Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Cartero heroico entrega correspondencia y salva vidas

-A A +A
 

Terminó su recorrido vespertino como siempre, sin dar a entender que hubiese sucedido nada especial, con excepción de esa mancha de sangre en su uniforme y un corte en su labio. De regreso en la oficina de correos, escuchó que la gente decía, “¿escuchaste? Keith salvó otra vida hoy”.

Así es la vida de Keith McVey, el cartero de piel bronceada y ojos azules siempre alertas, que no puede caminar por la calle sin que la gente lo salude o haga sonar las bocinas de sus autos. O, daría la impresión, sin salvar una vida.
“Para nosotros, es como un astro del rock”, comentó Tina, recepcionista del complejo King Apartments, donde hay un cartel que dice “Keith es nuestro héroe”.
A lo largo de los años, McVey, de 53 años, ayudó a salvar tres vidas mientras hacía sus entregas de correspondencia y pasó a ser un héroe en esta pequeña ciudad junto a un lago. A principios de julio tiró a un costado su bolsa con cartas y le hizo una resucitación cardiopulmonar a un hombre que estaba inconsciente en la calle. Hace dos años rescató de un lago a una niña. Y hace casi dos décadas no pudo impedir que un adolescente saltase desde un puente en un día frío y con nieve, pero lo cubrió con mantas y lo mantuvo con vida hasta que llegó ayuda.
McVey se siente un tanto incómodo mostrando los premios que le han dado y los recortes de periódicos en los que se habla de sus acciones de bien.
Esos episodios comienzan generalmente con alguien que grita pidiendo ayuda.
La semana pasada, el grito vino de un hombre en estado de pánico que trataba de revivir a un amigo en la parte trasera de una camioneta.
“Decía que su amigo no estaba respirando”, relata McVey. “Me dije, 'bueno, veamos qué pasa'. A veces hay que actuar, sin pensarlo demasiado”.
McVey, quien había tomado una clase de resucitación cardiopulmonar pero nunca había realizado una de esas maniobras, comenzó a hacerle presión en el pecho mientras otra transeúnte le veía el pulso. Trabajaron durante varios minutos, durante los cuales se congregó una pequeña muchedumbre a su alrededor. Los segundos se hicieron minutos, pero había que seguir bombeando hasta que llegase la ambulancia.
“De repente la mujer dice, ¬siento el pulso! ¬siento el pulso!”, recuerda, sonriendo. “Poco después el hombre comenzó a respirar por sí mismo”.
El individuo fue llevado a un hospital y se recuperó. Le pidió a la policía que no divulgase su nombre.
El episodio no hizo sino aumentar la leyenda en torno a McVey.
“Otro cartero vino y dijo como al pasar 'Keith salvó otra vida”', cuenta una compañera de trabajo, Memory Valentine. “Salí y vi que tenía lo que parecía sangre en su camisa y un corte en el labio. Le pregunté, “¨Keith, qué pasó?”.
La maniobra de resucitación fue algo sencillo comparado con lo que vivió McVey hace dos años. En una tórrida tarde, estaba entregando correspondencia a lo largo de la costa cuando escuchó gritos. Venían de una niña de 13 años, que se estaba ahogando en un lago, a unos 20 metros (70 pies) de donde él estaba.
La niña se hundió y desapareció de su vista.
“Le grité, 'aguanta, que voy por ti”', recuerda. “Quería alentarla a que se mantuviese a flote”.
Se sacó sus botas, tiró a un costado su bolsa con correspondencia y se metió en el agua mientras la baby sitter de la niña y una hermanita sollozaban.
McVey no nada particularmente bien, pero logró sacarla del agua, nadando de espaldas. La niña estaba muy asustada y por momentos tironeaba y lo hundía. l salía nuevamente a la superficie y seguía avanzando, arrastrando a la muchacha, que se aferraba a él.
“No fue un rescate de manual, pero pude sacarla”, expresó.
Luego de que los paramédicos se hicieron cargo de la menor, McVey estrujó el agua de sus calcetines, se puso los zapatos y se colgó nuevamente la bolsa con la correspondencia, todavía con la ropa mojada.
“Siguió con sus entregas, ¬empapado!”, relata Starosto, asombrada.
McVey asegura que ni le pasó por la cabeza tomarse la tarde libre.
“Si no terminaba el recorrido, hubieran tenido que procesar la correspondencia de nuevo. No quería darle trabajo a los compañeros”, explicó.
Los halagos lo hacen sentir incómodo, pero los entiende.
“Ya son tres casos y estoy empezando a pensar que puede haber alguna intervención divina”, señaló. “Asusta pensarlo”.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64104 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese