Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Candidata de Lula enfrenta fuego cruzado de opositores a legalizar aborto

-A A +A
 

Las grandes iglesias brasileñas han impuesto el tema del aborto en la campaña para las elecciones presidenciales, poniendo en dificultades a la candidata del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff.

Brasil puede ser conocido como el país del Carnaval, la gran fiesta que permite todos los excesos, pero también es el país con más católicos del mundo, con más de 125 millones de fieles, y con un número creciente de iglesias pentecostales.

“La religión tiene un peso enorme en la cultura brasileña”, declaró a la AFP el miércoles Maria das Dores Campos Machado, directora del Centro de Investigaciones Religiosas de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ).

Dilma Rousseff se quedó corta para llevarse la elección presidencial el domingo en primera vuelta, y una de las razones fue, según los expertos, el voto que le retiraron las iglesias evangélicas, que a última hora optaron por la candidata ambientalista Marina Silva, creyente de la Asamblea de Dios, la mayor con 8,5 millones de fieles.

En la recta final de la campaña por la primera vuelta, y en estos primeros días de la campaña por el balotaje, los medios locales han difundido reiteradamente afirmaciones de Rousseff en una entrevista al diario Folha de Sao Paulo en el año 2007, en las que se declaraba favorable a despenalizar el aborto por tratarse de “una cuestión de salud pública” y no de “fuero íntimo”.
Muchas iglesias llamaron entonces a sus seguidores a no votar por la candidata oficialista.

El aborto en Brasil está autorizado solo en casos de peligro de muerte para la madre y cuando el embarazo fue resultado de una violación. Pero se estima que el número de abortos clandestinos sobrepasó el millón ya en 2005, un problema que provoca muertes y situaciones de riesgo, sobre todo para las mujeres más pobres que no pueden pagar clínicas clandestinas para abortar.

Rousseff habría señalado el martes en una reunión privada con sus aliados, cuyo contenido se filtró a la prensa, que no tuvo en cuenta el peso “de las fuerzas conservadoras” que hicieron duras campañas en internet por el tema del aborto, y consideró que el principal factor que contribuyó a la pérdida de votos el domingo fue el de los “valores religiosos”.

La candidata del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) declaró el martes que “ante todo está a favor de la vida”, y varios gobernadores electos del oficialismo que la acompañarán en la campaña indicaron que habrá una ofensiva por recuperar los votos de los fieles.
No es la primera vez que el aborto influye en las elecciones brasileñas. En 1989, Lula perdió las presidenciales, en parte porque fue acusado de haberle pedido a una ex compañera suya que abortara, recuerda la especialista en religiones de la UFRJ.

El tema despierta gran sensibilidad en Brasil. El obispo de Recife (noreste) llegó a excomulgar a todo un equipo médico y a una madre por permitir que su hija de nueve años fuera sometida a un aborto de gemelos que eran fruto de la violación del padrastro.
Los médicos habían asegurado además que la vida de la niña corría peligro y que su cuerpo no podía sustentar ese embarazo.

El rival de Rousseff en segunda vuelta, el socialdemócrata José Serra, así como la ex candidata Marina Silva, se oponen a modificar la actual legislación brasileña sobre el aborto.
Serra, ex ministro de Salud, fue incluso criticado por introducir en el servicio público la llamada “píldora del día siguiente”.

Aun así, la batalla parece favorecer a Serra. El obispo de Sao Paulo, Luiz Bergonzini, declaró: “Entre dos males, el menor”, resumiendo la postura de muchos brasileños religiosos.
El propio Lula ha defendido que el tema sea tratado como un caso de salud pública: es decir, podría admitirse el aborto para impedir que las mujeres pobres lo practiquen ilegalmente sin condiciones mínimas de salud.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese