Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-17

Dólar (TRM)
$2.935,96
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.110,35
UVR, Ayer
$242,56
UVR, Hoy
$242,61
Petróleo
US$52,24

Estado del tiempo
2017-01-17

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 22:27

Marea max.: 3 cms.

Hora: 15:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.5 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-01-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 7 - 8

Cómo deben los jóvenes gastar su primer sueldo

-A A +A
 

Antes de que llegue siquiera el primer salario, muchos jóvenes lo tienen ya “empeñado” porque hacen promesas y se endeudan con el compromiso de pagar cuando por fin ese dinero trabajado llegue a sus manos. Pero, ¿cómo gastar inteligentemente ese primer sueldo?



Sí, es verdad: ¿quién no quiere disfrutar por fin de su primer salario, luego de haber recibido por tanto tiempo la mesada que los padres tenían estipulada para los gastos de estudiante?

Si antes las salidas eran restringidas por ese monto de dinero que los padres decidían, ahora el salario está ahí, listo para ser usado en lo que se quiera, íy en muchos de los casos lo que se quiere es rumba!

Es cierto que es el primer salario y que vale la pena darse unos gusticos, pero gastarlo todo en rumba quizá determine a dónde se irán los próximos sueldos.

“Parece mentira y muchos jóvenes dirán que no, que son capaces de controlar su sueldo, pero es increíble ver cómo muchos siguen en casa de sus padres luego de haber trabajado mucho porque esos primeros salarios los gastaron en rumba o cosas que no necesitaban”, explica Juan Carlos Otero, economista de la Universidad de Los Andes.

¿EN QUÉ GASTAN LOS JÓVENES SU PRIMER SALARIO?

Diego, de 21 años y quien empezó a trabajar en la compañía de su papá, dice que lo gasta en ropa y salidas. “Voy con mi novia al cine, a bailar y compro ropa. Creo que aún puedo disfrutar de mi salario porque aún no tengo que asumir muchas responsabilidades”.

Ivana, de 22 años y pasante de una organización social, señala que gasta su salario, que por el momento no es mucho, en viajes, artículos personales, ropa y accesorios. “Gasto en mis cosas, aunque mis papás aún me llevan y me traen del trabajo. Cuando uno mira realmente, las mujeres tenemos muchos gastos”.

Camilo, de 20 años, recién graduado de la universidad y ya con un empleo como pasante en un bufete de abogados, señala que “el primer salario que recibí lo usé para comprarles regalos a mis amigos, a mi novia y a mis papás, quería sorprenderlos a todos. Ahora con el sueldo me compro ropa y tecnología”. Camilo dice que le gustaría ahorrar, pero que siempre aparece algo que obstaculiza este propósito. “Siempre hay una rumba, una salida o algo interesante en qué gastar el salario”.

Aunque este primer salario no sea mucho, la administradora de empresas Laura Margarita Rodríguez señala en su blog que con el primer salario los jóvenes se sienten autónomos y tienen la falsa creencia de que dejaron de depender de sus padres.

“Los jóvenes creen que pueden darse lujos y vivir independientemente de los padres ya que con esos primeros salarios se pagan la rumba y la ropa que antes tenían que pedir, pero si realmente analizaran ‘que ya no dependen de los padres’, no podrían siquiera salir porque no saben que las responsabilidades financieras incluyen arriendo, servicios y objetos personales que aún les solventan los adultos”, explica el economista Juan Carlos Otero.

La psicóloga Lina Díaz señala que la forma como se emplea el primer salario tiene mucho que ver con las ganas de los jóvenes de demostrar que son adultos. “La sensación al recibir el primer salario es de egolatría: ya soy adulto, ya no dependo de mis papás. Los jóvenes reciben esos primeros salarios de manera emocional y su principal interés es hacer ver a los demás que ya son grandes y no necesitan de la supervisión paterna, que es el principal tormento económico de la adolescencia”.

Según la administradora de empresas, los jóvenes gastan en compromisos laborales (almuerzos en lugares cercanos a la oficina, integraciones con nuestros compañeros de trabajo); invitaciones a terceros (almuerzos, cenas, eventos); actividades de diversión (viajes, cine, fiestas, salidas de fines de semana, planes con amigos); compras (ropa, aparatos tecnológicos, regalos) y cuidado personal (spa, peluquería, gimnasio).

Otero concluye como recomendación para los jóvenes que desde que reciben el primer salario deben tener en mente la idea de ahorrar. “La despreocupación de la juventud no debe ser una excusa para gastarlo todo inmediatamente. Priorizar y hacer un plan de gastos por cada gusto es la forma adecuada de empezar con pie derecho la vida económica”.

No significa que los jóvenes no puedan darse un gusto después de haber trabajado fuertemente y de haber enfrentado los retos de llevar una vida laboral donde lo más importante son los resultados.

Dentro de esa programación mensual o quincenal del salario también debe estar previsto un rubro que contemple la rumba, las salidas con los amigos o con la novia, la ropa, la tecnología de placer, incluso, hacer regalos y gastar en lo que se quiera. Eso sí, hay que ahorrar.

CÓMO GASTAR EL PRIMER SALARIO

Santiago Abaunza

Administrador de empresas

Cuando llega el primer salario a las manos lo más importante es ya tener una lista realista de lo que queremos hacer. Un porcentaje correctamente destinado a cada cosa es lo ideal para sentirse satisfecho y, a la vez, gastar el salario inteligentemente.

1. Haga una lista: puede resultar tedioso, pero aproveche el impulso y la emoción que lleva por ese primer salario y siéntese con una hoja de papel y lápiz, o con el iphone o el ipad y divida los gastos que tiene.

2. Comience con las deudas. Cumplir las obligaciones es uno de los raseros más importantes a la hora de determinar con cuánto se cuenta realmente. Una vez hecho el balance y destinado el dinero que se pagará si se adquirió una deuda con un amigo o una promesa, ahí sí se trabajará sobre la base de lo que quedó.

3. Una vez que llegue el dinero, distribúyalo físicamente en segmentos de prioridades: si necesita ropa para manejar la buena imagen en el trabajo, si es preciso una salida con los compañeros o el jefe. Luego, los artículos personales. Finalmente, destine una parte para diversión, incluyendo un pequeño detalle con la pareja y finalmente, entre un 10% y 5% para ahorrar. Parece imposible, pero bien calculado no lo es.

4. Es importante tener una vida crediticia, pero no se apresure a solicitar tarjetas de crédito. Espere al menos seis meses, hasta que haya hecho un ajuste real de su salario para adquirir tarjetas de crédito.

5. La tecnología hoy también es importante. Con el segundo salario, destine una parte –por ejemplo, reduzca el segmento de las salidas- para comprar el elemento que necesita.

(Lea más sobre Jóvenes)

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2375 fotos
65654 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese