellas” que se encuentra en el mes de julio y realizada en 1994, su mundo visionario, romántico y misterioso. “Los detalles de las formas del caballo son asombrosos. Se ve cómo Manzur ha estudiado con detalle a Da Vinci y Miguel Ángel. Un dominio sin igual del artista en la representación de la realidad”.
Agosto es para el artista vallecaucano Ómar Rayo, con “Butatán”, creado en acrílico sobre tela en 1970. “Los lenguajes abstractos es su mundo y es uno de los artistas que más avanzaron en este aspecto en América Latina. Es de lo más impresionante que se ha hecho en el país y goza de gran prestigio internacional. Es la muestra de la imaginación desbordada del maestro que trabajo sobre el mismo tema y nunca se repitió”.
Sin título, creada en 1991 en óleo sobre lienzo en 1991, en septiembre llega Ana Mercedes Hoyos con una muestra de su extensa investigación sobre la cultura en San Basilio de Palenque que dio como resultado sus conocidos bodegones. “Ana Mercedes, sin dedicarse al detalle en extremo, logra ser sumamente realista en la ejecución de sus trazos”.
El gran dibujante de los años sesenta y comienzos de los setenta, Pedro Alcántara, está presente en el mes de octubre con “De esta tumba, de estas benditas cenizas no nacerán violetas” realizada en tinta china sobre papel en 1965.
“Su manejo de la línea es impresionante. Deforma de manera magistral el cuerpo humano, en especial los rostros y a través de ellos presenta diferentes posturas políticas este artista vallecaucano.
Noviembre fue para María de la Paz Jaramillo, artista manizaleña que con una técnica mixta se hace presente con una obra sin título de 1989.
“La representación de la mujer con colores que no son muy naturalistas, los combina con detalles de la feminidad. A través de ella, reconoce a la mujer, pero se queja del papel decorativo que se le ha dado”.
El cierre, diciembre, fue para “Calima”, trabajo de 1993 en acrílico sobre lienzo de Miguel Ángel Rojas, de la cual, por su gran formato, se tomó un solo detalle, “para mostrar el trabajo temático donde relaciona diferentes culturas indígenas.

Publicidad
Publicidad
2327 fotos
63997 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese